LA INFINITA RIQUEZA DE LA NATURALEZA

¡Hola! después de dos semanas de reposo del blog, aunque no de reposo físico… volvemos para explicaros una actividad preciosa, fácil y al alcance de toda familia: el contacto con la naturaleza. Ya os conté en este blog de aquí que la naturaleza ayuda a que todo fluya, a coger energía y fuerza. Ayuda a ir despacio. A observar, dentro y fuera de uno mismo. Y que nuestro objetivo, tal y como dice María Montessori, es darle el mundo a nuestro hijo: mirar las nubes, el sol, los sonidos, los animales, el agua, las plantas, los insectos, la hierba, las hojas… en fin, la infinita riqueza de la naturaleza.

DSC03085Este verano estoy hojeando el libro de 100 actividades Montessori a partir de 2 años (aunque con Marco lo hacemos des de los 12 meses…) y con el calor nos hemos centrado más en hacer las actividades de exterior.

Así que nos fuimos en familia a aprender a convivir con la naturaleza. Seguro que todos tenemos, relativamente cerca de casa, un lugar idílico para llevar a nuestros hijos. Un lugar abierto, libre de humos y construcciones donde puedan crear vínculos con lo natural. Tomar consciencia del lugar que ocupan en un contexto más amplio. Es importante que los niños sean sensibles a la naturaleza desde bien temprano, que entiendan sus fragilidad y su fuerza y que aprendan a respetarla.

DSC03050.JPGNosotros fuimos a la riera de Arbúcies. I allí acompañamos, de la mano, a nuestro hijo para que descubriera una parte de mundo. Uno de los pilares de la filosofía Montessori es estar cerca del niño pero sin intervenir, simplemente acompañándolo. La intervención del adulto, como llevarlo en brazos, estirarlo, cogerlo o hacerlo ir donde tú quieres es mantenerlo por debajo de sus capacidades reales, así que el regalo que le podemos hacer es bien sencillo: tiempo para andar, sin presión ni dirección. Ellos se ponen contentos cuando pueden tocar, oler, observar y mirar todo eso que les llama la atención. Y la naturaleza te permite ir más despacio, pensar, hacer eso del “slow family living”, porque la vida no es una carrera sino un viaje, un descubrimiento para hacer juntos.

DSC03057.JPGAsí que una vez allí, nos dedicamos a, simplemente, observar. Aprendimos a estar quietos y en silencio cada vez que pasaba una libélula, escuchamos el sonido del río y observamos cómo fluía el agua, pisamos piedras secas y mojadas (Marco entendió que las mojadas tenían musgo y resbalaban), escuchamos pájaros, recogimos hojas y buscamos caracoles. Evidentemente, y siguiendo el acompañamiento que necesita todo ser en etapa de aprendizaje, nosotros lo animamos a hacer algunas de las actividades aunque es cierto que la curiosidad y el interés es innato en los niños de estas edades.

dsc03060.jpgDSC03067

DSC03069

DSC03085DSC03097

DSC03098También nos llevamos a nuestro perrito Charlie, muy importante en la vida de Marco. Con él juega, le pone comida, lo abraza, lo acaricia, juega (y mucho) y lo observa a todas horas. Aprovecharon para correr juntos, bañarse, comer…

DSC03062.JPG

DSC03100.JPG

Lo bonito de estas actividades es poder hacerlas en cada estación del año y descubrir qué pasa en el lugar cada vez que vamos. También, si los niños son más mayores, se pueden crear mesas de observación con lupas, crear mandalas con el material recogido o un diario de viaje a modo de cuaderno de bitácoras, con mensajes, material recogido y fotografías.

Lo esencial, es que con estos paseos el interés por la vida que envuelve a nuestros hijos se verá agudizado y su curiosidad natural, alimentada. Así que salid a pasear, a pisar hojas y charcos, a mirar el cielo y el suelo, a buscar animales. A vivir con ellos y darles el mejor regalo del mundo: tiempo.

DSC03111.JPG

Anuncios

Y COLORES EN EL VIENTO DESCUBRIR

Así empezaba mi canción favorita de la película Pocahontas: y colores en el viento descubrir… Así que, me viene perfecta para empezar el post de hoy. Y es que Marco pide mucho, mucho rato y muchos días. Por eso, procuramos que sus aprendizajes sean constantes pero duraderos. Y ahora, bueno, hace unas semanas, ha empezado a sentirse atraído por los colores. De momento, los básicos.

IMG_6567.JPG

Los mira, los escucha, los manipula… Y como siempre, intentamos que el conocimiento que adquiere nuestro hijo sea vivencial, a través de juguetes sensoriales.

Así que, siguiendo al máximo la filosofía Montessori, escogimos algunos juguetes que se adaptaban a nuestras, o sus, necesidades. Por su material, por su textura, por su forma, por su aplicación. Y es que María Montessori no defiende la idea de aprender los colores por días, como se hace normalmente: hoy verde, mañana azul, el otro rojo… Sino que se trata de trabajar los colores en su conjunto, y siempre empezando por los primarios: rojo, amarillo y azul.

Lo ideal sería empezar con las cajas de color Montessori, que son tres, cada una para un nivel, pero creo que Marco es todavía demasiado pequeño para seguir su funcionamiento. Así que, seguimos la misma metodología pero usando otros materiales.

Lo primero que hicimos, en cada uno de los casos, fue presentarle el material. Una vez hecho la presentación del material, Marco experimentó con él.  Es verdad que se propone que el vocabulario se adquiera en tres tiempos y con tres colores como mucho, pero nosotros empezamos directamente con cinco. Y el resultado fue, realmente, alucinante.

Una vez trabajado el vocabulario, se pasa a trabajar la identificación de cada color verbalmente: ahora Marco se pone en el azul o ¿dónde está el azul?. Y si avanzamos, podemos preguntar qué color es éste o aquél.

IMG_6574.JPG
En días posteriores podemos repetir la actividad, introduciendo colores nuevos (nosotros no lo hemos hecho todavía…) y también podemos hacer juegos como encontrar el color en el entorno. Como siempre, la mente de nuestro hijo nos sorprenderá mucho más de lo que nosotros nos imaginamos.

Dicho como hemos introducido los colores a nuestro hijo, os presento los materiales que hemos usado.

1. Círculos sensoriales: se trata de cinco parejas de círculos sensoriales, cinco texturas distintas y dos círculos de cada una, uno grande y uno pequeño, uno para los pies y otro para las manos. Están hechos de silicona y el niño identifica color con textura. Nosotros los hemos en el suelo formando un camino sensorial. Pisando y repitiendo el nombre de los colores tal y como os he explicado más arriba es como hemos utilizado este material. La verdad es que cuando lo compré pensé que no serviría para nada y ahora mismo, es el juguete favorito de Marco. Material desestructurado totalmente, además, ya que lo usamos para trabajar los colores, para hacer masajes, como cercas para animales, bebederos, cojines…

IMG_6571

IMG_6572

IMG_6575

IMG_6578

2. Cometa Waldorf: y de aquí el título del post de hoy. La pedagogía Waldorf invita al juego como medio natural de aprendizaje. En esta pedagogía se utilizan siempre juguetes muy naturales, con colores divertidos y alegres. A parte de ver y hacer volar los colores en el viento, favorece el juego creativo y el ejercicio físico. Éste lo hemos fabricado todos juntos, con aro de madera y cintas de raso de colores arco iris.

IMG_0815

IMG_0816

IMG_0819

3. Nins de Grapat: el juguete estrella, la perfección, lo más desestructurado y lo más perfecto. todo tiene su lógica, su conexión. Trabajamos colores, texturas, olores, momentos del año, las horas, los días… cuando los niños se acercan a estas piezas ven más allá de los colores, tocan la textura de la madera, los bordes redondeados, las esferas… Sus manos “ven” la calidad de un material que no brilla por sus colores sino por su calidez y naturalidad. Ofrecen una gran versatilidad en el juego y además son juguetes producidos siguiendo procesos tradicionales y con materiales sostenibles, de proximidad y no tóxicos.

 

IMG_6568

IMG_6569IMG_65814. Libros: como ya os conté en este post, en Sant Jordi incorporamos libros preciosos y dos de ellos fueron Azul y Rojo. Simplemente le encantan. Ahora que ya habla un poquito, repite las palabras de cada uno de ellos y creo que lo relaciona perfectamente con el color del libro, porque cuando los coge de la estantería, tanto uno como el otro, sabe qué elementos hay dentro de cada uno.

img_0859.jpg

IMG_0858

Espero que os haya gustado mucho este post. Para mí, jugar con él y que suponga un reto constante es lo que me hace más feliz del mundo. y ahora que su juego es más complejo y sus respuestas tan rápidas me quedo ojiplática.

También quería decir que este verano intentaremos estar al máximo juntos, viviendo y aprendiendo y publicaré en el blog cada quince días.

¡Un beso a tod@s!

APILAR Y CONSTRUIR

¡Ya es jueves otra vez y aquí estamos!

Hacía tiempo que no os escribía un post sobre juguetes y etapas por las que pasa nuestro pequeño así que, después de unos días de observarlo me he visto con ánimo de publicarlo. Y es que ya hemos llegado a la etapa de apilar y construir. Marco ya tiene casi 17 meses y hace unas semanas que ha hecho un gran salto adelante. Se muestra más interesado por propuestas de juego más complejas, se centra más en aquello que hace y es capaz de realizar juegos más largos, con más resultados.  Es extremadamente observador y le encanta explorar solo, por eso, y como digo siempre, intentamos que los juguetes que le ofrecemos tengan varias utilidades adaptadas al momento en que se encuentran.

IMG_6550.JPGAntes de ver las propuestas de estos días quería recordar que el juego infantil constituye la acción en la que el niño o la niña satisfacen su necesidad de aprender, es decir, que juego y aprendizaje forman un todo indisoluble. Los niños y niñas tienen la capacidad lúdica asociada a cualquier acción que realizan debido, posiblemente, al esfuerzo que supone el aprendizaje en los primeros dos o tres años de vida. Y es que en la primera infancia se convierte en juego cualquier experiencia y es jugando como se realizan la mayoría de los aprendizajes.

“Jugando, Jugando, Jugando, de pequeños aprendemos a hacernos mayores. Jugando, Jugando hacemos crecer nuestro espíritu, ampliamos el campo de nuestra visión, de nuestros conocimientos. Jugando, jugando decimos y escuchamos cosas, despertamos a aquel que se ha dormido, ayudamos a ver a aquel que no sabe o a aquel que le han tapado la vista” – Antoni Tàpies

La necesidad de aprender se satisface con el placer que proporcionan las actividades de descubrimiento. Yo siempre me sorprendo ante el ensimismamiento y el deleite que observo en determinados momentos cuando Marco juega solo. No quiero mover ni un dedo (cosa que a veces me da pena porque le haría tropecientas fotos y vídeos) pero el resultado es tan grato, que vale la pena. Él madura y consigue un equilibrio entre las diversas facetas de su personalidad humana.

Y como ya os he dicho, en estas últimas semanas, el juego de Marco ha cambiado. Se ha despertado en él la necesidad de construir, hacia arriba. Por ello es que le hemos añadido algunos juguetes que le ofrecen los intereses que ha empezado a mostrar. En esta etapa, y en las operaciones que lleva a cabo durante el juego,  los niños están tratando temas matemáticos: grandes y pequeños, proporciones, ordenación…

IMG_6529La primera propuesta es la típica torre cónica de colores arco iris, siempre hecha de madera. Básicamente, permite construir hacia arriba, siguiendo con patrones matemáticos de grande a pequeño y añadiendo además la gama cromática. Es el juguete más básico de apilar, ya que tiene añadido que las piezas tienen un agujero que permiten irlas enfilando una a una por un palo. Esto les ayuda a construir cuando todavía no tienen mucha destreza y se les caen a menudo. El nuestro es de Hema, y es un amor.

IMG_6524IMG_6525IMG_6526

Otra opción que le gusta a Marco, y que tenemos en casa, es el apilable que tiene forma de perro. Es de Hape, y aunque es un poco más complejo para Marco (los aros tiene formas diferentes y su base se mueve), nos reímos mucho cuando pone la cabecita y la golpea para que ladre.

IMG_6565.JPG

Y las que más me gustan a mí, son las propuestas de Wooden Story. Son juguetes que nacen  en los bosques de Polonia y sus piezas te trasladan al olor de la naturaleza, de la tierra mojada, de la resina de los árboles. En ellas puedes ver todos los colores de la naturaleza, que han sido plasmados utilizando tintes ecológicos. Todos sus productos están elaborados a mano y en cada uno de ellos se puede observar amor y respeto por el medio ambiente.

IMG_6534.JPGAsí que nos hicimos con sus dos juguetes estrella. El primero de ellos, y con el que juega más el pequeño, es el de las 5 torres con base para desarrollar el apilamiento y luego ordenar los colores en las cuatro clavijas. Le supone un gran desafío porque tiene varias vías para apilar. De momento no controla la clasificación de colores pero se entusiasma intentando colocar cada pieza en el palo, haciéndolas girar para encontrar el agujero. Este juguete lo encuentro especialmente precioso. Supone un gran esfuerzo para los pequeños pero a la vez un alivio y orgullo cuando lo consiguen.

IMG_6531IMG_6532IMG_6533Y la otra propuesta son los 100 bloques de madera natural que ponen un mundo de posibles edificaciones en sus manos. Son suaves al tacto y de medidas pensadas para manos pequeñas. Son perfectos para apilar, montar, desmontar… Yo le doy a Marco ejemplos de construcciones y él lo intenta, los toca, los huele, los pasea y los cambia de un cuenco a otro. Y sobre todo me observa. Así que esperaremos el día que haya interiorizado la metodología.

IMG_6536.JPGIMG_6544IMG_6549IMG_6553IMG_6554IMG_6559La verdad, es que después de hablar de estos juguetes tan precisos debo decir que lo que más le gusta a Marco, más incluso que construir, es destruir. Evidentemente, ante este hecho no debemos enfadarnos, es más, Marco se da cuenta y me pide que se las ponga bien… a su manera, claro. Así que, como ya he dicho, esperaremos que llegue el día que sus obras arquitectónicas vayan de un lado a otro de la casa sin desmontarlas.

IMG_6562.JPGEspero que os hayan gustado nuestras propuestas  y  no dudéis en dejarme un comentario en el blog. ¡Nos vemos la semana que viene!

ARCO IRIS SENSORIAL

¡Ya estamos aquí!

Y hoy os traigo un post con una propuesta que hacía muchísimo tiempo que quería hacer: el Arco Iris sensorial. Y aunque lleva un poco de trabajo y dedicación, en el fondo es una actividad extremadamente básica, austera y deliciosa. Y nos sirve como comodín a días un poco aburridos.

IMG_2734

La verdad es que todo empezó cuando leí el artículo del blog de Mamaextraterrestre sobre la Teoría de Piezas Sueltas. Resumiendo mucho, se plantea que si tuviéramos las herramientas adecuadas, la creatividad no sería un privilegio de unos pocos. Si nos dejaran, todos podríamos participar en dar forma al mundo que nos rodea. Habla de la infancia como una época clave del desarrollo de las habilidades creativas y propone un mapa de ruta donde la inclusión de Piezas Sueltas o variables en todos los lugares donde haya niños es esencial. Parte de la pedagogía Reggio Emilia, donde los materiales de juego no estructurados son la base de todo juego y que permiten desarrollar la creatividad a todos los niveles y proveer los medios para hacerla florecer desde la primera infancia. Lo bonito de este tipo de juegos es no obstruir al niño en su desarrollo natural del juego. Es acompañarlo, observarlo y arroparlo. Desde lejos pero cerca.

IMG_2737Partiendo de esta hipótesis, nacen actividades como la que hemos hecho esta semana con nuestro hijo. Una actividad sensorial que es a la vez una invitación absolutamente irresistible. Porque a veces, jugar con material no estructurado no es simplemente palos, piedras y piñas, sino que  se trata de ofrecer claves para vivir de una forma creativa a todos los niveles, desde lo pequeño y cotidiano a lo más grande.

IMG_2735Y como hemos empezado con lo pequeñito, hemos teñido legumbres y pasta. Primero porque los colores brillantes gustan a cualquiera, segundo porque el material obtenido se puede guardar y utilizar para jugar a las cocinitas, mini-mundos, mandalas, esculturas con arcilla… y tercero porque el pequeño trabaja motricidad fina, texturas, formas y trasvase.

Lo que necesitamos para llevar a cabo la actividad son:

– Legumbres, arroz, pasta… lo importante es que haya múltiples texturas, tamaños y movimientos.

– Colorante alimenticio de todos los colores posibles. En Amazon venden packs preciosos y a buen precio.

– Vinagre blanco, que fija el color.

– Un poco de agua para reblandecer un poco los granos.

– Bolsas herméticas para hacer las mezclas.

– Caja o bandeja para presentar la actividad.

– Varios contenedores y herramientas de manipulación (bols, cazos, cucharas, coladores, cacharros de cocina…).

Procedimiento

Ponemos en cada bolsa hermética los granos, el colorante (las cantidades las iremos viendo según el tipo de colorante), un chorrito de vinagre y una cucharada de agua. Agitamos un poco y dejamos macerar un ratito. No demasiado porque si la humedad entra demasiado en los granos puede que se reblandezcan demasiado y se nos acaben pudriendo. Nosotros los dejamos media hora más o menos. Después los extendemos, sin mezclar colores porque se puede liar bien gorda, en un plato o papel de cocina y lo dejamos secar toda la noche. Al día siguiente, ya estarán listos para jugar.

La propuesta queda preciosa si se presenta en la bandeja en orden cromático. Es armonía visual natural y no hay nada que pueda competir contra eso… Y las opciones de juego son infinitas: tocarlos en la misma caja, clasificarlos en tarros, sobre la mesa de luz, buscar tesoros en medio, colocar muñecos en medio, hacer creaciones artísticas, para cocinitas… Marco los tocó, los cogió con la cuchara, preparó platos y se los dio a los Nins. Pero hemos guardado los granos para futuros juegos.

IMG_2733IMG_2740

IMG_2742IMG_2745IMG_2752

IMG_2759

IMG_2769IMG_2770IMG_2772De verdad que es ir a lo más básico y triunfar segurísimo. A veces nos preocupamos en encontrar el juguete estrella y en casa, a la mano de todos, está la respuesta. Os animo a hacerlo.

IMG_2776.JPG¡Hasta la semana que viene!

IMG_2755.JPG

AMSTERDAM EN FAMILIA

¡Hola! ¿Qué tal vuestra semana?

Nosotros muy, muy cansados después de pasar un fin de semana exprés en familia en Ámsterdam. Pero es que a veces, la vida te ofrece regalos y esta vez, mi padre, nos ha regalado a toda la familia un viaje a esta ciudad. Des de siempre nos ha gustado viajar pero des de que nació Marco no nos hemos visto preparados para hacerlo hasta ahora. Nos daba un poco de miedo todo: el avión, las horas sin dormir, cambio de comida, de horarios, de “casa”… y no sé si lo hemos hecho en el momento más adecuado o es que nuestro hijo tiene un poder de adaptación superior al nuestro. Y es que realmente. ha sido un REGALO de viaje. Un lujo y un gozo. Y yo he descubierto el poder de “meditación” interior que tengo…

af496015-c35d-4e55-a23d-79fac5bebe02

Antes de contaros las visitas que hemos hecho os voy a dar cuatro pautas que a nosotros nos han salvado la vida:

– Llevar carrito de paseo. El carrito evidentemente te lo llevas pensando que tu hijo estará allí sentadito observando el nuevo paisaje. Pero no. El carrito sirve para transportar todas sus cosas para sobrevivir durante el día: algo de ropa por si refresca (el tiempo es muy variable…), tuppers con comida, agua, ropa de recambio, juguetes… El único handicap fue que en los aviones de compañías low cost te dejan llevarlo hasta la puerta de embarque y cuando aterrizas tienes que irlo a buscar a la cinta con las demás maletas. y es un rollo muy grande. A la ida estuvimos muchísimo rato esperando a que saliese y eso nos molestó porque no ayudó demasiado…

DSC02853

– Y la mochila portabebés es nuestro gran, gran aliado. Sé que no todos los bebés (o no tan bebés…) no les gusta ir allí dentro pero nosotros hemos porteado des del primer momento y Marco está súper acostumbrado y feliz. Realmente, la rutina de un viaje es muy distinta, y los niños acaban muy cansados del trajín que les damos, así que nunca está de más tener varias opciones para llevarlos.

DSC02864

DSC02682

En el viaje de vuelta sufrimos un retraso enorme debido a las huelgas de controladores en Francia y el pequeño se durmió allí dentro antes de despegar hasta que llegamos a casa casi a las 5 de la madrugada, que fue directo a la camita.

Y ahora sí. Dicho esto os hago un resumen cortito de nuestro fin de semana a Ámsterdam. ¡Vamos allá!

DSC02670

DSC02678

Salimos muy, muy pronto de casa para coger el primer avión del día. Me daba un poco de miedo despertar a Marco tan de madrugada pero lo cogimos en brazos con el pijama y lo pusimos en el coche. Durmió un ratito pero al llegar al aeropuerto empezó a alucinar con los aviones y los ruidos. El vuelo fue muy agradable, cosa que nos sorprendió a todos. El pequeño estuvo con su padre la mayor parte del viaje, mirando por la ventanilla, cantando, jugando, pintando… la verdad es que mi marido tiene más paciencia y paz que yo y en estos momentos se lleva todo el esfuerzo. Pero el pequeño estuvo receptivo así que todo fue genial. Al llegar a Ámsterdam, y para evitar estresarnos, lo pusimos en la mochila y durmió un par de horas.

DSC02686

DSC02705Cuando llegamos a Ámsterdam, cogimos un tren hacia el centro y de ahí un bus (que se coge en el mismo aeropuerto y tarda 10 minuto) que nos llevó hasta el hotel, situado en el centro, delante de la estación central. Dejamos maletas, nos aseamos un poco y a andar. Nos paramos a comer algo en un puesto de comida típica holandesa (guarrete, vamos…) cerca del hotel, en el barrio central. De ahí caminamos hacia el barrio de Jordan, el barrio latino y bohemio por excelencia. Pasamos por la plaza Dam, el centro neurálgico de la ciudad, y nos escondimos por las callejuelas llenas de plantas, cuadros y suelos empedrados. Evidentemente, los canales los cruzas una y otra vez. Visitamos la casa de Anna Frank, el mercadillo y paramos a un parque para jugar un poco. Allí, hasta el parque más cutre tiene juguetes públicos. Pero no son juguetes cualquiera. ¡Alucinas!

DSC02714DSC02734

DSC02737DSC02740

DSC02784DSC02788Compramos algo de comer para el peque (yogurt y arándanos, sus preferidos del mundo mundial) en Albert Heijn, que hay por todas partes. También compramos queso en una quesería típica y descubrimos la tienda de la Casa de los Ratones. Un lugar mágico donde te podrías pasar horas mirando la cantidad de detalles que contiene. Y merendamos en Winkel 43, donde hacen una (o la) tarta de manzana que es deliciosa. Se la dejamos probar a Marco y se rechupaba los deditos.

DSC02747DSC02757DSC02764

Después caminamos por los canales más bonitos de la zona y paseamos por el barrio Rojo, aunque no pudimos ver gran cosa porque era demasiado pronto… Cenamos en un wok, hicimos una cerveza en una terracita al lado de n canal y nos fuimos a dormir porque estábamos re-ben-ta-dos. Aunque Marco quiso jugar un poco antes…

DSC02808DSC02823DSC02827IMG_0032

El domingo nos levantamos frescos y pronto y después de un desayuno de lujo en el hotel nos pusimos en marcha. Paseamos por el mercado de las flores donde compramos algunas tulipas y nos adentramos en el barrio de Pijp. Otra zona bohemia y vintage. El barrio es muy bonito y hay tiendas preciosas, vale la pena destinar algún ratito. Sin tanto alboroto de turistas. Marco se quedó frito en la mochila y aprovechamos para llegar rápido a Vondelpark. El parque por excelencia de Amsterdam, y allí pasamos un buen rato entre prados, sombras, foodtrucks y conciertos. Marco corrió y hizo la voltereta y la croqueta como un loco. Después paseamos por la zona de los museos hasta el letrero de IAMSTERDAM, que debe de ser el lugar más turístico de toda la ciudad. Si esperáis tener una foto de vosotros solos en el cartel ir en pleno invierno porque si no ya os digo que es imposible. Lo que nos quedó de tarde lo pasamos haciendo algunas compritas. Yo entré en HEMA y cogimos un chubasquero amarillo para el peque (muy típico, ¿no?).

DSC02848DSC02861DSC02873DSC02877DSC02899DSC02927DSC02942DSC02956DSC02968

Y hasta aquí nuestro finde exprés en familia en Ámsterdam. Realmente hemos disfrutado a tope y ha valido mucho la pena. El norte es un lugar preciso y nos hemos quedado con millones de cosas por visitar. Así que, esperamos volver pronto para descubrir nuevos rincones.

DSC02971.JPG

NUESTRA TORRE DE APRENDIZAJE

¿Hola a tod@s!

Hoy os traigo un post cortito pero intenso y es que por fin tenemos en casa nuestra torre de aprendizaje o learning tower basada en la pedagogía Montessori. En nuestro caso, tenemos que dar las gracias a nuestro súper papi que la construyó hace una semana a las 6 de la mañana…

Pues bien, si repasamos un poco sobre la educación viva y activa es muy probable que hayamos visto la famosa torre de aprendizaje, que es, simplemente, una estructura que permite al niño/a desarrollar actividades a la misma altura que el resto de la familia de manera más independiente y segura. Un recurso educativo perfecto que da la posibilidad a nuestros hijos a desarrollar su independencia y estar más integrados en tareas familiares, en este caso, cocinar, lavarse las manos, dientes…

IMG_2688

La torre, que no es más que un taburete seguro, lo ideó María Montessori con el fin de facilitar la máxima independencia a los niños y niñas a la par que fomenta la interacción en cuanto a las tareas diarias. La intervención de los/as pequeños/as en tareas como limpiar o cocinar, entre otras muchas actividades posibles, les proporciona experiencias sensoriales, practican la motricidad, se entretienen y les acerca al sentido de la responsabilidad. Además las actividades en familia siempre son un placer para los más peques de la casa.

Es un objeto que se recomienda a partir de los 18 meses (los pequeños se suben/bajan solos) aunque como bien defiende la pedagogía respetuosa, debemos observar a nuestros hijos e interpretar cuando es el momento que lo necesitan. Y Marco, lo necesitaba ahora, a sus 15 meses. Es verdad que todavía estamos trabajando lo de subir y bajar porque sus pasos todavía son un poco inestables, pero lo intenta con entusiasmo y se frustra cuando no le sale.

thumbnail_IMG_9696

Así que siguiendo los preceptos para (intentar) educar con éxito a nuestro hijo hemos usado la lógica, el sentido común y la calma, y nos hemos dado cuenta de que necesitábamos este mueble en casa. Marco está más tranquilo, más divertido porque interacciona con nosotros más horas al día y nos hemos dado cuenta que le ayudará a desarrollar una personalidad armoniosa y equilibrada. Aunque parezca una tontería, es así. Porqué sí, porque compartir momentos cotidianos con los pequeños es lo más bonito del mundo. Y su curiosidad queda saciada al instante.

thumbnail_IMG_9377

Existen multitud de opciones en cuanto a la torre se refiere. Se puede comprar hecha o se puede fabricar en un precioso DIY. Nosotros, bueno, mi marido, ha optado (y triunfado porque es un 10 con los DIY) probar suerte y fabricarla a partir del famoso banco de Ikea “BEKVÄM”. Y el tutorial que ha seguido lo podéis encontrar aquí. Si pincháis tendréis los materiales y los pasos perfectamente detallados y voilá!, a usar la torre de aprendizaje.

thumbnail_IMG_9606

thumbnail_IMG_9607

thumbnail_IMG_9694

thumbnail_IMG_9695

Yo estoy muy, muy contenta de habernos decidido a usarla. La hora de la cocina es una maravilla porque preparamos el desayuno juntos, me lava los cacharros que ya he hecho servir, me observa, come trocitos de los que estamos cocinando y puede estar a mi lado pero lejos de fuego. Así que aunque la gente os comente que qué es eso y que es mejor usar un #taburetedetodalavida no hagáis caso. Es una preciosa solución, respetuoso con los ritmos del niño y con posibilidades múltiples.

¡Por ciero! La decoración está hecha por mi madre… sabe que a Marco le gustan mucho las mariquitas pero creo que se ha pasado un poco de ñoñez…

MESA DE EXPERIMENTACIÓN: PRIMAVERA HELADA

¡Hola! ¡Qué rápido pasan las semanas!

Ya estamos aquí de nuevo con el post de esta semana. Hoy os traigo una actividad que hemos preparado con Marco relacionada con el agua. Ha sido un poco improvisado porque hay veces que la creatividad está en modo off pero el resultado es espectacular. Al haber tenido puente este lunes, busqué por internet alguna idea fácil para hacer y encontré ésta en el blog de Estoreta. Una delicia, por cierto. Y es que, la verdad, cualquier actividad que ofrezcamos a los pequeños de la casa con agua será un acierto ya que es un material que les fascina y les atrae muchísimo.

IMG_2690

Además, como ya he insistido muchas veces, la mejor manera de aprender es a través del juego, la práctica y la experiencia personal. Así que, una estrategia excelente para motivar a los niños a interesarse por la ciencia (principios muy básicos de física y química) desde una edad temprana consiste en hacer experimentos en casa. Los experimentos son una manera de ayudarles a comprender los fenómenos naturales de forma más sencilla y rápida, a la vez que estimula su capacidad de análisis y su creatividad. Y buen punto de partida pueden ser los experimentos con agua ya que suelen ser muy fáciles, necesitan pocos materiales y, sobre todo, son muy divertidos.

Así que, me decidí a seguir los pasos de Esther y modificar algunas cosas y le presenté el agua en forma de hielo. La intención es irle ofreciendo el agua en sus múltiples formas y  con más materiales con el fin de que pueda llegar a descubrir las posibilidades y las cualidades que posee.

IMG_2692

IMG_2704

IMG_2715

La actividad trata de ir a lo más básico: agua congelada y algo de temática del momento. En este caso, la primavera (que parece que no acaba de llegar así que, los del hielo viene genial) y sus flores. Lo primero que hicimos fue ir a recoger flores al campo. Y es que como bien dice Esther en su publicación, es muy importante que tengamos en cuenta los círculos; es decir, que todo tiene un porque. Recoger las flores para la mesa de experimentación representa entender que tendrán un uso en el futuro. Lo bonito de este tipo de actividades (o de cualquier tipo de juego que hagamos con nuestros hijos) es participar todos juntos y no hacérselo y punto.

DSC02630

dsc02643.jpg

dsc02653.jpg

Una vez recogidas las flores, los materiales que necesitamos para la actividad son:

– agua

– tuppers o cubetas de diferentes formas y tamaños

– bandeja o mesa de experimentación

– material para poner dentro (flores, fruta…)

– pipetas de plástico

Es importante preparar los tuppers con el agua unos días antes. Lo bonito es ir haciendo capas de agua y flores hasta que quede todo el recipiente lleno y con las flores repartidas por todo el espacio.  Por lo tanto, tendremos que poner un poquito de agua y flores y congelar. Al cabo de unas horas cuando ya esté congelado, volvemos a poner agua, flores y al congelador. De este modo iremos consiguiendo capas y flores en medio.

Como bien propone Esther en su blog, hemos intentado hacer este paso con Marco, para que entienda que si pones agua en el congelador sale hielo. Pero no sé si lo ha acabado de entender… la verdad es que me miraba todo el rato y se quedaba colgado del cajón del congelador para ver qué pasaba ahí dentro…

Y ya está. Lo bonito es que se encuentren el escenario preparado y se sorprendan al encontrarlo. Y a partir de ahí, a explorar. Yo le he puesto agua en un bol y una pipeta de plástico (para practicar la pinza, la fuerza y la psicomotricidad fina) para que se vaya deshaciendo el hielo, aunque todavía es pequeño para entender su mecanismo. Y aunque esta primera vez ha alucinado y ha ido soltando ¡anda! cada cinco minutos, lo que ha hecho ha sido tocar, chupar, comer las frutas que le he añadido y acariciar las formas.

IMG_2697

IMG_2698

IMG_2700

IMG_2703

IMG_2710

IMG_2711

IMG_2712

IMG_2715

Aun así, el resultado ha sido súper efectivo, resultón y divertido. ¿Os animáis?

IMG_2729.JPG

VERMUT SOLIDARIO: HAVE FUN & HELP THE WORLD

¡Hola!

Hoy os traigo un resumen de lo que ha sido este fin de semana. Y es que hemos estado en el Vermut Solidario, como habéis visto los que me seguís en las redes sociales. La verdad es que teníamos millones de ganas de ir porque Laia (una gran amiga y persona y voluntaria del Vermut) nos había hablado tanto y tan bien que nos moríamos por verlo. Además, esta edición se celebraba en el Castillo de Montjuïc, que me parece un lugar mágico y encantador. La pena fue que mi marido se puso enfermo y tuvimos que ir Marco y yo, aunque allí nos encontramos con algunos amigos. Y realmente alucinamos. Es verdad que con un bebé vas a otro ritmo pero me pareció una gran fiesta.

IMG_8873

Y es que el Vermut Solidario es una iniciativa que tiene como objetivo fusionar la diversión con la solidaridad. Es decir, ejercer la solidaridad sin dejar de divertirse. Todo un nuevo concepto de evento: son 12 horas de diversión, donde todos los beneficios se convierten en una donación a una ONG. Esta edición el acto ha querido recaudar fondos para dos organizaciones preciosas:

Pallapupas trabajan en centros sanitarios usando el humor y el teatro como recurso para superar y crecer en la adversidad. El humor permite relativizarla, y rebajar el dramatismo. Su trabajo ayuda a mejorar el estado emocional de las personas enfermas, generando un cambio positivo mediante el humor y el teatro.

IMG_8897

IMG_8899
Surfrider Foundation Europe a través de la asociación Posidonia Green Project tienen el objetivo de limpiar las playas de Barcelona de plástico. Su misión es crear y desarrollar un proyecto de monitorización del estado de salud de las playas de la ciudad.

IMG_8879

IMG_8880

Nos ha encantado esta nueva forma de ocio solidario, en las que divertirse y ayudar a crear un mundo mejor es posible. Así que decidimos ir en plan slow, a disfrutar y a aprender. Llegamos un poco antes de la 1, canjeamos nuestras entradas anticipadas (con patatas fritas, tiquets de bebidas, snacks, bolso totem y vaso reciclable precioso) y lo primero que hicimos fue ir a saludar a Laia, que estaba en la caja vendiendo tiquets. Nos dimos una vuelta para entrar en el ambiente y repasamos cada rincón del castillo. Las vistas, los escenarios, la amplia variedad de foodtrucks con gastronomía nacional e internacional, la zona solidaria, la zona de shopping y finalmente la Family Zone. Aquí nos hubiéramos quedado a vivir. Al menos Marco.

Cuando llegamos estaban haciendo la actividad de pompas de jabón y el peque no paraba de soltar ooohhh! cada vez que le pasaba una burbuja por delante. Las perseguía, se bañaba en los cubos con jabón, cogía instrumentos para hacer las burbujas y se tiraba de cabeza para entrar en ellas. Me encantó. Simplemente me encantó. hacían servir objetos cotidianos para hacer súper burbujas gigantes y los niños no daban crédito.

IMG_8883

IMG_8886

IMG_8888

IMG_8894

IMG_8895

Después de acabar bien mojados (suerte que hacía sol) fuimos al stand de Pallapupas a mirar como pintaban caras, hacían trenzas y hinchaban globos. Obviamente el que nos regalaron duró poco en las manos de Marco…

Así que nos instalamos a la Baby’s Playground montada por Jugaia. La delicia más deliciosa de todas. Un mini mundo de juguetes preciosos, de calidad y pedagógicos: juguetes de Grapat, juguetes Waldorf, tablas curvas, botellas y paneles sensoriales… todo gracias a las bonitas chicas de Jugaia, que hacían un seguimiento de tu hijo con reportaje fotográfico incluido.

IMG_8901

IMG_8905

IMG_8907

IMG_8908

IMG_8909

IMG_8911

IMG_8936

IMG_8940

IMG_8941

Y después de jugar y jugar, nos fuimos a comer. Nos decidimos por la FoodTruck de Mandonga, donde nos sirvieron unas exquisitas albóndigas eco (escogimos la de cerdo marinado con salsa de soja y jengibre para mí y la de ternera fumada para Marco) en forma de hamburguesa exquisitas.

IMG_8912.JPG

Y para terminar la tarde, nos metimos en la Ciudad De Cartón By Avancar & ArquiKids, un laberinto de Barcelona hecho de cartón precioso.

IMG_8922

IMG_8924

IMG_8925

Y aunque la tarde se empañó un poco con llovizna y un poco de niebla, paseamos un ratito más, escuchamos música y cuando los peques empezaron a cerrar lentamente los ojos volvimos a casa.

Realmente nos pareció una experiencia preciosa y divertida, para mayores y pequeños. Así que, estad atentos a la próxima edición porque no os la podéis perder para nada en el mundo. ¡Nosotros seguro que repetimos!

IMG_8913

PINTANDO CON LOS DEDITOS Y PINCEL

¡Hola! ¡Qué tal va todo por aquí?

Por fin os puedo presentar un post con una actividad súper básica y “fácil”: pintar. Y digo fácil porque con un bebé nunca sabes lo que puede pasar con un pincel y pintura… pero el resultado fue precioso y el proceso maravillosos y sorprendente. Supongo que esto es lo más bonito de la maternidad. Descubrir cómo te puede sorprender la capacidad de respuesta de tu hijo.

DSC02458Y aunque es verdad que desde la más temprana edad (desde los 6 meses) se puede entretener y estimular la creatividad y la coordinación de los niños con la pintura, a mí me ha costado decidirme porque me daba un poco de miedo que Marco se comiese todo el material. Así que lo primero que hice fue ir a una tienda especializada en juguetes didácticos para bebés y preguntar qué producto podíamos utilizar. Y felizmente, nos fuimos a casa con la pintura dactilar. Y es que con la pintura dactilar los bebés pueden dar sus primeros pasitos dentro del mundo del arte y potenciar su sensibilidad táctil, su fantasía, su coordinación y su capacidad creativa.

Así que diseñamos el espacio dónde íbamos a pintar. Esperé a que estuviera descansado y comido. Feliz  y tranquilo. Puse música, forré el suelo con un hule y le deje a su alcance una huevera con los diferentes colores y papel (del gordito con dos hojas pegadas para tener más superficie). Y descubrí que para Marco pintar se había convertido en uno de los más grandes placeres. Al principio hundió los deditos en la pintura y la esparció por la hoja pero creo que le daba un poco de reparo y le acabé dando un pincel, con el que se desenvolvió súper bien!

DSC02440

DSC02437

DSC02439

DSC02454

DSC02455

Parece mentira pero al dibujar se ponen en acción los dos hemisferios cerebrales y por ende, el pintar consolida las conexiones entre los hemisferios, lo que es necesario para un aprendizaje exitoso en el futuro de nuestros hijos. Además, el desarrollo de la motricidad fina de la mano contribuye al desarrollo del cerebro, y sobre todo al centro del habla. Y como consecuencia el lenguaje mismo (tal y como lo explica María Montessori). Y finalmente, el bebé tiene la oportunidad de expresar su mundo interior y de canalizar su estado anímico y sus sentimientos de un modo positivo. Se sorprenden de lo que son capaces de crear y se centran en desarrollarlo.

DSC02448

DSC02445

DSC02449

Un apunte que creo que es muy importante es el tema del tipo de pintura que les ofrecemos. Muchas de ellas, obtenidas en centros no especializados o baratos, contienen plomo, arsénico y cadmio. Compuestos químicos que pueden resultar peligrosos para la salud de los pequeños. Así que es muy importante que la pintura sea natural y no tóxica, y que tenga una textura que posibilite a los niños pintar con facilidad. Y que siempre cuenten con la orientación y la vigilancia de los padres.

thumbnail_img_8791.jpg
Pintura dactilar de Djeco

En resumen, para nosotros ha sido una experiencia preciosa que repetiremos más a menudo, sin duda. Y todos mis temores quedaron infundados.

DSC02452

APRENDIENDO A COMER

¡Hola bonit@s!

¿Qué tal el puente? Nosotros súper cansados, como siempre… hemos desconectado pero no hemos descansado… cosas de bebés…

Hoy os traigo un post que tenía ganas de publicar pero que no sabía demasiado bien cómo hacerlo ni cuándo hacerlo. Los que me seguís por las RRSS sabréis que decidimos hacer BLW con Marco. Y lo decidimos mucho antes de que naciera. Así que hoy os traigo un recopilatorio de comidas que hacemos con nuestro bebé (comidas más básicas y saludables que antes) y los beneficios que hemos visto en este método, pero en ningún caso quiero que esto se considere un manual, unas pautas alimentarias o lo básico para hacer BLW en casa sin ningún asesoramiento. Simplemente mostraros un poco nuestros platos y algún truco, pero sin horarios ni cantidades porque cada casa y cada niño es mundo.

IMG_1315

Así que si tenéis pensado hacer alimentación complementaria basada en BLW  lo mejor es que vayáis a centros dónde expertos os expliquen y formen.  Ellos os resolverán dudas, miedos, todo lo que creéis que podéis hacer bien o mal. Así que aquí va mi consejo: buscar siempre las respuestas en los profesionales que están cualificados para ello.

thumbnail_IMG_8003

Como observación general, para nosotros el baby-led weaning solo tiene beneficios: en la siguiente lista os presento los principales y añado algún truquillo.

 – Menos aversión a la comida: la posibilidad de escoger texturas le da libertad para explorar, escoger y ordenar. Las recetas son infinitas.

– Aprende a autorregular su apetito: Marco siempre come de manera independiente, a su ritmo y gusto. No le forzamos, ni hacemos avionetas, ni historias varias para que coma. A veces come más y a veces come menos. Al fin y al cabo, como cualquier adulto. Tampoco le ponemos nunca la comida en la boca si no que es él mismo quien la coge y se la mete en la boca. De este modo regula y gestiona lo que come.

–  Come alimentos saludables: simplemente come alimentos enteros, como nosotros, y no triturados que pierden valor.

– Desarrolla sus capacidades motoras: este método mejora su coordinación ojo-mano, la masticación y fomenta hábitos alimenticios saludables. Hay veces que por el tipo de comida (cremas, arroz…) le cuesta mucho cogerlo con la mano y entonces hacemos servir cuchara. Como todavía no es muy hábil lo hago yo o la coge él y intenta hacerlo como nosotros.

– Más comidas familiares: Marco ha aprendido los hábitos y horarios de la familia. Come siempre con nosotros y nos imita y observa en todo momento.

– Ahorramos tiempo: nuestro hijo come lo mismo que nosotros siempre. Al principio le dábamos menos cantidad o menos variedad, pero ahora come exactamente igual. Nunca hacemos papillas pero eso no quiere decir que no coma esa textura, cuando hacemos crema de verduras también se le ofrecemos.

– Experimentamos los límites: es un método muy guarrete. Queda todo bien sucio y pringoso (al principio poníamos un hule en el suelo para evitar desastres mayores…) pero siempre prevalece la diversión y los buenos momentos.  Hay un montón de complementos para BLW en tiendas especializadas, pero nosotros no hemos abusado de ellos y hemos preferido tirar de bandeja en la trona, un plato compartimentado, un buen chubasquero con mangas y muchas servilletas.

Así que, pacientemente esperamos a ver que nuestro hijo estuviese preparado para comer sólidos, casi a sus siete meses:

– se sustentaba sentado solito

– tenía interés (mucho interés) por la comida

– era capaz de coger los trozos él solito

A partir de ahí, rediseñamos el menú que ya teníamos hecho des de que nos fuimos a vivir juntos y lo adaptamos un poco al pequeño, comprando alimentos variados, saludables y de calidad. Y aunque al principio parece que no vaya a comer jamás de los jamases, juegue con la comida y la tire al suelo, hoy podemos decir que nuestro hijo es un gran comedor. Lo prueba todo, lo toca, lo huele, usa los cubiertos y saborea cada alimento. Evidentemente, tiene preferencias.

Normalmente cocinamos al momento y pocas veces sobra (entre el perro y el bebé…), pero si es así lo comemos al día siguiente o por la noche lo reutilizamos.

Para nosotros, los desayunos son súper importantes y intentamos hacerlos con calma. normalmente estamos Marco y yo (papi trabaja y él desayuna antes que el peque se despierte). Aquí podéis ver algunos ejemplos.

thumbnail_IMG_7329
Cereales variados sin azúcar ni miel
thumbnail_IMG_7943
Arroz hinchado/tortitas de arroz, fruta, pasas
thumbnail_IMG_8294
Cereales variados, fruta seca, pasas

Y las comidas y las cenas son para nosotros. Sin tele, en corro, mirándonos. Y observando que todos tenemos lo mismo en el plato. La verdad es que parece muy idílico pero son de todo menos tranquilas. Pero nos lo pasamos realmente bien porque nuestro hijo está contento y pletórico y nos muestra sus más divertidas cualidades.

 

thumbnail_IMG_7462

thumbnail_IMG_7495

thumbnail_IMG_8576

thumbnail_IMG_7314.jpg

Así es nuestro día a día con las comidas. Recordad que es un método preciosos y con múltiples beneficios pero es realmente importante acudir a especialistas. Nosotros fuimos a un par de talleres presenciales, consultas con pediatras y consultoras de lactancia y algún taller online. Y durante el embarazo leímos a Carlos González, El niño no me come. 100% recomendable.