LA INFINITA RIQUEZA DE LA NATURALEZA

¡Hola! después de dos semanas de reposo del blog, aunque no de reposo físico… volvemos para explicaros una actividad preciosa, fácil y al alcance de toda familia: el contacto con la naturaleza. Ya os conté en este blog de aquí que la naturaleza ayuda a que todo fluya, a coger energía y fuerza. Ayuda a ir despacio. A observar, dentro y fuera de uno mismo. Y que nuestro objetivo, tal y como dice María Montessori, es darle el mundo a nuestro hijo: mirar las nubes, el sol, los sonidos, los animales, el agua, las plantas, los insectos, la hierba, las hojas… en fin, la infinita riqueza de la naturaleza.

DSC03085Este verano estoy hojeando el libro de 100 actividades Montessori a partir de 2 años (aunque con Marco lo hacemos des de los 12 meses…) y con el calor nos hemos centrado más en hacer las actividades de exterior.

Así que nos fuimos en familia a aprender a convivir con la naturaleza. Seguro que todos tenemos, relativamente cerca de casa, un lugar idílico para llevar a nuestros hijos. Un lugar abierto, libre de humos y construcciones donde puedan crear vínculos con lo natural. Tomar consciencia del lugar que ocupan en un contexto más amplio. Es importante que los niños sean sensibles a la naturaleza desde bien temprano, que entiendan sus fragilidad y su fuerza y que aprendan a respetarla.

DSC03050.JPGNosotros fuimos a la riera de Arbúcies. I allí acompañamos, de la mano, a nuestro hijo para que descubriera una parte de mundo. Uno de los pilares de la filosofía Montessori es estar cerca del niño pero sin intervenir, simplemente acompañándolo. La intervención del adulto, como llevarlo en brazos, estirarlo, cogerlo o hacerlo ir donde tú quieres es mantenerlo por debajo de sus capacidades reales, así que el regalo que le podemos hacer es bien sencillo: tiempo para andar, sin presión ni dirección. Ellos se ponen contentos cuando pueden tocar, oler, observar y mirar todo eso que les llama la atención. Y la naturaleza te permite ir más despacio, pensar, hacer eso del “slow family living”, porque la vida no es una carrera sino un viaje, un descubrimiento para hacer juntos.

DSC03057.JPGAsí que una vez allí, nos dedicamos a, simplemente, observar. Aprendimos a estar quietos y en silencio cada vez que pasaba una libélula, escuchamos el sonido del río y observamos cómo fluía el agua, pisamos piedras secas y mojadas (Marco entendió que las mojadas tenían musgo y resbalaban), escuchamos pájaros, recogimos hojas y buscamos caracoles. Evidentemente, y siguiendo el acompañamiento que necesita todo ser en etapa de aprendizaje, nosotros lo animamos a hacer algunas de las actividades aunque es cierto que la curiosidad y el interés es innato en los niños de estas edades.

dsc03060.jpgDSC03067

DSC03069

DSC03085DSC03097

DSC03098También nos llevamos a nuestro perrito Charlie, muy importante en la vida de Marco. Con él juega, le pone comida, lo abraza, lo acaricia, juega (y mucho) y lo observa a todas horas. Aprovecharon para correr juntos, bañarse, comer…

DSC03062.JPG

DSC03100.JPG

Lo bonito de estas actividades es poder hacerlas en cada estación del año y descubrir qué pasa en el lugar cada vez que vamos. También, si los niños son más mayores, se pueden crear mesas de observación con lupas, crear mandalas con el material recogido o un diario de viaje a modo de cuaderno de bitácoras, con mensajes, material recogido y fotografías.

Lo esencial, es que con estos paseos el interés por la vida que envuelve a nuestros hijos se verá agudizado y su curiosidad natural, alimentada. Así que salid a pasear, a pisar hojas y charcos, a mirar el cielo y el suelo, a buscar animales. A vivir con ellos y darles el mejor regalo del mundo: tiempo.

DSC03111.JPG

Anuncios

ARCO IRIS SENSORIAL

¡Ya estamos aquí!

Y hoy os traigo un post con una propuesta que hacía muchísimo tiempo que quería hacer: el Arco Iris sensorial. Y aunque lleva un poco de trabajo y dedicación, en el fondo es una actividad extremadamente básica, austera y deliciosa. Y nos sirve como comodín a días un poco aburridos.

IMG_2734

La verdad es que todo empezó cuando leí el artículo del blog de Mamaextraterrestre sobre la Teoría de Piezas Sueltas. Resumiendo mucho, se plantea que si tuviéramos las herramientas adecuadas, la creatividad no sería un privilegio de unos pocos. Si nos dejaran, todos podríamos participar en dar forma al mundo que nos rodea. Habla de la infancia como una época clave del desarrollo de las habilidades creativas y propone un mapa de ruta donde la inclusión de Piezas Sueltas o variables en todos los lugares donde haya niños es esencial. Parte de la pedagogía Reggio Emilia, donde los materiales de juego no estructurados son la base de todo juego y que permiten desarrollar la creatividad a todos los niveles y proveer los medios para hacerla florecer desde la primera infancia. Lo bonito de este tipo de juegos es no obstruir al niño en su desarrollo natural del juego. Es acompañarlo, observarlo y arroparlo. Desde lejos pero cerca.

IMG_2737Partiendo de esta hipótesis, nacen actividades como la que hemos hecho esta semana con nuestro hijo. Una actividad sensorial que es a la vez una invitación absolutamente irresistible. Porque a veces, jugar con material no estructurado no es simplemente palos, piedras y piñas, sino que  se trata de ofrecer claves para vivir de una forma creativa a todos los niveles, desde lo pequeño y cotidiano a lo más grande.

IMG_2735Y como hemos empezado con lo pequeñito, hemos teñido legumbres y pasta. Primero porque los colores brillantes gustan a cualquiera, segundo porque el material obtenido se puede guardar y utilizar para jugar a las cocinitas, mini-mundos, mandalas, esculturas con arcilla… y tercero porque el pequeño trabaja motricidad fina, texturas, formas y trasvase.

Lo que necesitamos para llevar a cabo la actividad son:

– Legumbres, arroz, pasta… lo importante es que haya múltiples texturas, tamaños y movimientos.

– Colorante alimenticio de todos los colores posibles. En Amazon venden packs preciosos y a buen precio.

– Vinagre blanco, que fija el color.

– Un poco de agua para reblandecer un poco los granos.

– Bolsas herméticas para hacer las mezclas.

– Caja o bandeja para presentar la actividad.

– Varios contenedores y herramientas de manipulación (bols, cazos, cucharas, coladores, cacharros de cocina…).

Procedimiento

Ponemos en cada bolsa hermética los granos, el colorante (las cantidades las iremos viendo según el tipo de colorante), un chorrito de vinagre y una cucharada de agua. Agitamos un poco y dejamos macerar un ratito. No demasiado porque si la humedad entra demasiado en los granos puede que se reblandezcan demasiado y se nos acaben pudriendo. Nosotros los dejamos media hora más o menos. Después los extendemos, sin mezclar colores porque se puede liar bien gorda, en un plato o papel de cocina y lo dejamos secar toda la noche. Al día siguiente, ya estarán listos para jugar.

La propuesta queda preciosa si se presenta en la bandeja en orden cromático. Es armonía visual natural y no hay nada que pueda competir contra eso… Y las opciones de juego son infinitas: tocarlos en la misma caja, clasificarlos en tarros, sobre la mesa de luz, buscar tesoros en medio, colocar muñecos en medio, hacer creaciones artísticas, para cocinitas… Marco los tocó, los cogió con la cuchara, preparó platos y se los dio a los Nins. Pero hemos guardado los granos para futuros juegos.

IMG_2733IMG_2740

IMG_2742IMG_2745IMG_2752

IMG_2759

IMG_2769IMG_2770IMG_2772De verdad que es ir a lo más básico y triunfar segurísimo. A veces nos preocupamos en encontrar el juguete estrella y en casa, a la mano de todos, está la respuesta. Os animo a hacerlo.

IMG_2776.JPG¡Hasta la semana que viene!

IMG_2755.JPG

AMSTERDAM EN FAMILIA

¡Hola! ¿Qué tal vuestra semana?

Nosotros muy, muy cansados después de pasar un fin de semana exprés en familia en Ámsterdam. Pero es que a veces, la vida te ofrece regalos y esta vez, mi padre, nos ha regalado a toda la familia un viaje a esta ciudad. Des de siempre nos ha gustado viajar pero des de que nació Marco no nos hemos visto preparados para hacerlo hasta ahora. Nos daba un poco de miedo todo: el avión, las horas sin dormir, cambio de comida, de horarios, de “casa”… y no sé si lo hemos hecho en el momento más adecuado o es que nuestro hijo tiene un poder de adaptación superior al nuestro. Y es que realmente. ha sido un REGALO de viaje. Un lujo y un gozo. Y yo he descubierto el poder de “meditación” interior que tengo…

af496015-c35d-4e55-a23d-79fac5bebe02

Antes de contaros las visitas que hemos hecho os voy a dar cuatro pautas que a nosotros nos han salvado la vida:

– Llevar carrito de paseo. El carrito evidentemente te lo llevas pensando que tu hijo estará allí sentadito observando el nuevo paisaje. Pero no. El carrito sirve para transportar todas sus cosas para sobrevivir durante el día: algo de ropa por si refresca (el tiempo es muy variable…), tuppers con comida, agua, ropa de recambio, juguetes… El único handicap fue que en los aviones de compañías low cost te dejan llevarlo hasta la puerta de embarque y cuando aterrizas tienes que irlo a buscar a la cinta con las demás maletas. y es un rollo muy grande. A la ida estuvimos muchísimo rato esperando a que saliese y eso nos molestó porque no ayudó demasiado…

DSC02853

– Y la mochila portabebés es nuestro gran, gran aliado. Sé que no todos los bebés (o no tan bebés…) no les gusta ir allí dentro pero nosotros hemos porteado des del primer momento y Marco está súper acostumbrado y feliz. Realmente, la rutina de un viaje es muy distinta, y los niños acaban muy cansados del trajín que les damos, así que nunca está de más tener varias opciones para llevarlos.

DSC02864

DSC02682

En el viaje de vuelta sufrimos un retraso enorme debido a las huelgas de controladores en Francia y el pequeño se durmió allí dentro antes de despegar hasta que llegamos a casa casi a las 5 de la madrugada, que fue directo a la camita.

Y ahora sí. Dicho esto os hago un resumen cortito de nuestro fin de semana a Ámsterdam. ¡Vamos allá!

DSC02670

DSC02678

Salimos muy, muy pronto de casa para coger el primer avión del día. Me daba un poco de miedo despertar a Marco tan de madrugada pero lo cogimos en brazos con el pijama y lo pusimos en el coche. Durmió un ratito pero al llegar al aeropuerto empezó a alucinar con los aviones y los ruidos. El vuelo fue muy agradable, cosa que nos sorprendió a todos. El pequeño estuvo con su padre la mayor parte del viaje, mirando por la ventanilla, cantando, jugando, pintando… la verdad es que mi marido tiene más paciencia y paz que yo y en estos momentos se lleva todo el esfuerzo. Pero el pequeño estuvo receptivo así que todo fue genial. Al llegar a Ámsterdam, y para evitar estresarnos, lo pusimos en la mochila y durmió un par de horas.

DSC02686

DSC02705Cuando llegamos a Ámsterdam, cogimos un tren hacia el centro y de ahí un bus (que se coge en el mismo aeropuerto y tarda 10 minuto) que nos llevó hasta el hotel, situado en el centro, delante de la estación central. Dejamos maletas, nos aseamos un poco y a andar. Nos paramos a comer algo en un puesto de comida típica holandesa (guarrete, vamos…) cerca del hotel, en el barrio central. De ahí caminamos hacia el barrio de Jordan, el barrio latino y bohemio por excelencia. Pasamos por la plaza Dam, el centro neurálgico de la ciudad, y nos escondimos por las callejuelas llenas de plantas, cuadros y suelos empedrados. Evidentemente, los canales los cruzas una y otra vez. Visitamos la casa de Anna Frank, el mercadillo y paramos a un parque para jugar un poco. Allí, hasta el parque más cutre tiene juguetes públicos. Pero no son juguetes cualquiera. ¡Alucinas!

DSC02714DSC02734

DSC02737DSC02740

DSC02784DSC02788Compramos algo de comer para el peque (yogurt y arándanos, sus preferidos del mundo mundial) en Albert Heijn, que hay por todas partes. También compramos queso en una quesería típica y descubrimos la tienda de la Casa de los Ratones. Un lugar mágico donde te podrías pasar horas mirando la cantidad de detalles que contiene. Y merendamos en Winkel 43, donde hacen una (o la) tarta de manzana que es deliciosa. Se la dejamos probar a Marco y se rechupaba los deditos.

DSC02747DSC02757DSC02764

Después caminamos por los canales más bonitos de la zona y paseamos por el barrio Rojo, aunque no pudimos ver gran cosa porque era demasiado pronto… Cenamos en un wok, hicimos una cerveza en una terracita al lado de n canal y nos fuimos a dormir porque estábamos re-ben-ta-dos. Aunque Marco quiso jugar un poco antes…

DSC02808DSC02823DSC02827IMG_0032

El domingo nos levantamos frescos y pronto y después de un desayuno de lujo en el hotel nos pusimos en marcha. Paseamos por el mercado de las flores donde compramos algunas tulipas y nos adentramos en el barrio de Pijp. Otra zona bohemia y vintage. El barrio es muy bonito y hay tiendas preciosas, vale la pena destinar algún ratito. Sin tanto alboroto de turistas. Marco se quedó frito en la mochila y aprovechamos para llegar rápido a Vondelpark. El parque por excelencia de Amsterdam, y allí pasamos un buen rato entre prados, sombras, foodtrucks y conciertos. Marco corrió y hizo la voltereta y la croqueta como un loco. Después paseamos por la zona de los museos hasta el letrero de IAMSTERDAM, que debe de ser el lugar más turístico de toda la ciudad. Si esperáis tener una foto de vosotros solos en el cartel ir en pleno invierno porque si no ya os digo que es imposible. Lo que nos quedó de tarde lo pasamos haciendo algunas compritas. Yo entré en HEMA y cogimos un chubasquero amarillo para el peque (muy típico, ¿no?).

DSC02848DSC02861DSC02873DSC02877DSC02899DSC02927DSC02942DSC02956DSC02968

Y hasta aquí nuestro finde exprés en familia en Ámsterdam. Realmente hemos disfrutado a tope y ha valido mucho la pena. El norte es un lugar preciso y nos hemos quedado con millones de cosas por visitar. Así que, esperamos volver pronto para descubrir nuevos rincones.

DSC02971.JPG

VERMUT SOLIDARIO: HAVE FUN & HELP THE WORLD

¡Hola!

Hoy os traigo un resumen de lo que ha sido este fin de semana. Y es que hemos estado en el Vermut Solidario, como habéis visto los que me seguís en las redes sociales. La verdad es que teníamos millones de ganas de ir porque Laia (una gran amiga y persona y voluntaria del Vermut) nos había hablado tanto y tan bien que nos moríamos por verlo. Además, esta edición se celebraba en el Castillo de Montjuïc, que me parece un lugar mágico y encantador. La pena fue que mi marido se puso enfermo y tuvimos que ir Marco y yo, aunque allí nos encontramos con algunos amigos. Y realmente alucinamos. Es verdad que con un bebé vas a otro ritmo pero me pareció una gran fiesta.

IMG_8873

Y es que el Vermut Solidario es una iniciativa que tiene como objetivo fusionar la diversión con la solidaridad. Es decir, ejercer la solidaridad sin dejar de divertirse. Todo un nuevo concepto de evento: son 12 horas de diversión, donde todos los beneficios se convierten en una donación a una ONG. Esta edición el acto ha querido recaudar fondos para dos organizaciones preciosas:

Pallapupas trabajan en centros sanitarios usando el humor y el teatro como recurso para superar y crecer en la adversidad. El humor permite relativizarla, y rebajar el dramatismo. Su trabajo ayuda a mejorar el estado emocional de las personas enfermas, generando un cambio positivo mediante el humor y el teatro.

IMG_8897

IMG_8899
Surfrider Foundation Europe a través de la asociación Posidonia Green Project tienen el objetivo de limpiar las playas de Barcelona de plástico. Su misión es crear y desarrollar un proyecto de monitorización del estado de salud de las playas de la ciudad.

IMG_8879

IMG_8880

Nos ha encantado esta nueva forma de ocio solidario, en las que divertirse y ayudar a crear un mundo mejor es posible. Así que decidimos ir en plan slow, a disfrutar y a aprender. Llegamos un poco antes de la 1, canjeamos nuestras entradas anticipadas (con patatas fritas, tiquets de bebidas, snacks, bolso totem y vaso reciclable precioso) y lo primero que hicimos fue ir a saludar a Laia, que estaba en la caja vendiendo tiquets. Nos dimos una vuelta para entrar en el ambiente y repasamos cada rincón del castillo. Las vistas, los escenarios, la amplia variedad de foodtrucks con gastronomía nacional e internacional, la zona solidaria, la zona de shopping y finalmente la Family Zone. Aquí nos hubiéramos quedado a vivir. Al menos Marco.

Cuando llegamos estaban haciendo la actividad de pompas de jabón y el peque no paraba de soltar ooohhh! cada vez que le pasaba una burbuja por delante. Las perseguía, se bañaba en los cubos con jabón, cogía instrumentos para hacer las burbujas y se tiraba de cabeza para entrar en ellas. Me encantó. Simplemente me encantó. hacían servir objetos cotidianos para hacer súper burbujas gigantes y los niños no daban crédito.

IMG_8883

IMG_8886

IMG_8888

IMG_8894

IMG_8895

Después de acabar bien mojados (suerte que hacía sol) fuimos al stand de Pallapupas a mirar como pintaban caras, hacían trenzas y hinchaban globos. Obviamente el que nos regalaron duró poco en las manos de Marco…

Así que nos instalamos a la Baby’s Playground montada por Jugaia. La delicia más deliciosa de todas. Un mini mundo de juguetes preciosos, de calidad y pedagógicos: juguetes de Grapat, juguetes Waldorf, tablas curvas, botellas y paneles sensoriales… todo gracias a las bonitas chicas de Jugaia, que hacían un seguimiento de tu hijo con reportaje fotográfico incluido.

IMG_8901

IMG_8905

IMG_8907

IMG_8908

IMG_8909

IMG_8911

IMG_8936

IMG_8940

IMG_8941

Y después de jugar y jugar, nos fuimos a comer. Nos decidimos por la FoodTruck de Mandonga, donde nos sirvieron unas exquisitas albóndigas eco (escogimos la de cerdo marinado con salsa de soja y jengibre para mí y la de ternera fumada para Marco) en forma de hamburguesa exquisitas.

IMG_8912.JPG

Y para terminar la tarde, nos metimos en la Ciudad De Cartón By Avancar & ArquiKids, un laberinto de Barcelona hecho de cartón precioso.

IMG_8922

IMG_8924

IMG_8925

Y aunque la tarde se empañó un poco con llovizna y un poco de niebla, paseamos un ratito más, escuchamos música y cuando los peques empezaron a cerrar lentamente los ojos volvimos a casa.

Realmente nos pareció una experiencia preciosa y divertida, para mayores y pequeños. Así que, estad atentos a la próxima edición porque no os la podéis perder para nada en el mundo. ¡Nosotros seguro que repetimos!

IMG_8913

SANT JORDI 2018

¡Hola!

Esta semana ha vuelto a ser un poco de locos y mi vida ya no da para más, pero aquí estoy, con el post escrito y publicado a tiempo. Y como no, esta semana va dedicado a los libros que hemos incorporado en casa este Sant Jordi. Hace un tiempo hice una entrada con la primera biblioteca de Marco, donde podéis encontrar otros libros deliciosos, aquí.

El día del Libro nos quedamos dando un paseo tranquilo por nuestra localidad y así hacer un poco de compra local… la verdad es que, sorprendentemente, ¡tenemos librerías muy chulas y actualizadas! Así que todas las nuevas adquisiciones las hicimos en las paraditas que pusieron en las calles de nuestro pueblo.

thumbnail_IMG_8255

Pues bien, allí vamos. La primera ronda de cuentos son los que le hemos regalado a Marco.

Azul

Es un libro de tapa dura y pequeñito pero fácil de manejar. El nuestro es en catalán pero también está disponible en castellano. Más allá de ser el típico libro de los colores, al pasar las páginas descubres una historia que mágicamente se va encadenando página a página, dibujo a dibujo. Un anillo que cae al mar, un pez que se lo come, una ballena que se come al pez… es un libro sorprendente, sobre el color azul, con preciosas ilustraciones que se enlazan unas con otra contándonos una historia llena de tonos, matices y color.

Rojo

El mismo formato que el anterior, pero con el color rojo. Como si de una obra de teatro se tratara diferentes personajes aparecen tras abrirse el telón: caperucita roja, un zorro, un atardecer, una estrella de mar… y con ellos siempre presente el color rojo como hilo conductor de este maravilloso libro. Otra de las cosas bonitas que tienen estos dos libros es que ayudan a introducir vocabulario nuevo.

img_8259.jpg

Y no podía faltar un libro sobre este gran día: la leyenda de Sant Jordi. Lo tenemos desde el año pasado pero lo releemos cuando se acerca la época. El nuestro forma parte de la selección de cuentos explicados por Patufet y aunque no me encante la historia (no quiero que mi hijo crezca entre estereotipos…), se trata de una revisión tierna y divertida del costumario catalán. Y evidentemente son libros más aptos para cuando los niños saben por completo el hilo de la historia pero nosotros se lo enseñamos para ir contextualizando los momentos del año.

thumbnail_IMG_8281

El sol fa tard

Otro tesoro de Anna Llenas y Susana Peix. Un libro que abraza a los lectores suavemente y los encandila con sus imágenes, colores y sonidos. El Sol decide dormir un poco más y todo se desmorona a su tiempo. Explica los esfuerzos y impedimentos que tendrá que superar para recuperar su papel en el mundo. Como veis en la fotografía, Marco se ha enganchado a la historia.

IMG_8260

La siguiente selección de libros son los que nos hemos regalado papá y mamá. Sí, en casa recibimos todos libros.

Cuentos de buenas noches para niñas rebeldes

img_8257.jpg

Los libros más cotizados del momento: una recopilación de pequeñas historias con el relato de las vidas de grandes mujeres de la historia. Y aunque hoy son para mí, en un futuro los leeremos con Marco. Porque sí, porque se trata de visibilizar el papel de las mujeres a lo largo de la historia de la mano de todos. Y estos libros resultan una manera preciosa de hacerlo con nuestros hijos e hijas. Creo que es un libro imprescindible en cualquier casa y así ayudar a crear una sociedad mejor y dónde cualquiera pueda llegar a ser lo que desee, sea hombre o mujer. No por tener un varón debemos comprar libros de coches y monstruoso o por tener una niña comprar libros de princesas y muñecas.

Así que, página a página descubrimos la historia de 100 mujeres extraordinarias. Mujeres que fueron escritoras, piratas, paleontólogas, cirujanas, espías… Mujeres que persiguieron aquello en lo que creían. Cada biografía va acompañada de una original.

Libros Montessori

Y aquí mi lectura. 100 actividades Montessori para adentrarnos un poco más en la pedagogía Montessori en esta nueva etapa que empezamos (15 meses-5 años). Un libro claro y sencillo inspirador.

Todas las actividades vienen debidamente explicadas y fundamentadas. Están clasificadas en 7 grandes grupos diferentes: la vida práctica, la vida sensorial, el trabajo manual, el lenguaje, las actividades manuales y creativas, la motricidad global y la naturaleza.

Filosofía

thumbnail_IMG_8282

Y para papá un libro de filosofía, que le encanta. Un libro ameno que es mitad introducción a la filosofía y la psicología y mitad guía para ir por la vida.

Y bien, esto es todo por este año. Espero que os hayan gustado mis propuestas y que me contéis cuáles son las vuestras.

IMG_8256

MARCO Y EL AGUA

Marco siempre ha tenido una conexión especial con el agua. Por eso, hacía tiempo que quería hablar de ello… y justo la semana pasada empezamos a llevarlo a la piscina. Y el éxito fue brutal. Creo que hay niños a los que les gusta el agua (y el baño) y niños a los que no. Y nuestro retoño es de los que alucina.

Y aunque hemos tardado un poco en llevarlo a “nadar”, creo que no hemos hecho tarde. Nos daba un poco de miedo porque llevarlo tan pequeño en pleno invierno… pero ya está. El buen tiempo ya está aquí y aunque el aprendizaje sea diferente de si hubiera empezado con dos meses, los ejercicios que hacemos nos servirán para fortalecer el vínculo que tiene con el agua.

IMG_7811

¿Y por qué es importante el agua para los bebés? Pues el agua es un instrumento de enriquecimiento básico del niño desde los primeros meses de vida extrauterina. La natación para bebés es una experiencia afectiva, recreativa, placentera y estimulante. Evidentemente, poco tiene que ver con el nadar, ya que este planteamiento no se puede lograr hasta los 4 ó 5 años. Antes de esta edad los niños son demasiado pequeños para desarrollar autonomía en el agua y adquirir los movimientos de la natación.

Así que el primer contacto con el agua debe ser mediante el juego, como todo en esta edad. Por ello, es importante ofrecer a los pequeños materiales para jugar: botellas sensoriales, regadoras, palas, churros, pelotas, canciones…

“Todos los aprendizajes más importantes de la vida se hacen jugando”

Francesco Tonucci

Y en el agua jugamos todos. Nos metemos los tres en la piscina e intentamos crear un ambiente suave y tranquilo, relajado y con mucha paciencia por parte nuestra. Porque en nuestro caso, a nuestro bebé le da por mover todas sus extremidades y músculos cuando está dentro del agua. Pero se siente seguro. Y feliz.

IMG_7812

IMG_7814

IMG_7824

Y mientras tanto, el ejercicio acuático le estimula todo el aparato locomotor y los sentidos. Tanto es así, ¡que creemos que cuando salió de la piscina se nos había hecho mayor! Pero también es beneficioso para el aparato respiratorio y para el corazón y para reforzar el vínculo emocional entre nosotros. Sí, estamos todos felices y relajados dentro del agua. Y estamos juntos.

Así que, nuestro objetivo no es crear el mejor nadador del mundo mundial sino enseñarle a disfrutar de otro medio y a ser capaz de sobrevivir en él. Por ello, nuestros ejercicios se basan en movernos a través del agua, sumergirnos, activar las piernas, tirarnos desde distintas superficies, girar, flotar…

IMG_7818

IMG_7821

Para hacer un resumen de los beneficios que aporta la actividad en el agua en los bebés, sabemos que:

– Ayuda al desarrollo psicomotor: los bebés encuentran en el agua la posibilidad de moverse tridimensionalmente, siendo mucho mayor la libertad y continuidad de movimientos. A muy temprana edad comienzan a tener nociones de desplazamiento y distancia de una gran riqueza y sensibilidad, lo que redundará en una mayor coordinación motriz.

– Fortalece el sistema cardiorrespiratorio: la natación fortalece el corazón y los pulmones.

–  Ayuda al sistema inmunológico.

– Aumenta la capacidad de aprendizaje: está demostrado que los bebés que han hecho natación en los 2 primeros años de vida desarrollan una percepción mayor del mundo que los rodea, con lo que ya están aprendiendo a ser más creativos y observadores. El agua estimula la capacidad de juego del niño y este hecho repercutirá muy positivamente en aprendizajes futuros.

–  Mejora y fortalece la relación afectiva y cognitiva entre bebé-mamá-papá: se comparten situaciones ricas y profundas que no sucederán de otra forma pues se van a juntar las reacciones innatas e instintivas del bebé con las propias vivencias que genera la práctica de la natación.

– Inicia la socialización sin traumas en un ambiente lúdico y recreativo: desarrollándose como personas y su entorno de una forma natural.

– Desarrolla las habilidades vitales de supervivencia.

– Ayuda al bebé a relajarse y a sentirse más seguro.

IMG_7827.JPG

PRIMERA MESA DE EXPERIMENTACIÓN: PASCUA

Hola! ¿Qué tal han ido las mini vacaciones que tanto necesitábamos? Nosotros hemos aprovechado para desconectar a tope y recargar pilas.

Así que hoy os traigo un post súper chulo con una actividad que tenía muchas ganas de hacer con mi hijo. Son las conocidas mesas de experimentación. Sí, parece otra moda de estas que tanto hacen las mamis Pinterestianas pero es realmente una actividad preciosa y maravillosa.

IMG_2663

Y entonces, ¿qué es una mesa de experimentación? Pues no es más que un espacio creado por un adulto y que se visibiliza a través de una mesa o recipiente y diversos materiales y herramientas cercanos. Es un lugar que despierta la curiosidad de los peques que lo perciben como un cajón de sorpresas, ya que cualquier cosa que se pone en su interior puede resultar atractivo. Las también conocidas como cajas sensoriales permiten a los niños potenciar sus sentidos, desarrollar su motricidad, concentración e imaginación, considerándose una actividad terapéutica que aporta tranquilidad y relajación.

IMG_2666

Y es que el desarrollo sensorial es uno de los alimentos base de todo peque de entre 0 y 6 años. Algunas veces es el mismo niño quien se lo proporciona encontrando a su alrededor los elementos necesarios de aprendizaje y otras veces podemos crear el ambiente que le proporcione nuevas sensaciones. Y de una manera fácil y sencilla: a través del juego. Que es a través del cual los niños ensayan nuevas habilidades, exploran su imaginación y creatividad, y entablan relaciones con las demás personas generándose un vínculo emocional de aprendizaje y diversión.

Así que cuando como padre no se te ocurre ningún juego, este es perfecto. Porque como su buen nombre indica están pensadas para que los niños investiguen y manipulen a partir del material que los adultos escogemos y ponemos en ellas. Y pueden ser cosas muy sencillas: agua, recipientes, pipetas, piedras, paja, plumas, maderas… y ellos mismos estarán aprendiendo conceptos, leyes, pesos, temperaturas, texturas, volúmenes, colores… mientras  desarrollan su motricidad fina y gruesa, perfeccionan el vocabulario y manipulan libremente.

En nuestro caso, hemos empezado con la temática de Pascua pero evidentemente no tiene que ser lo primero que se les muestre. Y es que el momento para empezar con las mesas de experimentación va a ir con el desarrollo de cada niño (y de la época en que haya nacido, claro), pues merece la pena trabajarlas cuando el pequeño ya se mantiene en pie.

IMG_2667IMG_2670IMG_2671

Como podéis ver en las imágenes, todos los materiales escogidos, promovían el trabajo del que os he hablado más arriba: poner los pompones dentro de los boles, apretar con los dedos las pinzas, coger las plumas y hacer caricias, relacionar formas, tocar nuevas texturas, notar los pesos… y todo relacionado con el momento estacional que nos pertoca. Para que así el pequeño vaya relacionando tiempo con momentos.

IMG_2674IMG_2675IMG_2676IMG_2677IMG_2681IMG_2683

Realmente todo un éxito y un rato precioso de concentración y diversión para nuestro bebé.

CARAVANING: UN REGALO PARA MARCO Y CHARLIE

¡Buenas! Esta semana voy un poco liada con el peque y el tiempo se me ha pasado volandoooo. Y, efectivamente, el blog ha quedado a un lado por unas horas. Pero aquí estoy. Con mucha ilusión de hablaros en este post. Un post especial porque es nuevo para toda la familia: ¡nos hemos comprado una caravana!. Y aunque mi ilusión es tunearla al más estilo Pinterest, de momento hemos hecho la primera escapadita con cuatro detalles que le he puesto… y este es el resultado. Es una caravana pequeña, con unas literas a un lado, un baño y cocina en el medio (uno en cada lado, claro) y la mesa-comedor que se convierte en cama de matrimonio. Nos hizo mucha ilusión cogerla porque es de la marca “Jazz”, algo que suena mucho en casa porque mi marido es saxofonista. Así que entendimos que era un mensaje. Un mensaje muy claro.

DSC01399DSC01429DSC01430DSC01431Y el mensaje era fomentar y vivir intensamente eso del “slow family living” o “slow parenting”, porque como ya afirmó Carl Honoré “La vida no es una carrera, es un viaje, un descubrimiento para hacer juntos”. Porque es muy importante tener una actitud de vida que se fundamente en una crianza pausada, una educación calmada que permita a los niños vivir más despacio y disfrutar de cada etapa. Al menos, intentarlo. Para que así,  ellos se sientan más tranquilos, más libres para explorar el mundo a su manera, más seguros.

DSC01560IMG_6278Y es que hemos comprobado que viajar en caravana es estar juntos. Muy juntos. Y hemos pasado tiempo unos con otros. Y el tiempo es importante, tanto la calidad como la cantidad, para entregarnos a ellos sin prisas, hablar con ellos, darles explicaciones, observarles. Bajar a cero el estrés, comer juntos, hablar, reforzar vínculos, jugar a cosas sencillas…

DSC01404DSC01420DSC01438En resumen, casi no hacer nada. Realmente, ¿qué problema hay en pasar tiempo en pausa? Hoy en día, la gente criminaliza los momentos de inactividad o tiempo muerto; necesitan hacer, hacer y hacer más. Y no saben que dedicarse simplemente a pensar, a terrear o a dejar que los rayos de sol te atrapen en una hamaca colgante es un regalo que no se puede pagar.

E ir de camping te permite todo eso. Este fin de semana pasado estuvimos en la Fageda d’en Jordà, en Olot. Un camping en medio del bosque con todas las prestaciones de la naturaleza. Nuestro retoño (y nuestro perrito Charlie) encontraron allí su entorno. Su marco para el desarrollo de la creatividad. Sí, Marco iba descalzo, se ensució, experimentó con texturas nuevas y vivió sensaciones que jamás olvidará. Lo vimos. Nos dimos cuenta que nuestro hijo necesita el entorno natural para impulsar su desarrollo. Creció. Este fin de semana cambiaron cosas en él. A través de esta experiencia ha descubierto lo que es la intuición, la imaginación (si lo hubierais visto haciendo la croqueta en la hierba o haciendo agujeros en la arena…), la creatividad y la libertad. Ha jugado hasta caer rendido y ha probado cosas nuevas (los famosos yogures de la cooperativa de la Fageda).

DSC01432DSC01436DSC01440DSC01544DSC01547DSC01549Conectó con la vida, con él mismo y con nosotros. Pero no sólo él. Estar en medio de la naturaleza hace que todo fluya entre todos. Nos ha ayudado a coger fuerzas y energía. En Olot, bueno en sus bosques de hayas, nos hemos calmado, hemos intentado combatir el estrés (era la primera vez que salíamos en caravana y alguna traba ha habido), hemos paseado, “dormido” y hemos reído. Mucho.

 

 

 

NUESTRO LUGAR FAVORITO

¡Hola! Hoy os quería hablar de un lugar muy especial para nosotros. Y aunque no es un lugar típicamente kids-friendly, para nosotros es el lugar perfecto. Y me refiero a que no por ello no es posible ir con bebés. A veces (o siempre), cuando te conviertes en papá/mamá te repiten que ya nunca vas a hacer lo que antes hacías. Y yo, a estas personas, les digo que se equivocan. Haces las mismas y más.

Por eso, hoy os hablaré de Collioure. Collioure es y será mi lugar. Desde muy joven sentí atracción por esta perla de la costa Bermeja, en la comarca del Rosellón. Es un pueblito pintoresco lleno de historia y cultura y aun recuerdo cuando mi profesora de literatura nos hablaba de este lugar: le brillaban los ojos. Así que mis padres decidieron llevarme. Y me encandilé. Soñé una y otra vez con ese hotelito forrado de glicinas. Me veía paseando lentamente, sumergiéndome con alguien en sus rincones. Y es que hay tantos lugares para ver, tantas historias escondidas a puertas cerradas.

Pero ese primer viaje en coche con mis padres marcaría, realmente, mi vida para siempre. El destino hizo que conociera al que hoy es mi marido. Y allí, en Collioure, hicimos nuestra primera escapada. Era invierno, hacía un frío que te pelabas. El aire cortaba la respiración pero ese ambiente que tiene el pueblo hacían que se te olvidara todo. Estaba viviendo mi pequeño cuento de hadas.

Y no se acabó aquí. Hemos estado cada año. En las mismas fechas. Hemos recordado qué hacíamos o cómo estábamos el año anterior. Hemos descubierto rincones nuevos. Hemos repetido fotos. Y cada año ha sido diferente, pero quizás, mejor que el anterior.

Y es que en Collioure no sólo hicimos nuestra primera escapada romántica… En esa playa, la que recuerdo y recordaré toda la vida, David me pidió que me casara con él. Sí, era pronto. Muy pronto. Y la playa estaba desértica (además era invierno y el frío cortante seguía allí…). Pero nuestro perrito tenía que salir a pasear. Y mientras él correteaba por la playa a sus anchas (bueno, no tan anchas porque estaba rompiendo mi mochila…) me encontré prometida con el único hombre de mi vida.

IMG_0029

El siguiente año fuimos con la inocencia de ir a “fabricar” a nuestro retoño. Pero ya se sabe, ellos llegan cuando quieren… Aunque fue bonito intentar imaginarlo…

También hemos ido el año que sí estaba embarazada. Y finalmente, hemos estado toda la familia. Lo que siempre había soñado. Mi marido, mi perro, mi hijo y yo. En Collioure. Deseaba tanto enseñarle a mi hijo el faro, la pequeña iglesia en la roca, el castillo real al borde del mar, el puerto con sus barcas típicas, las pequeñas playas de guijarros, las terrazas de los cafés, la ciudad vieja con fachadas de colores y el característico campanario con su cúpula rosas, la tumba de Antonio Machado, el mercadillo del domingo, el molino, los jardines… toda esa estampa tan perfectamente bonita que a mí me había ayudado tanto a desaparecer. Aunque hoy, mientras escribo este post, no acabo de ver claro si Collioure me ha servido para perderme y alejarme de los problemas o a encontrarme conmigo misma, con mi yo más profundo. Y descubrir otros deseos que están demasiado lejos de toda realidad.

De todas formas, aconsejo viajar a este lugar en familia. Nos alojamos en un hotel-apartamento precioso, con vistas directas a la playa central, hay cocina, todo lo necesario para los bebés, piscina… Y se llega en un par de horas desde Barcelona. Es un viaje en familia perfecto para descansar, desconectar y disfrutar de unos con otros.

Espero que os haya gustado la propuesta de viajar en familia de hoy, aunque lleve carga sentimental.

Nos vemos la semana que viene, ¡muchas gracias por estar ahí!

 

Primera “Fira del Nadó” de Canet de Mar

El domingo pasado os conté por Instagram que se celebró en Canet de Mar la Primera Fira del Nadó, de la mano de la asociación Lactamar Prolactancia.

Durante la jornada, disfrutamos de ponencias, talleres, actividades para embarazadas, madres, padres y bebés y también para los hermanos más mayores. Así pues, se delimitaron diferentes espacios con funciones diferentes: en una de las aulas de la Escola de Teixits de Punt se hicieron ponencias y mesas redondas; se acondicionó una sala donde se impartieron talleres íntimos y familiares; al aire libre se podía disfrutar de una feria de artesanos con paraditas de diferentes temáticas pero orientadas todas al embarazo, bebés y niñ@s. Finalmente, se hicieron sorteos, intercambios de productos, cuentos, chocolatada, exposición de fotografías, zona de juego blando…

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Cabe destacar, de toda la feria, la ponencia del pediatra Carlos González, quién dio inicio a todo el día y nos alimentó con sus sinceras y llanas palabras. Habló de alimentación complementaria, de amamantar, de querer, de respetar. Quizá no hay ninguna fórmula mágica para ser la mejor madre del mundo mundial pero todas nos fuimos de la charla con la certeza de que no hay mejor decisión que la tomada con amor y respeto.

Poder tener a Carlos González tan cerca (mi marido estuvo un buen rato hablando con él) ha sido algo increíblemente bonito. Escucharlo nos ha aportado serenidad y unión en casa. Así que estamos eternamente agradecidos por el trabajo que han hecho las mamis que forman la junta de Lactamar.

También había la parte más solidaria de ser mamá: el Banco de Leche Materna, donde mamis que tienen más producción de los que su pequeño consume pueden dar este excedente para que se puedan beneficiar los bebés prematuros de bajo peso.

En resumen, fue un día espectacular, lleno de emociones, un día que unió más a las mamis que formamos Lactamar y donde cada una de nosotros puso de nuestra parte. Había decoradoras, fotógrafas, administradoras, bailarinas (¡sí, cerramos la fiesta con un baile de porteo!), diseñadoras (cabe destacar el papel de Laia, quien diseño los trípticos, folletos, pósters, y app), asesoras…

DSC00896.JPG

¿Y qué es Lactamar Prolactancia? Pues se trata de una asociación sin ánimo de lucro que da soporte a la lactancia materna y ayuda a todas las madres con actividades y asesoramiento a entender mejor cómo alimentar a un bebé. Además, hay grupos de soporte presenciales guiados por asesoras formadas, tanto en Canet de Mar como en Arenys de Munt.lactamarSi todavía no seguís a Lactamar no dejéis de hacerlo, sobre todo si sois mamás o vais a serlo en breve. Os podéis apuntar a los encuentros semanales en cualquier momento y “hacer tribu” mientras conoces el grandiosísimo abanico de la maternidad.

Gracias por leerme, ¡hasta el jueves!