MARCO Y EL AGUA

Marco siempre ha tenido una conexión especial con el agua. Por eso, hacía tiempo que quería hablar de ello… y justo la semana pasada empezamos a llevarlo a la piscina. Y el éxito fue brutal. Creo que hay niños a los que les gusta el agua (y el baño) y niños a los que no. Y nuestro retoño es de los que alucina.

Y aunque hemos tardado un poco en llevarlo a “nadar”, creo que no hemos hecho tarde. Nos daba un poco de miedo porque llevarlo tan pequeño en pleno invierno… pero ya está. El buen tiempo ya está aquí y aunque el aprendizaje sea diferente de si hubiera empezado con dos meses, los ejercicios que hacemos nos servirán para fortalecer el vínculo que tiene con el agua.

IMG_7811

¿Y por qué es importante el agua para los bebés? Pues el agua es un instrumento de enriquecimiento básico del niño desde los primeros meses de vida extrauterina. La natación para bebés es una experiencia afectiva, recreativa, placentera y estimulante. Evidentemente, poco tiene que ver con el nadar, ya que este planteamiento no se puede lograr hasta los 4 ó 5 años. Antes de esta edad los niños son demasiado pequeños para desarrollar autonomía en el agua y adquirir los movimientos de la natación.

Así que el primer contacto con el agua debe ser mediante el juego, como todo en esta edad. Por ello, es importante ofrecer a los pequeños materiales para jugar: botellas sensoriales, regadoras, palas, churros, pelotas, canciones…

“Todos los aprendizajes más importantes de la vida se hacen jugando”

Francesco Tonucci

Y en el agua jugamos todos. Nos metemos los tres en la piscina e intentamos crear un ambiente suave y tranquilo, relajado y con mucha paciencia por parte nuestra. Porque en nuestro caso, a nuestro bebé le da por mover todas sus extremidades y músculos cuando está dentro del agua. Pero se siente seguro. Y feliz.

IMG_7812

IMG_7814

IMG_7824

Y mientras tanto, el ejercicio acuático le estimula todo el aparato locomotor y los sentidos. Tanto es así, ¡que creemos que cuando salió de la piscina se nos había hecho mayor! Pero también es beneficioso para el aparato respiratorio y para el corazón y para reforzar el vínculo emocional entre nosotros. Sí, estamos todos felices y relajados dentro del agua. Y estamos juntos.

Así que, nuestro objetivo no es crear el mejor nadador del mundo mundial sino enseñarle a disfrutar de otro medio y a ser capaz de sobrevivir en él. Por ello, nuestros ejercicios se basan en movernos a través del agua, sumergirnos, activar las piernas, tirarnos desde distintas superficies, girar, flotar…

IMG_7818

IMG_7821

Para hacer un resumen de los beneficios que aporta la actividad en el agua en los bebés, sabemos que:

– Ayuda al desarrollo psicomotor: los bebés encuentran en el agua la posibilidad de moverse tridimensionalmente, siendo mucho mayor la libertad y continuidad de movimientos. A muy temprana edad comienzan a tener nociones de desplazamiento y distancia de una gran riqueza y sensibilidad, lo que redundará en una mayor coordinación motriz.

– Fortalece el sistema cardiorrespiratorio: la natación fortalece el corazón y los pulmones.

–  Ayuda al sistema inmunológico.

– Aumenta la capacidad de aprendizaje: está demostrado que los bebés que han hecho natación en los 2 primeros años de vida desarrollan una percepción mayor del mundo que los rodea, con lo que ya están aprendiendo a ser más creativos y observadores. El agua estimula la capacidad de juego del niño y este hecho repercutirá muy positivamente en aprendizajes futuros.

–  Mejora y fortalece la relación afectiva y cognitiva entre bebé-mamá-papá: se comparten situaciones ricas y profundas que no sucederán de otra forma pues se van a juntar las reacciones innatas e instintivas del bebé con las propias vivencias que genera la práctica de la natación.

– Inicia la socialización sin traumas en un ambiente lúdico y recreativo: desarrollándose como personas y su entorno de una forma natural.

– Desarrolla las habilidades vitales de supervivencia.

– Ayuda al bebé a relajarse y a sentirse más seguro.

IMG_7827.JPG

Anuncios

JUGUETES PEDAGÓGICOS

Hoy vengo con  un post que hace muchísimo que tenía medio preparado pero que no acababa nunca. Es una recopilación de juguetes pedagógicos que hemos incorporado en los momentos de juego de Marco entre Navidades y su cumple. Para mí, son juguetes de los que ya estaba enamoradísima des de que el peque era muy bebé pero evidentemente no era el momento de comprarlos. Siempre he pensado que hay que esperar a comprar los juguetes de nuestros hijos y mirar qué necesidades tienen y en qué momento madurativo se encuentran. Porque a veces, compras algo con mucha ilusión y después tu hijo no pasa por la fase que ese juguete implica.

Así que, después de observar mucho a nuestro hijo hicimos una lista con juguetes que pensamos que eran ideales para el momento en que se encontraba y que a la vez, lo acompañarían durante mucho tiempo:

TABLA CURVA: Cuando decidí que Marco la necesitaba recuerdo que mucha gente pensó que era una gran tontería de juguete porque realmente es ni más ni menos que una tabla. Y eso es lo que hace que sus posibilidades de juego sean infinitas. Yo decía: donde nosotros vemos una simple tabla, el niño ve un balancín, un refugio, un túnel, un puente, una tienda, una casa, un asiento en el salón, un taburete para lavarte los dientes, un paisaje de animales, un sillón, un circo … mil y una posibilidades y oportunidades de juego.

IMG_7718.JPG

Y es que entraría dentro de los juguetes desestructurados que tanto gustan a muchas madres y padres. Como recordatorio, decir que son juguetes que no son nada y que pueden serlo todo, con lo que desarrollan la imaginación y la creatividad del niño.

Marco juega bastante por lo temprano que se lo hemos ofrecido. Así que de momento juega a operaciones básicas: pasar por debajo, esconder cosas, tirar pelotas, tirarse como en un tobogán, balancearse (esto lo hace con su padre), pasar coches por encima… Y siempre con nuestro apoyo.

IMG_7715

IMG_7716

Para resumir sus aportaciones según varias pedagogías:

  • Montessori: Mejora el equilibrio y la consciencia sobre el cuerpo. Se aprenden conceptos como cóncavo y convexo tocándolos y viéndolos.
  • Waldorf: Es un material que potencia el juego libre, desestructurado, es un material abierto y natural.
  • Pikler: favorece el movimiento libre del niño.

Es un material realmente bonito, y cuando lo ves en manos de los niños comprendes porqué es un juguete con tantas posibilidades.

ARCO IRIS WALDORF: Uno de los juguetes más completos y fotografiados del mercado. Por su belleza, su madera (imperfecta y natural), por su olor, por la información sensorial que ofrece. Un juguete en el que hemos pasado (de momento) más ratos nosotros que nuestro pequeño. Y es que realmente es un producto abierto y versátil que ofrece mil opciones constructivas y simbólicas. Las piezas de forma curvada sugieren todo tipo de composiciones y también de elementos simbólicos.

IMG_7744

IMG_7745

IMG_7746

Así que el éxito del arco iris Waldorf está fundamentado:
• Sus piezas ayudan a diferenciar formas y colores.
• Manipulándolo se gana destreza y coordinación.

CAMPANILLAS: Normalmente el primer instrumento que cae en manos de un niño/a suele ser un tambor, una trompeta o algún otro instrumento que hace mucho ruido porque a algunos adultos les hace gracia que golpeen con fuerza para producir sonidos o ruidos estridentes y se lo regalan con el fin de reir un rato. Pero lo cierto es que está comprobado que esto no es lo idóneo ya que el aparato auditivo de los bebés y los niños pequeños es muy delicado y sensible. La pedagogía Waldorf sugiere que se debe ofrecer a los niños pequeños instrumentos que no sean de percusión. Así que un ejemplo versátil, delicado y perfecto es el conjunto de 8 campanillas, que cada una reproduce una nota diferente y  los colores ayudan a asociar cada campana a la nota que le corresponde.

IMG_7675

IMG_7669

Nuestro hijo alucina con su sonido y, evidentemente, alucina cuando su padre toca canciones que él conoce.

JUEGO HEURÍSTICO: Para mí es el juego por excelencia y con el que Marco pasa horas y horas de su día a día. Y es que el juego heurístico es una actividad pensada para llevar a cabo con niños en su segundo año de vida (con su antecedente en la panera de los tesoros que podéis leer aquí). Con el objetivo de aprovechar la enorme curiosidad de los pequeños, esta actividad permite desarrollar sus capacidades y favorecer sus habilidades sociales y de comunicación. ¿Por qué? Pues porque el niño tiende, de forma natural, a explorar y a combinar los objetos que tiene a su alcance. Todo le interesa. Aprovechando su enorme curiosidad, su actividad espontánea, su creciente destreza manual y su movilidad surge el juego heurístico, que no es más que el aprendizaje activo. Es decir, manipular y combinar libremente gran variedad de objetos explorando las distintas posibilidades. Juegan absortos a llenar y vaciar, apilar, abrir y cerrar, tapar y destapar, comparar, introducir unos objetos dentro de otros… Nosotros recogemos los materiales en la panera de los tesoros y depende del día cambiamos/introducimos materiales distintos. A veces, hacemos temáticas (objetos sonoros, limpieza, madera, objetos cotidianos, animales…).

IMG_7697

IMG_7701

PISICNA DE BOLAS: El juguete más cotizado, más deseado, más Pinterest y más bonito del mundo mundial. Os lo puedo asegurar.  Hacía tanto tiempo que quería ver a mi hijo dentro de esta piscina de bolas que el día que llegó (nos costó 3 meses conseguirla) no os podéis imaginar los gritos de emoción que pegamos todos (yo ya lo sabía porque mi hijo en eso, es igual que yo…) y cómo nos tiramos de cabeza. Hasta el perro alucinó y saltó de emoción.

IMG_5789IMG_5806La verdad es que ya está más que amortizada porque nuestro retoño es un niño muy activo y con mucha necesidad motora, así que la piscina le ha servido para marcarse nuevos retos y no parar quieto en ningún momento. Con ella, hemos aprendido a entrar y salir (de todas las formas posibles), a meter y sacar bolas, a contar hasta tres, a mirar colores y escoger bolas, a caer y a reír mucho. Juntos.

PRIMERA MESA DE EXPERIMENTACIÓN: PASCUA

Hola! ¿Qué tal han ido las mini vacaciones que tanto necesitábamos? Nosotros hemos aprovechado para desconectar a tope y recargar pilas.

Así que hoy os traigo un post súper chulo con una actividad que tenía muchas ganas de hacer con mi hijo. Son las conocidas mesas de experimentación. Sí, parece otra moda de estas que tanto hacen las mamis Pinterestianas pero es realmente una actividad preciosa y maravillosa.

IMG_2663

Y entonces, ¿qué es una mesa de experimentación? Pues no es más que un espacio creado por un adulto y que se visibiliza a través de una mesa o recipiente y diversos materiales y herramientas cercanos. Es un lugar que despierta la curiosidad de los peques que lo perciben como un cajón de sorpresas, ya que cualquier cosa que se pone en su interior puede resultar atractivo. Las también conocidas como cajas sensoriales permiten a los niños potenciar sus sentidos, desarrollar su motricidad, concentración e imaginación, considerándose una actividad terapéutica que aporta tranquilidad y relajación.

IMG_2666

Y es que el desarrollo sensorial es uno de los alimentos base de todo peque de entre 0 y 6 años. Algunas veces es el mismo niño quien se lo proporciona encontrando a su alrededor los elementos necesarios de aprendizaje y otras veces podemos crear el ambiente que le proporcione nuevas sensaciones. Y de una manera fácil y sencilla: a través del juego. Que es a través del cual los niños ensayan nuevas habilidades, exploran su imaginación y creatividad, y entablan relaciones con las demás personas generándose un vínculo emocional de aprendizaje y diversión.

Así que cuando como padre no se te ocurre ningún juego, este es perfecto. Porque como su buen nombre indica están pensadas para que los niños investiguen y manipulen a partir del material que los adultos escogemos y ponemos en ellas. Y pueden ser cosas muy sencillas: agua, recipientes, pipetas, piedras, paja, plumas, maderas… y ellos mismos estarán aprendiendo conceptos, leyes, pesos, temperaturas, texturas, volúmenes, colores… mientras  desarrollan su motricidad fina y gruesa, perfeccionan el vocabulario y manipulan libremente.

En nuestro caso, hemos empezado con la temática de Pascua pero evidentemente no tiene que ser lo primero que se les muestre. Y es que el momento para empezar con las mesas de experimentación va a ir con el desarrollo de cada niño (y de la época en que haya nacido, claro), pues merece la pena trabajarlas cuando el pequeño ya se mantiene en pie.

IMG_2667IMG_2670IMG_2671

Como podéis ver en las imágenes, todos los materiales escogidos, promovían el trabajo del que os he hablado más arriba: poner los pompones dentro de los boles, apretar con los dedos las pinzas, coger las plumas y hacer caricias, relacionar formas, tocar nuevas texturas, notar los pesos… y todo relacionado con el momento estacional que nos pertoca. Para que así el pequeño vaya relacionando tiempo con momentos.

IMG_2674IMG_2675IMG_2676IMG_2677IMG_2681IMG_2683

Realmente todo un éxito y un rato precioso de concentración y diversión para nuestro bebé.

DIY – MESA DE LUZ

Hoy os traigo un nuevo post DIY. Me he animado con ello y aunque en internet hay millones de webs donde explican cómo hacer los DIY’s que yo os presento, siempre va bien tener a alguien cerca que te explique su versión, que seguro que es distinta a todas las demás. Pero antes de nada, quiero darle las gracias a mi marido ya que ha sido él la mano ejecutora.

Pues bien, hoy os quiero hablar de las mesas de luz. Seguro que tod@s hemos visto alguna por estos mundos de la nube. Y nos hemos enamorado de lo preciosas que quedan las mesas de luz en un ambiente cálido, íntimo y muy Pinterest. Pero, ¿para qué sirve realmente? ¿Es importante que los niños tengan una mesa de luz en casa? ¿Qué podemos hacer servir para jugar en una mesa de luz?

Realmente, el juego relacionado con la luz y la oscuridad  nos acompaña toda la vida, aunque no nos demos cuenta. Es algo sutil y que en muchos casos, en la infancia más temprana no se le da importancia, pero se trata de un viaje de descubrimiento visual, donde las mesas nos ofrecen un marco mágico de interacción con la luz y sus efectos. Personalmente, son una magnífica propuesta de experimentación y juego sensorial, manipulativo y artístico que se pueden ofrecer desde los primeros años de vida en adelante.

¿Qué es una mesa de luz? ¿Por qué una mesa de luz en casa?

Básicamente es una tabla que se ilumina con luz y que sirve como herramienta educativa y lúdica esencial para los niños pequeños que ofrece multitud de posibilidades. Existe una gran variedad de formas, tamaños y calidades que van desde cajas de luz de plástico, cajones de madera o mesas más sofisticadas con luces de leds…

Realmente, las mesas de luz ofrecen una amplia cantidad de beneficios del juego de luz. A menudo, las mesas de luz se asocian como un excelente recurso para la ciencia, la exploración y el descubrimiento , pero pueden ser mucho más. Se pueden utilizar para el juego libre, y  también para la integración sensorial. Para la observación, la atención y el aprendizaje académico como la lectoescritura, lenguaje, matemáticas, música, y ciencias. Crean un espacio de aprendizaje atractivo y acogedor que anima a los niños a participar en actividades de aprendizaje a través del juego sin que ni siquiera se den cuenta.

Son una excelente fuente de información multisensorial, donde la vía visual cobra especial protagonismo. Los niños se sienten atraídos naturalmente hacia la luz del panel y, a menudo se calman con la estimulación visual mientras exploran un objeto.

¿Son una moda las mesas de luz?

Pues la verdad es que no. Lo que pasa es que de un tiempo hacia aquí estamos todos más al alcance de la información y los papás y mamás tenemos más oferta pedagógica para contrastar. Y las mesas de luz y todos los espacios multisensoriales están inspirados en el enfoque pedagógico Reggio Emilia (enfocada desde los 18 meses hasta los 2 años). Se trata de una pedagogía innovadora e inspiradora para la educación de la primera infancia que valora al niño/a como fuerte, capaz y flexible. Cada niño trae consigo un gran potencial y una curiosidad innata que le lleva a desarrollar un profundo interés por descubrir el mundo y su lugar en él. Por eso, consideran que los niños son capaces de construir su propio aprendizaje si tienen las herramientas y el ambiente adecuado. Evidentemente, no es un método absoluto sino que se trata de una orientación y adaptación a cada niño.

Nuestra mesa de luz DIY

Para hacer una mesa de luz casera (y sobretodo, segura) hemos seguido unos pasos muy sencillos, con materiales también sencillos.

Materiales

* Caja de madera de vinos: nosotros fuimos a una tienda de vinos especializada y pedimos la caja más grande. Nuestras medidas son aproximadamente de 50cmx40cm. Nos costó 7€, aunque puede ser que os la regalen. Es una opción ideal porque normalmente llevan una asa de cuerda que sirve para transportarla, como una maleta.

* Plástico de metacrilato blanco translúcido: en cualquier nave industrial donde vendan cosas de bricolaje lo encontrareis fácilmente. Como la caja de vinos ya tiene las guías para pasar la tapa es muy sencillo acoplar el plástico.

* Fluorescente de luz fría: nosotros compramos una en Aki de 40-50cm de largo (Mini regleta T4 16W blanca). El fluorescente ya lleva su cable de corriente.

* Regletas para unión de cables.

* Papel de aluminio.

* Alargo de corriente sencillo (2m de largo).

Pasos

El primer paso es retirar la tapa de madera que lleva la caja de vinos. Seguidamente, se forra el interior de la caja con papel de aluminio. No hace falta que quede súper perfecto, simplemente es para que la luz se propague por toda la superficie. Aunque mi marido sí que es súper perfecto y cortó tiras de papel de aluminio y las fue pegando con cola una solapada con otra.

Cuando tenemos forrado el interior de la caja, debemos hacer un pequeño agujero para pasar el cable del fluorescente y después colocar/enganchar el fluorescente. Con tornillos se ancla en la madera. Si no cabe horizontalmente se puede colocar transversalmente, como hemos hecho nosotros. Cuando tenemos el fluorescente fijado debemos cortar el cable para pasarlo por el agujerito de uno de los costados de la madera. Para volver a conectar los cables usaremos las regletas que también van fijadas a las madera. Es verdad, que muchas de las mesas de luz que se compran hechas llevan un interruptor y una rueda para escoger el color de la pantalla, pero de esta manera, sale mucho más económico el resultado es el mismo. Finalmente, ponemos el metacrilato por las vías que tiene la misma caja y ¡voilá!, ya tenemos la caja lista para usar. Mi marido usó las maderitas que tenía la tapa de madera de la caja para hacer de tope del metacrilato. Un dato a destacar es que con las mesas de luz siempre debe haber un adulto controlando el juego del niño. Además, que lo divertido es participar con ellos.

IMG_5392

IMG_5392IMG_5393

8861c3eb-f607-4247-8e9c-d7a63fbe3d97

Nosotros de momento tenemos poco material de mesa de luz pero poco a poco iremos aumentando la familia.

IMG_5396IMG_5395

Espero que os haya gusto y que os animéis a fabricarla. Es fácil, rápida de hacer y segura. ¡Hasta la próxima semana!

DIY – BOTELLAS SENSORIALES

¡Hola! ¿Qué tal? Hoy os traigo una propuesta de DIY (tenía ganas de hacer uno…) súper sencilla por si todavía os queda por hacer algún detallito para Reyes… os hablo de las famosas botellas sensoriales, un tipo de material de estimulación que se ha puesto muy de moda en los últimos años.

IMG_4755

Pero, ¿realmente qué son? ¿para qué sirven? Se trata de botellas, botes o tarros, generalmente de plástico, que rellenamos con objetos o diversos materiales para que estimulen diversas sensaciones en el niño cuando movamos la botella. Es un material muy atractivo para los niños por su belleza y colores, que además, los acerca al mundo del arte. Y como buen material desestructurado promueve e incentiva la experimentación e investigación del mismo. Sí. Juego desestructurado: son juguetes que no sirven para nada y sirven para todo. No tienen normas y es el jugador el que escoge lo que quiere que sea. Por lo tanto, hace mover su imaginación, su creatividad y su fantasía. Además, una vez elaboradas las botellas el niño las manipula libremente, las hace girar y observa el comportamiento de los objetos que tiene dentro, si es que los hay. También se puede guiar al niño para que observe o se fije más en determinados objetos o utilice las botellas para experimentar con la luz en la mesa de luz. Que por cierto, la nuestra también es un súper DIY de mi marido. Ya Prepararé otro post porque ¡le ha quedado impresionante!

Por lo tanto, las botellas sensoriales:

– Estimulan la atención, la observación, el seguimiento de objetos, la curiosidad, las ganas de explorar…. los sentidos en general.

– Se emplean como material de estimulación multisensorial para niños pequeños que se encuentran en pleno proceso de maduración psicomotor.

– Mejorar la atención en los objetos

– Estimular la curiosidad, el interés, el afán de exploración

– Aumentar las sensaciones placenteras que se consiguen ante determinados estímulos concretos para cada niño.

Hay muchos tipos de botellas sensoriales: para la estimulación visual (con líquido), para la estimulación auditiva (botellas secas, con sólidos que hacen diferentes sonidos), para desarrollar diferentes sentidos (mezclar líquidos y sólidos y crear minimundos dentro)…

Nosotros hemos fabricado las botellas para la estimulación visual y así poder jugar dentro y fuera de la mesa de luz. Hemos escogido los colores del arco iris para que nuestro peque juegue con sus combinaciones y con la importancia de la luz y así descubra las características y las posibilidades de dicho objeto.

Para hacerlas necesitamos materiales muy sencillos:

– Botellas de plástico

– Agua

– Aceite de bebé

– Colorante alimenticio

– Silicona y pistola

– Otros: purpurina, bolitas orbeez…

Para fabricarlas solo tenemos que rellenar las botellas con agua, tirar unas gotas de aceite de bebé (cuando agitas la botella se crean unas burbujas preciosas), añadir el colorante y sellar el tapón con la silicona para que no se abran. Opcionalmente, y para hacer más atractivas las botellas, podemos poner purpurina o las bolitas orbeez dentro y así cuando las muevan sobre la mesa de luz quedaran muy bonitas.

Y hasta aquí mi pequeño granito de arena. Espero que os haya gustado y que os animéis a hacerlas porque el resultado es espectacular.

LA PEQUEÑA PLAY&ROOM DE MARCO

Hola a tod@s! ¿Cómo ha ido esta semana? Yo me permití unas mini vacaciones de blog pero vuelvo con las pilas cargadas y muchas ideas nuevas para publicar. Así que allá vamos.

Hacía mucho tiempo que tenía ganas de publicar este post, además creo que podemos intercambiar muchas ideas y propuestas entre todos. Mi idea es enseñar cómo hemos organizado y decorado la habitación/playroom de Marco. Y pongo las dos palabras juntas porque hasta este momento esta habitación ha sido exclusivamente una playroom. Mi sueño era tener una habitación donde nuestro pequeño durmiera y otra habitación donde pudiese jugar. Pero a veces, nuestras casas no son tan PInterest y el espacio no da para más. Así que en nuestro caso hemos hecho un max-mix que creo que ha tenido un buen resultado.

Antes de nada quiero hacer un pequeño apunte sobre el tema juego. Es primordial que los niños tengan un espacio relacionado con ello para que sea de calidad y libre, para que aprendan profundamente. Porqué sí, señores, jugar es algo serio, al menos en nuestra casa. Y ya que por espacio no podemos disponer de una habitación de cada tipo, lo hemos intentado hacer lo mejor que hemos podido.

Al principio teníamos la habitación dispuesta de una manera, pero la hemos ido cambiando a lo largo del tiempo, adaptándonos a las necesidades de nuestro pequeño. Realmente cuando estás embarazada y montas la habitación de tu bebé imaginas cómo quedará dentro de la cuna, cómo estará estiradito en el cambiador, cómo estará todo ordenado y cómo todo olerá  a bebé. Y cuando tu bebé llega, ves que la cuna va directa a tu habitación, la estantería no queda bien en horizontal, las láminas no están en el lugar adecuado…

Así que hoy os enseño todos los rincones que hemos dispuesto en la habitación para esta etapa, donde de sólo sirve para jugar y vestirse. Hemos intentado inspirarnos en habitaciones de tipo Montessori, siendo lo máximo minimalista posible pero acogedora a la vez.

Zona cambiador: Tenemos la cómoda de Ikea (modelo Hemnes) que nos sirve de armario para la ropa y de cambiador. Nos gusta porque queda como un elemento decorativo y no es exclusivamente un cambiador. No me gustaban demasiado las formas de los típicos cambiadores… Y queda genial con el colchón forrado con FundasBcn. En las cajitas tenemos sus cremas y pañales. Pegada al cambiador tiene que ir la cuna… pero de momento queda instalada en nuestro dormitorio.DSC01201

Sus juguetes a su alcance: En la pared consecutiva a la cómoda hay una estantería también de Ikea donde almacenamos sus juguetes, que quedan recogidos en dos cajas de tela a la parte inferior y donde nuestro pequeño llega con facilidad. En esta misma estantería también tenemos otros juguetes que son para más adelante y por eso los hemos puesto un poco más lejos del suelo. Tenemos el estante de instrumentos musicales y las botellas sensoriales, Los instrumentos se los enseña su padre y se los toca y él mira y escucha. Y las botellas las mueve y empieza a alucinar con los colores pero todavía les da trompazos y las puede romper.

Rincón de lectura: junto a los juguetes tenemos el rincón de lectura. Aunque he de admitir que todavía está en construcción. De momento tenemos los estantes de madera de Ikea y los libros (de los que ya hablaré en otro post). Nos falta decorar el suelo con cojines para cuando sea más mayor y pueda disfrutar escogiendo los libros y leyéndolos él solito.DSC01200

Espejo: es muy importante que en las habitaciones de los bebés/niñ@s haya un espejo donde puedan reconocerse, mirarse, ver qué hacen, cómo lo hacen… el nuestro es un espejo irrompible. Marco se pasa horas mirándose y hablándose. Antes teníamos un suelo de foam pero me gustaba más la alfombra mapamundi de H&M. Iremos alternando las dos cosas ya que ahora el pequeño se empieza a poner de pie y prefiero que caiga sobre blandito… Queríamos poner una barra de punta a punta del espejo pero no queríamos que la pared nos quedara llena de agujeros, así que le hemos dado a Marco otros elementos para que se pueda apoyar y ponerse en pie (también hablaré de ellos en otro post).DSC01203

Frases alentadoras: en la última pared tenemos un vinilo de topos, una cabeza decorativa de oso y una frase que nos motiva a todos: “Hakuna Matata”. Porque sí, porque ningún problema debe hacerte sufrir aunque la maternidad sea dura. Yo lo digo, se lo cuelgo a mi hijo y luego la realidad es otra…DSC01204

Finalmente, hemos decorado un poco las paredes (blancas, sobretodo) con algunas láminas, fotos o lucecitas.DSC01202

¡Ah! La guirnalda de banderolas y la banderola que pone “Mini Tatet” las cosí cuando estaba embarazada y todavía tenía tiempo para hacer estas actividades…

¿Qué os ha parecido? ¿Nos proponéis algún cambio?

Nos vemos la semana que viene. Besos

Juguetes II: activando el movimiento y el desarrollo cognitivo

Hoy seguimos con la segunda etapa de juego de nuestro pequeño. En este post os hablo de la fase de desarrollo físico-motor, cognitivo y sensorial. O lo que es lo mismo, los primeros movimientos de nuestro bebé. En nuestro caso, la inquietud de empezar a “moverse” surgió entre el cuarto y quinto mes, cuando el gimnasio que le construimos dejó de serle útil y empezó a mirar más “hacia el suelo”. Su percepción del mundo cambió y se volvió más compleja.

Así que Marco dejó de estar tan boca arriba y empezó a hacer la croqueta con soltura y jugar boca abajo. Incluso empezó muy rápido a reptar por el suelo atraído por los veloces movimientos de nuestro perro Charlie.

Y de ahí que empezó a tener curiosidad por los elementos esféricos (pelotas), que iban y venían hacia él. Nos dimos cuenta que era el momento de introducir este elemento en su juego sin dejar de lado nuestra idea sobre los materiales, formas y texturas de los juguetes que le ofrecemos. Así que siguiendo en la línea de la anterior etapa, decidimos presentarle la pelota Pikler, las pelotas sensoriales y la panera de los tesoro, ya que tenía más que desarrollada la prensión voluntaria.

IMG_2021El primer juguete estrella relacionado con el movimiento fue la pelota Pikler. Que tal y como su nombre indica, es un elemento de juego basado en los principios de la pediatra Emi Pikler que fue una revolucionaria en su época por creer y  afirmar que el desarrollo motor de los bebés es espontáneo. Por eso hay que dotarlos de un vínculo emocional seguro por parte del cuidador/a y un acompañamiento que respete su libertad de movimiento. Unas características que se constatan perfectamente con la Bola Pikler. Ya que es un elemento de juego sensorial adecuado al desarrollo psicomotriz del bebé, tanto por su material (médula de junco) como por su forma y estética, sencilla y natural. Nosotros se la ofrecimos a nuestro hijo sin forzar su movimiento ni el de la bola y él sólo la manipulaba, la observaba, la agarraba y la dejaba ir.

IMG_1711Lo bueno de esta pelota es que no sólo nos ha servido en esta primera etapa sino que seguimos dándole uso ya que a la que se ha empezado a mover más por toda la casa la pelota le ha servido para perseguirla, tirarla, buscarla… Y más adelante podremos introducir objetos en ella, pasar telas por su interior de lado a lado, jugar con ella y otros muñecos.

De la mano de este objeto hay la pelota Montessori, podéis adquirirla y ver información aquí. Nosotros la tenemos guardada porque al ser blandita y con un cascabel dentro nuestro perrito va loco por comérsela… pero vale mucho la pena.

Otro de los juguetes que le hemos ofrecido para el desarrollo físico-motor y sensorial han sido las pelotas sensoriales. Son objetos a medio camino entre el juego sensorial y de movimiento.. y nos encantan porque son sencillas pero muy originales. Hemos hecho servir varios tipos de pelotas: rugosas, con agujeros,  de tenis, con relieve… y como se trata de pelotas con diferente textura, forma, color, peso y forma de bote se nos abren muchísimas posibilidades de exploración, ordenación, exploración sensorial o simplemente juego de lanzar. Aunque a Marco todavía le es un poco difícil relacionar todas estas actividades con dichos objetos, poco a poco va cogiendo más habilidad.

IMG_2761Finalmente, en esta etapa hemos visto como su interpretación de todo lo que le rodeaba empezaba a ser más compleja. Y para ello, optamos, por fin (lo estaba deseando desde antes de que naciera), ofrecerle la famosa panera de los tesoros. Para darle el valor que tiene, es importante tener una cesta (de mimbre, de crochet…) donde se puedan mostrar todos los elementos que la componen.  Este elemento ayuda a tener los objetos a su alcance para cogerlos, manipularlos y observarlos todos en su conjunto. Aunque la cesta también es útil para ordenar, agrupar y seleccionar diferentes objetos y elementos de juego según la necesidad, forma, color o textura.

Y para rellenar la cesta y hacer que los más pequeños se inicien en el juego más manipulativo, sensorial y de exploración, también optamos por fijarnos al detalle con cada uno de los objetos. Es importante que haya diferentes materiales cómo la tela, el vidrio, el metal o de elementos de la naturaleza… para que los pequeños puedan experimentar la realidad que les rodean.

¿Y para qué sirve? Cuando dije a la gente que me rodea que este sería el primer entorno de juego de mi bebé la gente me miraba con cara de “¿y no tendrá Furbys, o PinyPon o objetos con luces que se mueven y que LES ENCANTA a los niños?”. Y mi respuesta era: “NO”. Tampoco sabemos si lo que les gusta a los niños son juguetes estridentes y de feria. A lo mejor es más importante crear un ambiente agradable donde las manitas de los pequeños ven y tocan la calidez y naturalidad de los materiales: su suave tacto, la textura de madera, los bordes redondeados, las esferas perfectas,… Creo que ofrecen una gran versatilidad en el juego y además son juguetes producidos siguiendo procesos tradiciones y con materiales de proximidad.

Y hasta aquí las propuestas que le hemos ofrecido a nuestro pequeño para ayudarle a desarrollar de manera tranquila y bonita los primeros movimientos y las primeras fases sensoriales y cognitivas.

A ver si os animáis y me contáis vuestras propuestas.