TODDLER YOGA

¡Námaste!

Hoy venimos con un post súper relajante y es que Marco y yo hemos empezado a practicar yoga. Lo hacemos en casa, después del cole, un par de días a la semana. Hacemos unas 10 posturas (asanas) muy básicas de yoga y después practicamos meditación y relajación. y siempre nos acompaña la música y los cantos.

Evidentemente, nuestras sesiones no tienen nada que ver con las típicas sesiones de yoga para adultos pero quiero integrarle esta actividad, que aprenda a pasárselo bien, a ser libre y feliz.

IMG_7132

Porque haciendo yoga, los niños adquieren conciencia de su propio cuerpo, aprenden a reconocer cada una de sus partes y a adoptar buenas posturas para evitar futuros problemas. Además, fortalecen los músculos y adquieren flexibilidad. Y a nivel mental, gracias a los ejercicios de respiración consiguen relajar la mente. El yoga les ayuda a concentrarse mejor, estimula la creatividad y elimina el estrés y los complejos.

 Si le enseñáramos meditación a cada niño de ocho años, eliminaríamos la violencia en solo una generación 

Dalai Lama

Pues eso; que el respeto hacia el medio ambiente, la paz, o el amor son temas que también juegan un papel importante en cada una de las sesiones.

Como no hay una edad mínima para empezar a hacer yoga con tu hijo, podemos empezar cuando nos sintamos preparados. Nosotros no hemos empezado antes porque primero tenía que tener mi cuerpo totalmente acondicionado para ello; no es sólo hacer ejercicio sino también tener la capacidad de compartir con un bebé ese espacio. Y ahora estoy en ese momento de conectar con mi propia niña interior, con crear y dejarme llevar por mi intuición. Aún así, está claro que practicar yoga con nuestros retoños ofrece una base estructurada para que los padres hagamos ejercicio y nos divirtamos con ellos, promoviendo la fuerza, la flexibilidad, el equilibrio, la coordinación y la relajación para contrastar con la actividad energética. A parte, mejora el bienestar físico y estimula el lenguaje, la audición, la imaginación y las habilidades de desarrollo, pero también nutre el espíritu, fomenta la creatividad y fortalece los lazos familiares.

IMG_7081

IMG_7093

IMG_7097

IMG_7100

IMG_7101

IMG_7131.JPG

Y ahora que Marco está a un nivel de mayor independencia y el contacto físico parece haber disminuido (bueno, a ratos, porque continuamos en plan mami koala) creo que el yoga fortalecerá el contacto amoroso y lúdico y ayudará a gestionar momentos algo tensos (rabietas y pruebas de límites, ya me entendéis…).

 Además, el yoga es una actividad que se complementa a la perfección con otros deportes. Ya sabéis que Marco hace “natación” con su #daddycool. Podéis ver el post que ya escribí aquí. Así que nuestra intención es, junto con proporcionarle una dieta equilibrada con un alto consumo de frutas y verduras, que crezca con una conciencia de su cuerpo y de lo que es bueno para él.

IMG_7108

IMG_7133

Finalmente, os dejo un libro adorable por si vuestros hij@s son un poco más mayores (a partir de 5 años) y queréis empezar a practicar meditación. La meditación es una herramienta sencilla y eficaz, que se adapta perfectamente a las necesidades de los pequeños y les puede aportar beneficios inmediatos. Así que si creéis que sufren algo de estrés, les cuesta conciliar el sueño o están dispersos, haceros con esta joya. El libro ofrece historias y ejercicios simples y breves que los niños podrán practicar a diario, y pueden estar acompañados por sus padres (yo misma he hecho ejercicios para mi bienestar). Y es que la autora ha basado sus técnicas en el método de mindfulness desarrollado por Jon Kabat-Zinn, a través de las cuales se fomenta la confianza y la autoconciencia en nuestros hij@s a medida que comienzan a explorar el mundo por sí mismos.

granota

Así que ya sabéis, practicar yoga y meditación con niños lleva a que duerman mejor, estén más concentrados y serenos y se sientan más seguros.

¿Vosotros hacéis alguna actividad compartida con vuestros hij@s?

Anuncios

NEW MONTESSORI ROOM

¡Hola chic@s! ¿Cómo ha ido el puente? Nosotros nos lo hemos tomado muy en serio y hemos desparecido con la caravana los cuatro días… Así que la semana pasada no pude colgar el post en el blog.

Pero hoy lunes, os lo  traigo bien preparado y ordenado. Y es que este verano hemos hecho “reformas” en la habitación de Marco, dejando de base la pedagogía Montessori. Porque aunque parezca una tendencia o una mera moda, se trata de unos ideales que se lanzaron como símbolo de que estamos avanzando como sociedad y nos fijamos cada vez más en todo aquello que ofrecemos a nuestros pequeños con el fin de facilitarles un desarrollo pleno.

IMG_3770

Así que, aunque nuestro pequeño ya no sea tan pequeño y se haya convertido en un auténtico toddler, seguimos buscando el fomentar y potenciar la autonomía e independencia de nuestro hijo, tanto en sus juguetes, actividades o muebles. Y así, evitar al máximo la invasión del adulto en sus quehaceres cotidianos para descubrir el sólo y llegar al conocimiento pleno.

Y con esto, lo de la invasión del adulto en los espacios de los bebés, me refiero a que hoy en día hay habitaciones para bebés realmente preciosas, pero lo cierto es que la gran mayoría están pensadas para gustar a los padres, y no para ser cómodas y prácticas para ellos. Y María Montessori rompió con todo ello. Desarrolló una filosofía infantil que pone al niño en el centro de todas las decisiones. Es él el actor principal y por ello necesita tener acceso a todo aquello que usa. El dormitorio debe ser sencillo, acogedor, respetuoso con el niño y adaptado a sus necesidades. Así que hoy, os enseño la habitación de Marco, para que tengáis algunas pautas de cómo hacer del dormitorio de vuestro hijo un poco más Montessori.

Lo primero que hemos cambiado es la cama. La hemos puesto a ras de suelo. De este modo potenciamos que el niño pueda subir y bajar con total independencia, que no necesite de unos barrotes, ya que aunque esté sólo no podrá hacerse daño si lo que desea es bajar. Además, les facilitamos un lugar de calma y descanso de manera accesible, con lo cual cuando quieran descansar y todavía no dominen el habla para hacérnoslo saber, sí que podrán ir sin necesidad de nuestra ayuda. Le da libertad, visión y estimula los movimientos del cuerpo. Estos movimientos que el niños es capaz de realizar en su cama, apoyan a que desarrolle una actitud psicológica activa y le permite al niño resolver sus problemas de forma empoderada.

IMG_3769

IMG_3773

Es verdad que podéis conseguir una cama a ras de suelo en muchas webs o tiendas y de muchas formas y colores. Pero nosotros hemos decidido fabricarla. Así hemos encajado las medidas que justamente necesitábamos y la hemos adaptado al máximo a la forma de la habitación. Evidentemente, el manitas es mi marido y todo el mérito y trabajo ha sido suyo.

Otro aspecto que hemos respetado es que tenga elementos que usa a menudo a su alcance. Algunos juguetes y las estanterías con los libros. También llega fácilmente a los cajones de la cómoda por lo que estamos empezando a guardar y escoger la ropa.

IMG_3767

IMG_3768

Y por último los colgadores. Donde él cuelga su mochila y sus chaquetas, de vez en cuando… Pero es importante que estén a su altura, que sean suficientemente grandes para que no le cueste colgar y que la ropa tenga alguna cinta bastante grande para tener margen de acertar. Así evitamos que se frustren.

IMG_4035

Tampoco hemos eliminado elementos que ya teníamos como el espejo, cojines y manta para leer, cajitas para guardar algunos juguetes… Pero hemos añadido algo de deco, com el mapa mundi de vinilo que tiene encima de la cama. ¡A Marco le encanta buscar los animales por todo el mundo!

IMG_4030

IMG_3989

IMG_3993

Y de cara a un futuro próximo, ya que Marco todavía no duerme por la noche aquí sino que solo hace las siestas, queremos poner una mesita a su alcance con su vasito de agua o leche y algún banco para que se pueda cambiar de ropa él solito.

¡Espero que os haya gustado! ¿Me enseñáis los dormitorios de vuestro peques para aprender un poquito más entre todos?

¡Hasta la semana que viene!

IMG_3771

IIª FERIA DE LA LACTANCIA Y LA CRIANZA DEL MARESME

¡Hola a tod@s!

¿Cómo va esta semana cortita? ¿Preparados para el puente? Nosotros sí, y es que os traigo una súper propuesta para hacer en familia el próximo domingo 14 de octubre la 2ª edición de la Feria de la Lactancia y la Crianza del Maresme, que se celebrará en Canet de Mar.

promo_cartell2

Será una jornada preciosa llena de actividades, talleres, conferencias, varias zonas para todos… la verdad es que no os lo podéis perder. El objetivo de este año es que nos convirtamos en un referente de la comarca en esta temática y a la vez, impulsar la actividad económica del pueblo y de la zona.  De nuevo, estaremos en la Plaza Universidad y en la Escuela de Tejidos, de 10 de la mañana hasta las 19h de la tarde.

¿Por qué no os lo podéis perder para nada del mundo mundial? Pues porque lo hemos hecho un grupo de mamis de Lactamar Prolactancia, una asociación sin ánimo de lucro que da soporte a la lactancia materna y ayuda a todas las madres con actividades y asesoramiento a entender mejor cómo alimentar a un bebé. Y es que hemos preparado esta feria con mucho esfuerzo, cariño y amor y creemos que va a ser un día de emociones fuertes, encuentros preciosos y un lugar prácticamente mágico dónde surgirán recuerdos y amistades para toda la vida.

promo_cartell_info2

Y es que a mí, este año, me hace especial ilusión. Porque he participado activamente en su preparación (casi un año de trabajo que llevamos), porque he hecho amistades que jamás pensé que haría, porque mi hijo va a pasarlo tan bien que lo va a recordar toda la vida y porque habrá cosas y sorpresas para todos.

Y además, la temática será “Rompiendo mitos”, donde entre todos pondremos sobre la mesa las típicas etiquetas y prácticas de la lactancia y la crianza para avanzar un poquito más y hacer de la maternidad algo maravilloso, llano, respetado y con amor. Así que, para haceros un poco la boca agua, os voy a poner algunas de las actividades y paradas que tendremos. Para empezar a romper mitos tendremos a tres conferenciantes excelentes, Carlos González, Jessica Santos y Armando Bastida. La verdad, es que sólo por escucharlos a ellos ya vale la pena pasar por la feria… son una delicia. Y aunque las plazas son limitadas, lo tendréis fácil para participare en ellas.

También habrá talleres y actividades diversas, como juegos fotográficos, yoga, danza, masajes, porteo…

Y finalmente habrá cuatro zonas con muchas, muchas sorpresas: zona infantil, zona market (con más de 40 paradas), zona food trucks y espacio fotográfico, donde a través de las fotografías de Eva Torres y las experiencias personales de las madres y padres de Lactamar haremos una crítica social y desmentiremos mitos y falsas creencias transmitidos culturalmente, generación tras generación, que promueven actitudes negativas hacia la lactancia materna.

promo_market

Y desde aquí quiero dar las gracias a personas tan maravillosas y altruistas como son Laia, Vane, Sara, Anna, Adriana, Vanesa i Ester. Porque no hay mejores #partnersincrime que vosotras. I a Moment Magic Fotografia por hacer a nuestros hijos estas fotos tan bonitas.

Han sido meses y meses de trabajo y ilusión así que esperamos veros a tod@s: padres, madres, abuelos, herman@s.

Y si queréis ver más en detalle todo lo que habrá podéis consultar el folleto aquí o descargar nuestra app aquí. Lo ha ha diseñado todo Laia, una de las mamis y es un trabajo alucinante. El día de la feria habrá sorpresas anunciadas en ella, así que ¡bájatela ya!

 

VOLVER

Vuelve setiembre. Y con ello, mi estación favorita: el otoño. Pero también es una época de novedades, de cambios. Y aquí hablamos de ellos. Porque me gusta. Al final, en verano, decidimos desconectar para conectarnos. Nos tomamos unas buenas vacaciones. Pero setiembre vuelve. Y empezamos el ciclo de nuevo.

Me hubiera gustado retomar el blog de mil maneras. De hecho, me lo había estado imaginando todo el verano. Sorpresas divertidas, noticias emocionantes… pero al final, he querido hacer una reflexión profunda de lo que hemos empezado este mes. La familiarización escolar de nuestro hijo. Sí, hemos empezado la escoleta. O “llar” (hogar) como dicen aquí en Cataluña en muchos centros. En otros, se sigue llamando guardería. Pero a mí no me gusta.

Y aquí empieza mi reflexión. ¿Realmente queremos que “guarden” a nuestros hijos o que los acojan en un segundo “hogar”? Después de hacernos esta simple pregunta empezamos a mirar escuelas infantiles. Había algunas de ellas en nuestra localidad pero no nos convencían. Teníamos muy claros unos puntos que creíamos que mínimamente debía tener el centro donde se iba a pasar dos años nuestro pequeño. Unos puntos que se adaptasen a nuestra manera de criar, respetuosa y libre. Por ello, creímos que era importante que el centro se basase en las necesidades del niño y no en las del adulto: respetar horarios, comidas, objetos que necesita el niño (chupete, muñeco de apego…), cambio de pañales, libertad de movimiento, lloro… y que para ello, existiera una adaptación progresiva. Eso de pasar una mañana con el niño y al día siguiente ya dejarlo solo (aunque simplemente sea una hora) no es adaptación. Entiendo el problema que hay en nuestro país sobre la conciliación pero también tengo la ilusión que algún día esto se arreglará y existirán, al menos, permisos para acompañar a tu hijo en su familiarización a los centro escolares. Por ello, era muy importante para nosotros que se tratase de una escuela abierta a los padres, abuelos y tutores. De hecho, una escuela, y más en tempranas edades, también se forma con las familias. Los adultos dentro de las aulas aportan seguridad a los niños. Poder estar con ellos, verlos desarrollarse, poder decirles adiós (esto me daría por otro post… siempre decir adiós, no desaparecer sin más de la vista del niño) cuando están preparados, hacer tribu.

Finalmente, creo que un centro escolar puede entrar también por los ojos. Y no digo porque esté limpio, ordenado y con césped artificial en el patio. Me refiero a esa sensación de darte cuenta de que ése es el lugar perfecto para tu hijo. Cueste lo que cueste el esfuerzo de llevarlo allí. Cuando empezamos a mirar escoletas, nos fijamos en los espacios y los materiales, muy ligados a las pedagogías del mismo centro, claro está. Y lo encontramos: aulas abiertas, espacios de libre circulación, materiales no estructurados y naturales, libre experimentación, colores neutros…

Pero después de encontrar el lugar (no digo perfecto porque como dice la directora del centro, no existe ninguna escuela perfecta… y quizá esto es lo bonito de todo), llegó setiembre y empezamos la familiarización. Y yo me vine abajo. Me derrumbé. Un dolor extremo recorrió por mi cuerpo. No podía separarme de mi hijo, y evidentemente él tampoco. Y por suerte encontramos este centro con adaptación escolar real. Un lugar respetuoso de verdad, con profesionales que aconsejan y siguen a tu hijo individualmente, sin comparar, siendo un referente como educadores. Y sobre todo, respetan el llanto de tu hijo. Les dejan expresarse, ser libres en cuanto a sentimiento. Y los acompañan en ello, están a su lado.

Y ahí nos dimos cuenta que había valido la pena llegar hasta allí. Y también nos dimos cuenta que a veces, que haya padres informados, concienciados y dispuestos a aplicar aquello que se les dijo que podrían hacer, molesta. Pero hemos encontrado una comunidad que entiende que arrancar los hijos de los brazos de los padres no es normal. Porque lo bonito es seguir tu corazón, dar lo máximo que puedas a tu hijo y hacerlo convencido.

Pero no todo se acaba aquí; de golpe vienen las miradas de reojo, los comentarios de que quizás somos padres sobre-protectores, la insistencia en que ya te puedes ir del aula que es lo mejor, que lo otro (la adaptación no real del resto de centros) tampoco está tan mal ni ha dejado huella en el resto de niños… Y te entra el miedo. ¿Tendrán razón?

Y mi yo, mi razón, me dicen que es lo correcto, que debo estar allí, con mi hijo. Porque ir a la escuela (o llar o escoleta o guardería) siempre es más una necesidad de los adultos que de los niños y por ello debemos hacer un cambio de mentalidad de familias, escuela y sociedad en general. Es necesario que fijemos nuestra mirada en nuestro hijo y que conectemos con lo que necesita y podemos ofrecerle.

Sí, ir contra-corriente a veces es agotador. Pero si se trata de brindarle a mi hijo lo mejor que le puedo brindar, allí seguiremos.

Nos vemos la semana que viene. Como siempre, mi historia es sólo un punto de vista. Pero entre todos podemos compartir. ¿Habéis hecho familiarización? ¿Cómo lo lleváis?

IMG_2658

AMSTERDAM EN FAMILIA

¡Hola! ¿Qué tal vuestra semana?

Nosotros muy, muy cansados después de pasar un fin de semana exprés en familia en Ámsterdam. Pero es que a veces, la vida te ofrece regalos y esta vez, mi padre, nos ha regalado a toda la familia un viaje a esta ciudad. Des de siempre nos ha gustado viajar pero des de que nació Marco no nos hemos visto preparados para hacerlo hasta ahora. Nos daba un poco de miedo todo: el avión, las horas sin dormir, cambio de comida, de horarios, de “casa”… y no sé si lo hemos hecho en el momento más adecuado o es que nuestro hijo tiene un poder de adaptación superior al nuestro. Y es que realmente. ha sido un REGALO de viaje. Un lujo y un gozo. Y yo he descubierto el poder de “meditación” interior que tengo…

af496015-c35d-4e55-a23d-79fac5bebe02

Antes de contaros las visitas que hemos hecho os voy a dar cuatro pautas que a nosotros nos han salvado la vida:

– Llevar carrito de paseo. El carrito evidentemente te lo llevas pensando que tu hijo estará allí sentadito observando el nuevo paisaje. Pero no. El carrito sirve para transportar todas sus cosas para sobrevivir durante el día: algo de ropa por si refresca (el tiempo es muy variable…), tuppers con comida, agua, ropa de recambio, juguetes… El único handicap fue que en los aviones de compañías low cost te dejan llevarlo hasta la puerta de embarque y cuando aterrizas tienes que irlo a buscar a la cinta con las demás maletas. y es un rollo muy grande. A la ida estuvimos muchísimo rato esperando a que saliese y eso nos molestó porque no ayudó demasiado…

DSC02853

– Y la mochila portabebés es nuestro gran, gran aliado. Sé que no todos los bebés (o no tan bebés…) no les gusta ir allí dentro pero nosotros hemos porteado des del primer momento y Marco está súper acostumbrado y feliz. Realmente, la rutina de un viaje es muy distinta, y los niños acaban muy cansados del trajín que les damos, así que nunca está de más tener varias opciones para llevarlos.

DSC02864

DSC02682

En el viaje de vuelta sufrimos un retraso enorme debido a las huelgas de controladores en Francia y el pequeño se durmió allí dentro antes de despegar hasta que llegamos a casa casi a las 5 de la madrugada, que fue directo a la camita.

Y ahora sí. Dicho esto os hago un resumen cortito de nuestro fin de semana a Ámsterdam. ¡Vamos allá!

DSC02670

DSC02678

Salimos muy, muy pronto de casa para coger el primer avión del día. Me daba un poco de miedo despertar a Marco tan de madrugada pero lo cogimos en brazos con el pijama y lo pusimos en el coche. Durmió un ratito pero al llegar al aeropuerto empezó a alucinar con los aviones y los ruidos. El vuelo fue muy agradable, cosa que nos sorprendió a todos. El pequeño estuvo con su padre la mayor parte del viaje, mirando por la ventanilla, cantando, jugando, pintando… la verdad es que mi marido tiene más paciencia y paz que yo y en estos momentos se lleva todo el esfuerzo. Pero el pequeño estuvo receptivo así que todo fue genial. Al llegar a Ámsterdam, y para evitar estresarnos, lo pusimos en la mochila y durmió un par de horas.

DSC02686

DSC02705Cuando llegamos a Ámsterdam, cogimos un tren hacia el centro y de ahí un bus (que se coge en el mismo aeropuerto y tarda 10 minuto) que nos llevó hasta el hotel, situado en el centro, delante de la estación central. Dejamos maletas, nos aseamos un poco y a andar. Nos paramos a comer algo en un puesto de comida típica holandesa (guarrete, vamos…) cerca del hotel, en el barrio central. De ahí caminamos hacia el barrio de Jordan, el barrio latino y bohemio por excelencia. Pasamos por la plaza Dam, el centro neurálgico de la ciudad, y nos escondimos por las callejuelas llenas de plantas, cuadros y suelos empedrados. Evidentemente, los canales los cruzas una y otra vez. Visitamos la casa de Anna Frank, el mercadillo y paramos a un parque para jugar un poco. Allí, hasta el parque más cutre tiene juguetes públicos. Pero no son juguetes cualquiera. ¡Alucinas!

DSC02714DSC02734

DSC02737DSC02740

DSC02784DSC02788Compramos algo de comer para el peque (yogurt y arándanos, sus preferidos del mundo mundial) en Albert Heijn, que hay por todas partes. También compramos queso en una quesería típica y descubrimos la tienda de la Casa de los Ratones. Un lugar mágico donde te podrías pasar horas mirando la cantidad de detalles que contiene. Y merendamos en Winkel 43, donde hacen una (o la) tarta de manzana que es deliciosa. Se la dejamos probar a Marco y se rechupaba los deditos.

DSC02747DSC02757DSC02764

Después caminamos por los canales más bonitos de la zona y paseamos por el barrio Rojo, aunque no pudimos ver gran cosa porque era demasiado pronto… Cenamos en un wok, hicimos una cerveza en una terracita al lado de n canal y nos fuimos a dormir porque estábamos re-ben-ta-dos. Aunque Marco quiso jugar un poco antes…

DSC02808DSC02823DSC02827IMG_0032

El domingo nos levantamos frescos y pronto y después de un desayuno de lujo en el hotel nos pusimos en marcha. Paseamos por el mercado de las flores donde compramos algunas tulipas y nos adentramos en el barrio de Pijp. Otra zona bohemia y vintage. El barrio es muy bonito y hay tiendas preciosas, vale la pena destinar algún ratito. Sin tanto alboroto de turistas. Marco se quedó frito en la mochila y aprovechamos para llegar rápido a Vondelpark. El parque por excelencia de Amsterdam, y allí pasamos un buen rato entre prados, sombras, foodtrucks y conciertos. Marco corrió y hizo la voltereta y la croqueta como un loco. Después paseamos por la zona de los museos hasta el letrero de IAMSTERDAM, que debe de ser el lugar más turístico de toda la ciudad. Si esperáis tener una foto de vosotros solos en el cartel ir en pleno invierno porque si no ya os digo que es imposible. Lo que nos quedó de tarde lo pasamos haciendo algunas compritas. Yo entré en HEMA y cogimos un chubasquero amarillo para el peque (muy típico, ¿no?).

DSC02848DSC02861DSC02873DSC02877DSC02899DSC02927DSC02942DSC02956DSC02968

Y hasta aquí nuestro finde exprés en familia en Ámsterdam. Realmente hemos disfrutado a tope y ha valido mucho la pena. El norte es un lugar preciso y nos hemos quedado con millones de cosas por visitar. Así que, esperamos volver pronto para descubrir nuevos rincones.

DSC02971.JPG

NUESTRA TORRE DE APRENDIZAJE

¿Hola a tod@s!

Hoy os traigo un post cortito pero intenso y es que por fin tenemos en casa nuestra torre de aprendizaje o learning tower basada en la pedagogía Montessori. En nuestro caso, tenemos que dar las gracias a nuestro súper papi que la construyó hace una semana a las 6 de la mañana…

Pues bien, si repasamos un poco sobre la educación viva y activa es muy probable que hayamos visto la famosa torre de aprendizaje, que es, simplemente, una estructura que permite al niño/a desarrollar actividades a la misma altura que el resto de la familia de manera más independiente y segura. Un recurso educativo perfecto que da la posibilidad a nuestros hijos a desarrollar su independencia y estar más integrados en tareas familiares, en este caso, cocinar, lavarse las manos, dientes…

IMG_2688

La torre, que no es más que un taburete seguro, lo ideó María Montessori con el fin de facilitar la máxima independencia a los niños y niñas a la par que fomenta la interacción en cuanto a las tareas diarias. La intervención de los/as pequeños/as en tareas como limpiar o cocinar, entre otras muchas actividades posibles, les proporciona experiencias sensoriales, practican la motricidad, se entretienen y les acerca al sentido de la responsabilidad. Además las actividades en familia siempre son un placer para los más peques de la casa.

Es un objeto que se recomienda a partir de los 18 meses (los pequeños se suben/bajan solos) aunque como bien defiende la pedagogía respetuosa, debemos observar a nuestros hijos e interpretar cuando es el momento que lo necesitan. Y Marco, lo necesitaba ahora, a sus 15 meses. Es verdad que todavía estamos trabajando lo de subir y bajar porque sus pasos todavía son un poco inestables, pero lo intenta con entusiasmo y se frustra cuando no le sale.

thumbnail_IMG_9696

Así que siguiendo los preceptos para (intentar) educar con éxito a nuestro hijo hemos usado la lógica, el sentido común y la calma, y nos hemos dado cuenta de que necesitábamos este mueble en casa. Marco está más tranquilo, más divertido porque interacciona con nosotros más horas al día y nos hemos dado cuenta que le ayudará a desarrollar una personalidad armoniosa y equilibrada. Aunque parezca una tontería, es así. Porqué sí, porque compartir momentos cotidianos con los pequeños es lo más bonito del mundo. Y su curiosidad queda saciada al instante.

thumbnail_IMG_9377

Existen multitud de opciones en cuanto a la torre se refiere. Se puede comprar hecha o se puede fabricar en un precioso DIY. Nosotros, bueno, mi marido, ha optado (y triunfado porque es un 10 con los DIY) probar suerte y fabricarla a partir del famoso banco de Ikea “BEKVÄM”. Y el tutorial que ha seguido lo podéis encontrar aquí. Si pincháis tendréis los materiales y los pasos perfectamente detallados y voilá!, a usar la torre de aprendizaje.

thumbnail_IMG_9606

thumbnail_IMG_9607

thumbnail_IMG_9694

thumbnail_IMG_9695

Yo estoy muy, muy contenta de habernos decidido a usarla. La hora de la cocina es una maravilla porque preparamos el desayuno juntos, me lava los cacharros que ya he hecho servir, me observa, come trocitos de los que estamos cocinando y puede estar a mi lado pero lejos de fuego. Así que aunque la gente os comente que qué es eso y que es mejor usar un #taburetedetodalavida no hagáis caso. Es una preciosa solución, respetuoso con los ritmos del niño y con posibilidades múltiples.

¡Por ciero! La decoración está hecha por mi madre… sabe que a Marco le gustan mucho las mariquitas pero creo que se ha pasado un poco de ñoñez…

PINTANDO CON LOS DEDITOS Y PINCEL

¡Hola! ¡Qué tal va todo por aquí?

Por fin os puedo presentar un post con una actividad súper básica y “fácil”: pintar. Y digo fácil porque con un bebé nunca sabes lo que puede pasar con un pincel y pintura… pero el resultado fue precioso y el proceso maravillosos y sorprendente. Supongo que esto es lo más bonito de la maternidad. Descubrir cómo te puede sorprender la capacidad de respuesta de tu hijo.

DSC02458Y aunque es verdad que desde la más temprana edad (desde los 6 meses) se puede entretener y estimular la creatividad y la coordinación de los niños con la pintura, a mí me ha costado decidirme porque me daba un poco de miedo que Marco se comiese todo el material. Así que lo primero que hice fue ir a una tienda especializada en juguetes didácticos para bebés y preguntar qué producto podíamos utilizar. Y felizmente, nos fuimos a casa con la pintura dactilar. Y es que con la pintura dactilar los bebés pueden dar sus primeros pasitos dentro del mundo del arte y potenciar su sensibilidad táctil, su fantasía, su coordinación y su capacidad creativa.

Así que diseñamos el espacio dónde íbamos a pintar. Esperé a que estuviera descansado y comido. Feliz  y tranquilo. Puse música, forré el suelo con un hule y le deje a su alcance una huevera con los diferentes colores y papel (del gordito con dos hojas pegadas para tener más superficie). Y descubrí que para Marco pintar se había convertido en uno de los más grandes placeres. Al principio hundió los deditos en la pintura y la esparció por la hoja pero creo que le daba un poco de reparo y le acabé dando un pincel, con el que se desenvolvió súper bien!

DSC02440

DSC02437

DSC02439

DSC02454

DSC02455

Parece mentira pero al dibujar se ponen en acción los dos hemisferios cerebrales y por ende, el pintar consolida las conexiones entre los hemisferios, lo que es necesario para un aprendizaje exitoso en el futuro de nuestros hijos. Además, el desarrollo de la motricidad fina de la mano contribuye al desarrollo del cerebro, y sobre todo al centro del habla. Y como consecuencia el lenguaje mismo (tal y como lo explica María Montessori). Y finalmente, el bebé tiene la oportunidad de expresar su mundo interior y de canalizar su estado anímico y sus sentimientos de un modo positivo. Se sorprenden de lo que son capaces de crear y se centran en desarrollarlo.

DSC02448

DSC02445

DSC02449

Un apunte que creo que es muy importante es el tema del tipo de pintura que les ofrecemos. Muchas de ellas, obtenidas en centros no especializados o baratos, contienen plomo, arsénico y cadmio. Compuestos químicos que pueden resultar peligrosos para la salud de los pequeños. Así que es muy importante que la pintura sea natural y no tóxica, y que tenga una textura que posibilite a los niños pintar con facilidad. Y que siempre cuenten con la orientación y la vigilancia de los padres.

thumbnail_img_8791.jpg
Pintura dactilar de Djeco

En resumen, para nosotros ha sido una experiencia preciosa que repetiremos más a menudo, sin duda. Y todos mis temores quedaron infundados.

DSC02452

WELCOME BABY

¡Hola, hola! Me paso por aquí para enseñaros y recomendaros productos con los que estamos muy contentos en casa. Esto de hacer buenas recomendaciones en las que creo 100%, me gusta. Y es bueno hacer conocer a gente chula. Y es que cuando de comprar y probar cosas nuevas se trata, yo tengo más peligro delante de una pantalla que en un centro comercial. Mis paseos tranquilos son más por el mundo 2.0 que por el mundo 1.0. Y es que hay tantas tiendas monérrimas a sólo un click, con cosas tan chulas que es imposible no comprar nada.

Así que hoy quería hablaros de un gran descubrimiento que hice mucho antes de quedarme embarazada y que descubrí por Instagram (¡mil gracias Instagram!):MiMuselina. Una tienda de complementos de bebé hechos con mucho love. Y la verdad es que a mí me salvaron la vida. Primero me enamoré de sus productos y cuando tuve a mi hijo descubrí las aplicaciones de sus productos. Simplemente perfectos y encantadores. Todavía es hoy y los seguimos usando y probando.

logo

En su web podréis encontrar una gran variedad de cositas que reúnen unos valores preciosos combinados con buena calidad y diseñados en casa. A estos emprendedores les encanta tratar con la gente y son delicados en cada pedido y cada packaging.

El otro día, así sin más, y con mi corazón palpitando de emoción, me mandaron a casa algunos de sus productos para re-probarlos. Y me volví a dar cuenta que sus diseños son bonitos para reventar, con lemas sutiles y sentimentales. Evidentemente, lo más destacado, como el propio nombre de la tienda indica, son las muselinas con mensajes molones, pero también tienen arrullos, cambiadores que los puedes comprar a juego con los arrullos, bodys súper guays, cojines nido, canastillas personalizadas en preciosas cajas de madera, camisetas y fulares de porteo, guardapijamas que también puedes personalizar…

Yo os hablaré de mis productos destacados y así os paséis por su web y descubráis tooooodos sus productos:

  • Muselinas: las tienen en varios tamaños y todas llevan mensajes o imágenes muy chulos. Son transpirables, de algodón 100% natural, fáciles de lavar y secan rapidísimo. La verdad, es un producto que me hubiera gustado que me aconsejaran antes de ir a la clínica (sólo me llevé una… ¡una!) porque es de lo que más hemos usado. Y no sólo han sido para limpiar la leche, para cubrir al bebé, para presentarlo en sociedad o para tapar el sol. Nosotros hemos hecho que sea una capa, una puerta de tipi, una mantita de juego… su uso es realmente infinito y en mi mochila siempre, siempre, hay un par de ellas.

dsc_0141.jpg

IMG_1843

thumbnail_IMG_4297

thumbnail_IMG_6211

thumbnail_IMG_6217

thumbnail_img_4296.jpg

thumbnail_IMG_6200

  • Bandana Secababitas: otra cosita que me hubiera gustado que hubieran recomendado antes de ir a parir… sí, señores y señoras, todo el mundo te da mil millones de consejos cuando vas a ser madre (chorras, por cierto) pero nadie te habla de lo importante, de lo serio. Nuestro bebé tuvo reflujo esofágico. Sí, del chungo. Y vomitaba mucho. Así que las bandanas nos fueron geniales. Aunque como era primeriza y no tenía demasiadas, cosí algunas o arreglé algunas muselinas para la función… Éstas, además, son suaves y preciosas con mensajes que animan a cualquiera.thumbnail_IMG_6221
  • Chupeteros: hay miles. De todos los colores, de todos los estampados. Nosotros los coleccionamos. Y así el retoño va bien conjuntadito. y como son de tela de algodón se lavan y secan en un santiamén.
  • Lo más original: las tarjetas Baby Moments Cards, que sirven para ilustrar 32 momentos en el desarrollo del niño, desde que nace hasta que cumple un año. 12 son para celebrar su cumplemés y las otras 20 para grandes avances como el momento en que le sale el primer diente, la primera palabra, la primera noche buena… La verdad es que son perfectas para sacar fotos a tu bebé lo más parecidas a Pinterest posible…thumbnail_IMG_6208

Os invito a dar una vuelta en su web; seguro que encontráis mogollón de ideas para casa o para regalar a nuevas mamis o mamis que ya lo son. Muselinas nunca hay suficientes…

WILD ONE PARTY + Extra

“Iremos lejos. Allí donde los monstruos no tengan miedo. Allí donde tus sueños no sean sueños y las pesadillas no existan. Allí donde se pueda volar sin alas. Allí donde nadie pueda llegar. Allí… ¡ en otra burbuja!”

Hoy en el blog empezamos recuperando la fiesta que hicimos para celebrar el cumple de Marco. Estoy feliz de poder enseñaros el gran trabajo (que creo que hicimos) entre mi marido, mi madre, mi hermana, mi padre y yo… sí, fue una fiesta 100% handmade. Porque me gusta más así y porque siempre sale más económico… De este modo, también te aseguras hacerlo a tu gusto, a tu manera y a tu ritmo. Aunque conlleve un trabajo de semanas y semanas… pero como había leído mucho sobre fiestas Pinterest desde hacía muuuucho tiempo, empecé con todo tres semanas antes y el resultado creo que fue chapó.

Os enseñaré un poco los ambientes, rincones, comida y cositas que hicimos sin enrollarme demasiado… Y aunque yo intenté hacer una súper puesta en escena con Candy Bar, Salty Bar y Drink Bar, la temática salvaje se apoderó de nuestros espacios y quedó algo más unificado.

Sí, la temática de la fiesta era el famoso libro de Allí donde viven los monstruos. Un niño un tanto salvaje que se hace el rey de los monstruos… no porque mi hijo sea malo, pero la puesta en escena en el bosque-selva le va que ni pintada… y me permitió hacer el famoso juego de palabras con el inglés: the wild one party (de wild on – asalvajarse).

Primero de todo, dejamos la puerta de casa abierta, y nada más llegar nuestros invitados se encontraban con un cartel-flecha indicando la dirección de la fiesta. El cartel era reciclado de nuestra boda (que también me encargué yo de hacer tooooda la deco) y un póster con la frase “let the wild rumpus start” o lo que es lo mismo, deja que el lío salvaje empiece. Seguidamente había el cartel donde mi hijo quedaba coronado como rey de la fiesta… y un uno gigante hecho de palitos del bosque (made by mi padre).

Y así, los invitados llegaban a nuestra “cabaña” envuelta de hiedra y otros simulantes a la naturaleza. La pared estaba presidida por un cartel con el título de la fiesta (handmade) y unos pompones verdes. Y debajo había nuestra mesa Candy-Salty-Drink Bar. Estaba cubierta por unos manteles blancos y decorada con una guirnalda que hice con telas y goma eva y una cesta con coronas doradas para todos.

dsc01312-e1518710087871.jpgDSC01316DSC01317DSC01318

DSC01333Intentamos que toda la comida siguiera con la temática y la decoración del a fiesta. Usamos bases de troncos y bases de corcho para presentar los platos. Para ello, hicimos tortillas de patatas, una quiche de verduras, hummus, queso derretido, tostadas y nachos.

También hicimos un poco de pica-pica de toda la vida… aunque un poco más currado! Pusimos palomitas dulces, quicos gigantes, patatas de sabores, palitos de pan, galletitas saladas y mesa de embutidos y quesos. ¡Todo lo casero posible!

Para la sección dulce había donetes oscuros, pastel hecho por mi hermana (es una artista de los postres) con un cake topper hecho por mí (ya se nota…), galletas personalizadas hechas por mi madre y por mí y coca de chicharrones (también hecha por mi madre…) típica de la época. Y toda la mesa tenía detalles con números 1 hechos handmade y citas del libro en inglés.

DSC01374En lo que sería la Drink Bar había limonada y naranjada casera (sí, tenemos limonero y naranjo en casa…) y alguna bebida para adultos… Todo acompañado por mis botellitas de plástico preferidas del mundo mundial y sus pajitas con decoración rústica. Además, puse como elementos decorativos y como recipientes para una mousse de manzana y yogurt natural, unos botecitos de tipo cóctel con un cordel y cucharitas de madera.

DSC01313

DSC01314

Todo lo que pertenece a papelería es de Mi Fiesta de Papel.  Moníssimo, ¿a que sí?

Para finalizar, pusimos un rincón para los más pequeños de la fiesta con juego blando y otros elementos de juego. Decorado con una guirnalda que hice de papel con el logo de la fiesta y unas fotos del mes a mes de mi bebe. También había un rincón de firmas y una Polaroid que rondaba de mano en mano.

7f0f37a0-083f-4461-96f4-8a1071bffcc2wildDSC01322DSC01326

DSC01330

Y esto fue todo. Creo que ya no me he dejado nada más por enseñarnos. ¡Ah! ¡Sí! Mi pequeño llevaba un disfraz del protagonista del cuento, Max, que se lo cosí yo a última hora… total, lo de las coronas no es lo suyo… ¡pero estaba precioso y su vuelta al sol fue muy emotiva!

DSC01309thumbnail_LRG_DSC01369

El Extra de hoy se trata de la carta que ha escrito mi marido a nuestro hijo, en su primer cumpleaños… es en catalán pero es deliciosa. Como él:

“Marco, ja has fet un any. Durant aquest primer any de vida tothom ens ha dit constantment que l’aprofitem, que passa molt ràpid, que no te n’adones i aquesta etapa haurà passat, que ja no seràs un bebè, etc. Jo he fet cas i he intentat viure a fons cada moment que he passat amb tu o a prop teu a fons, concentrat al màxim per així enregistrar-ho ‘a foc’ al meu cervell. Crec que és per aquest motiu que no tinc la sensació que el temps que ha passat fins ara hagi caigut en el no res.

Per altra banda, la immensa felicitat que vam sentir quan vas néixer, els dubtes, la por d’estar a l’alçada, les incerteses, etc. són sentiments que totes les mares i pares vivim, cadascú a la seva manera i vull que sàpigues que tot i la falta d’experiència en molts àmbits sempre hem fet l’esforç més gran de les nostres vides per fer-ho el millor possible.

Tinc un pensament  per explicar-te. Fa algun temps va caure a les meves mans el famós escrit d’A. Tàpies que m’ha fet reflexionar sobre la teva educació en molts moments.

“Mireu l’objecte més senzill. Agafem, per exemple, una vella cadira. Sembla que no sigui res. Però penseu en tot l’univers que ella comprèn: les mans i les suors tallant la fusta que un dia va ser arbre robust, ple d’energia, al mig d’un bosc frondós en unes altes muntanyes, l’amorós treball que la va construir, la il·lusió amb què es va comprar, els cansaments que ha alleujat, qui sap si en grans salons o en pobres menjadors de barriada… Tot, tot participa de la vida i té la seva importància! Fins i tot la més vella cadira porta dintre seu la força inicial d’aquelles sabes que pujaven de la terra, allà als boscos, i que encara serviran per donar escalf el dia que, feta estelles, cremi en alguna llar.” Antoni Tàpies, “El joc de saber mirar”. Cavall Fort, núm 82, Barcelona, gener de 1967.

Amb aquesta mirada és amb la que la teva mare i jo volem que creixis. La mirada que d’alguna manera ha de guiar els teus aprenentatges. La mirada de l’empatia,  de la cultura, dels sentiments, de la il·lusió, de voler conèixer el perquè de les coses i del seu valor humà.

Aquestes línies també van dedicades a la teva mare perquè m’ha obert els ulls en molts aspectes amb el seu esperit implacable, confiant fermament en el que sempre ha cregut que seria el millor per a tu; de no tenir problemes d’anar contra el caràcter dogmàtic de la gent en el moment de seguir algunes maneres de fer que possiblement no compartim. Sempre estudiant les opcions, els beneficis,  els riscos, etc. perquè és la nostra manera de fer. Sempre segurs que el que triarem serà el millor per a tu i pel teu desenvolupament.

Perquè el moment en el que som més feliços és quan agafes un tros de fusta, un tros de cartró… i crees un món sencer al que pocs adults podem arribar. Així que lluitarem sempre perquè la teva creativitat i la teva il·lusió no desapareguin. Vetllarem perquè sempre juguis a ‘saber mirar’. “Perquè tot, tot participa de la vida i té la seva importància!”

Us estimo,

David M.”

¡SMASH THE CAKE!

Parece que me he puesto las pilas y me voy poniendo al día con los posts. Aunque vaya un poco cansada, ¡merece la pena! Estas semanas están siendo un poco locas porque estamos a tope con los preparativos de la fiesta de nuestro pequeño (¡sólo quedan dos días!), pero aquí estoy. Y me encanta. Dispuesta a enseñaros el primer paso para celebrar el primer cumpleaños de mi bebé… o no tan bebé.

El famoso, cotizado y rompecabezas Smash the Cake. Todo un ritual de ensueño donde las mamás nos descalabramos por presentar el decorado más currado y precioso para que nuestro retoño acabe de colorines i pegajoso de nata montada. Es decir, hacer  una sesión de fotos donde el principal protagonista es el bebé y una tarta. Así introducimos al mundo de los pasteles de cumpleaños a los pequeños y se les deja hacer libremente todo lo que se les ocurra. Y es que de eso se trata el smash cake (o destrozar el pastel): es un divertido juego de aprendizaje y de exploración sensorial para el bebé.

IMG_2594IMG_2603IMG_2608IMG_2609IMG_2613Para inspirarme con nuestro Smash the Cake tiré un montón de Pinterest. Podéis ver mi carpeta aquí. De hecho la temática es la misma que la de la fiesta… la semana que viene os lo enseño todo. Usamos cajas antiguas que teníamos de nuestra boda, hiedra artificial, el libro de Allí donde viven los monstruos (tema central de la fiesta), pompones, globos blancos, dos guirnaldas (una la compré en Amazon y la otra la dibujé yo), confeti, troncos y palitos y un precioso uno que fabricó mi padre con palos del bosque.

Realmente llevaba un montón de tiempo imaginándome como sería. Había hecho dibujos del decorado y me imaginaba lo que haría nuestro salvaje. Aunque nos sorprendió gratamente. Quizá tenía sueño o no estaba muy inspirado pero le costó arrancar y quedar teñido de verde. Por suerte, no le pusimos casi ropa… como la sesión ya era un poco ambientada en lo salvaje… ¡quedó fenomenal!

La sesión la hicimos en casa de mis padres, que tienen un espacio cerrado y calentito para hacer este tipo de celebraciones. Y las fotografías las hice yo misma. Me hubiera gustado poder traer a algún fotógrafo pero no sé si mi pequeño se hubiera sentido cómodo…

IMG_2619IMG_2625IMG_2626IMG_2629IMG_2631El pastel nos lo hicieron en la preciosa tienda de My sweet dreams cupcakes. Me preocupaba un poco el tema azúcar pero ¡por una vez no pasa nada! Tampoco se zampó toda la tarta… simplemente hundió un poquito los deditos y chupó. Realmente fue una experiencia divertida y extrasensorial, para Marco y para nosotros.

¡Y creo que ya no me dejo nada! Decir que vale mucho la pena y os animo a hacerlo. Espero que os haya gustado tanto como a nosotros.

IMG_2637IMG_2638