WELCOME BABY

¡Hola, hola! Me paso por aquí para enseñaros y recomendaros productos con los que estamos muy contentos en casa. Esto de hacer buenas recomendaciones en las que creo 100%, me gusta. Y es bueno hacer conocer a gente chula. Y es que cuando de comprar y probar cosas nuevas se trata, yo tengo más peligro delante de una pantalla que en un centro comercial. Mis paseos tranquilos son más por el mundo 2.0 que por el mundo 1.0. Y es que hay tantas tiendas monérrimas a sólo un click, con cosas tan chulas que es imposible no comprar nada.

Así que hoy quería hablaros de un gran descubrimiento que hice mucho antes de quedarme embarazada y que descubrí por Instagram (¡mil gracias Instagram!):MiMuselina. Una tienda de complementos de bebé hechos con mucho love. Y la verdad es que a mí me salvaron la vida. Primero me enamoré de sus productos y cuando tuve a mi hijo descubrí las aplicaciones de sus productos. Simplemente perfectos y encantadores. Todavía es hoy y los seguimos usando y probando.

logo

En su web podréis encontrar una gran variedad de cositas que reúnen unos valores preciosos combinados con buena calidad y diseñados en casa. A estos emprendedores les encanta tratar con la gente y son delicados en cada pedido y cada packaging.

El otro día, así sin más, y con mi corazón palpitando de emoción, me mandaron a casa algunos de sus productos para re-probarlos. Y me volví a dar cuenta que sus diseños son bonitos para reventar, con lemas sutiles y sentimentales. Evidentemente, lo más destacado, como el propio nombre de la tienda indica, son las muselinas con mensajes molones, pero también tienen arrullos, cambiadores que los puedes comprar a juego con los arrullos, bodys súper guays, cojines nido, canastillas personalizadas en preciosas cajas de madera, camisetas y fulares de porteo, guardapijamas que también puedes personalizar…

Yo os hablaré de mis productos destacados y así os paséis por su web y descubráis tooooodos sus productos:

  • Muselinas: las tienen en varios tamaños y todas llevan mensajes o imágenes muy chulos. Son transpirables, de algodón 100% natural, fáciles de lavar y secan rapidísimo. La verdad, es un producto que me hubiera gustado que me aconsejaran antes de ir a la clínica (sólo me llevé una… ¡una!) porque es de lo que más hemos usado. Y no sólo han sido para limpiar la leche, para cubrir al bebé, para presentarlo en sociedad o para tapar el sol. Nosotros hemos hecho que sea una capa, una puerta de tipi, una mantita de juego… su uso es realmente infinito y en mi mochila siempre, siempre, hay un par de ellas.

dsc_0141.jpg

IMG_1843

thumbnail_IMG_4297

thumbnail_IMG_6211

thumbnail_IMG_6217

thumbnail_img_4296.jpg

thumbnail_IMG_6200

  • Bandana Secababitas: otra cosita que me hubiera gustado que hubieran recomendado antes de ir a parir… sí, señores y señoras, todo el mundo te da mil millones de consejos cuando vas a ser madre (chorras, por cierto) pero nadie te habla de lo importante, de lo serio. Nuestro bebé tuvo reflujo esofágico. Sí, del chungo. Y vomitaba mucho. Así que las bandanas nos fueron geniales. Aunque como era primeriza y no tenía demasiadas, cosí algunas o arreglé algunas muselinas para la función… Éstas, además, son suaves y preciosas con mensajes que animan a cualquiera.thumbnail_IMG_6221
  • Chupeteros: hay miles. De todos los colores, de todos los estampados. Nosotros los coleccionamos. Y así el retoño va bien conjuntadito. y como son de tela de algodón se lavan y secan en un santiamén.
  • Lo más original: las tarjetas Baby Moments Cards, que sirven para ilustrar 32 momentos en el desarrollo del niño, desde que nace hasta que cumple un año. 12 son para celebrar su cumplemés y las otras 20 para grandes avances como el momento en que le sale el primer diente, la primera palabra, la primera noche buena… La verdad es que son perfectas para sacar fotos a tu bebé lo más parecidas a Pinterest posible…thumbnail_IMG_6208

Os invito a dar una vuelta en su web; seguro que encontráis mogollón de ideas para casa o para regalar a nuevas mamis o mamis que ya lo son. Muselinas nunca hay suficientes…

Anuncios

WILD ONE PARTY + Extra

“Iremos lejos. Allí donde los monstruos no tengan miedo. Allí donde tus sueños no sean sueños y las pesadillas no existan. Allí donde se pueda volar sin alas. Allí donde nadie pueda llegar. Allí… ¡ en otra burbuja!”

Hoy en el blog empezamos recuperando la fiesta que hicimos para celebrar el cumple de Marco. Estoy feliz de poder enseñaros el gran trabajo (que creo que hicimos) entre mi marido, mi madre, mi hermana, mi padre y yo… sí, fue una fiesta 100% handmade. Porque me gusta más así y porque siempre sale más económico… De este modo, también te aseguras hacerlo a tu gusto, a tu manera y a tu ritmo. Aunque conlleve un trabajo de semanas y semanas… pero como había leído mucho sobre fiestas Pinterest desde hacía muuuucho tiempo, empecé con todo tres semanas antes y el resultado creo que fue chapó.

Os enseñaré un poco los ambientes, rincones, comida y cositas que hicimos sin enrollarme demasiado… Y aunque yo intenté hacer una súper puesta en escena con Candy Bar, Salty Bar y Drink Bar, la temática salvaje se apoderó de nuestros espacios y quedó algo más unificado.

Sí, la temática de la fiesta era el famoso libro de Allí donde viven los monstruos. Un niño un tanto salvaje que se hace el rey de los monstruos… no porque mi hijo sea malo, pero la puesta en escena en el bosque-selva le va que ni pintada… y me permitió hacer el famoso juego de palabras con el inglés: the wild one party (de wild on – asalvajarse).

Primero de todo, dejamos la puerta de casa abierta, y nada más llegar nuestros invitados se encontraban con un cartel-flecha indicando la dirección de la fiesta. El cartel era reciclado de nuestra boda (que también me encargué yo de hacer tooooda la deco) y un póster con la frase “let the wild rumpus start” o lo que es lo mismo, deja que el lío salvaje empiece. Seguidamente había el cartel donde mi hijo quedaba coronado como rey de la fiesta… y un uno gigante hecho de palitos del bosque (made by mi padre).

Y así, los invitados llegaban a nuestra “cabaña” envuelta de hiedra y otros simulantes a la naturaleza. La pared estaba presidida por un cartel con el título de la fiesta (handmade) y unos pompones verdes. Y debajo había nuestra mesa Candy-Salty-Drink Bar. Estaba cubierta por unos manteles blancos y decorada con una guirnalda que hice con telas y goma eva y una cesta con coronas doradas para todos.

dsc01312-e1518710087871.jpgDSC01316DSC01317DSC01318

DSC01333Intentamos que toda la comida siguiera con la temática y la decoración del a fiesta. Usamos bases de troncos y bases de corcho para presentar los platos. Para ello, hicimos tortillas de patatas, una quiche de verduras, hummus, queso derretido, tostadas y nachos.

También hicimos un poco de pica-pica de toda la vida… aunque un poco más currado! Pusimos palomitas dulces, quicos gigantes, patatas de sabores, palitos de pan, galletitas saladas y mesa de embutidos y quesos. ¡Todo lo casero posible!

Para la sección dulce había donetes oscuros, pastel hecho por mi hermana (es una artista de los postres) con un cake topper hecho por mí (ya se nota…), galletas personalizadas hechas por mi madre y por mí y coca de chicharrones (también hecha por mi madre…) típica de la época. Y toda la mesa tenía detalles con números 1 hechos handmade y citas del libro en inglés.

DSC01374En lo que sería la Drink Bar había limonada y naranjada casera (sí, tenemos limonero y naranjo en casa…) y alguna bebida para adultos… Todo acompañado por mis botellitas de plástico preferidas del mundo mundial y sus pajitas con decoración rústica. Además, puse como elementos decorativos y como recipientes para una mousse de manzana y yogurt natural, unos botecitos de tipo cóctel con un cordel y cucharitas de madera.

DSC01313

DSC01314

Todo lo que pertenece a papelería es de Mi Fiesta de Papel.  Moníssimo, ¿a que sí?

Para finalizar, pusimos un rincón para los más pequeños de la fiesta con juego blando y otros elementos de juego. Decorado con una guirnalda que hice de papel con el logo de la fiesta y unas fotos del mes a mes de mi bebe. También había un rincón de firmas y una Polaroid que rondaba de mano en mano.

7f0f37a0-083f-4461-96f4-8a1071bffcc2wildDSC01322DSC01326

DSC01330

Y esto fue todo. Creo que ya no me he dejado nada más por enseñarnos. ¡Ah! ¡Sí! Mi pequeño llevaba un disfraz del protagonista del cuento, Max, que se lo cosí yo a última hora… total, lo de las coronas no es lo suyo… ¡pero estaba precioso y su vuelta al sol fue muy emotiva!

DSC01309thumbnail_LRG_DSC01369

El Extra de hoy se trata de la carta que ha escrito mi marido a nuestro hijo, en su primer cumpleaños… es en catalán pero es deliciosa. Como él:

“Marco, ja has fet un any. Durant aquest primer any de vida tothom ens ha dit constantment que l’aprofitem, que passa molt ràpid, que no te n’adones i aquesta etapa haurà passat, que ja no seràs un bebè, etc. Jo he fet cas i he intentat viure a fons cada moment que he passat amb tu o a prop teu a fons, concentrat al màxim per així enregistrar-ho ‘a foc’ al meu cervell. Crec que és per aquest motiu que no tinc la sensació que el temps que ha passat fins ara hagi caigut en el no res.

Per altra banda, la immensa felicitat que vam sentir quan vas néixer, els dubtes, la por d’estar a l’alçada, les incerteses, etc. són sentiments que totes les mares i pares vivim, cadascú a la seva manera i vull que sàpigues que tot i la falta d’experiència en molts àmbits sempre hem fet l’esforç més gran de les nostres vides per fer-ho el millor possible.

Tinc un pensament  per explicar-te. Fa algun temps va caure a les meves mans el famós escrit d’A. Tàpies que m’ha fet reflexionar sobre la teva educació en molts moments.

“Mireu l’objecte més senzill. Agafem, per exemple, una vella cadira. Sembla que no sigui res. Però penseu en tot l’univers que ella comprèn: les mans i les suors tallant la fusta que un dia va ser arbre robust, ple d’energia, al mig d’un bosc frondós en unes altes muntanyes, l’amorós treball que la va construir, la il·lusió amb què es va comprar, els cansaments que ha alleujat, qui sap si en grans salons o en pobres menjadors de barriada… Tot, tot participa de la vida i té la seva importància! Fins i tot la més vella cadira porta dintre seu la força inicial d’aquelles sabes que pujaven de la terra, allà als boscos, i que encara serviran per donar escalf el dia que, feta estelles, cremi en alguna llar.” Antoni Tàpies, “El joc de saber mirar”. Cavall Fort, núm 82, Barcelona, gener de 1967.

Amb aquesta mirada és amb la que la teva mare i jo volem que creixis. La mirada que d’alguna manera ha de guiar els teus aprenentatges. La mirada de l’empatia,  de la cultura, dels sentiments, de la il·lusió, de voler conèixer el perquè de les coses i del seu valor humà.

Aquestes línies també van dedicades a la teva mare perquè m’ha obert els ulls en molts aspectes amb el seu esperit implacable, confiant fermament en el que sempre ha cregut que seria el millor per a tu; de no tenir problemes d’anar contra el caràcter dogmàtic de la gent en el moment de seguir algunes maneres de fer que possiblement no compartim. Sempre estudiant les opcions, els beneficis,  els riscos, etc. perquè és la nostra manera de fer. Sempre segurs que el que triarem serà el millor per a tu i pel teu desenvolupament.

Perquè el moment en el que som més feliços és quan agafes un tros de fusta, un tros de cartró… i crees un món sencer al que pocs adults podem arribar. Així que lluitarem sempre perquè la teva creativitat i la teva il·lusió no desapareguin. Vetllarem perquè sempre juguis a ‘saber mirar’. “Perquè tot, tot participa de la vida i té la seva importància!”

Us estimo,

David M.”

¡SMASH THE CAKE!

Parece que me he puesto las pilas y me voy poniendo al día con los posts. Aunque vaya un poco cansada, ¡merece la pena! Estas semanas están siendo un poco locas porque estamos a tope con los preparativos de la fiesta de nuestro pequeño (¡sólo quedan dos días!), pero aquí estoy. Y me encanta. Dispuesta a enseñaros el primer paso para celebrar el primer cumpleaños de mi bebé… o no tan bebé.

El famoso, cotizado y rompecabezas Smash the Cake. Todo un ritual de ensueño donde las mamás nos descalabramos por presentar el decorado más currado y precioso para que nuestro retoño acabe de colorines i pegajoso de nata montada. Es decir, hacer  una sesión de fotos donde el principal protagonista es el bebé y una tarta. Así introducimos al mundo de los pasteles de cumpleaños a los pequeños y se les deja hacer libremente todo lo que se les ocurra. Y es que de eso se trata el smash cake (o destrozar el pastel): es un divertido juego de aprendizaje y de exploración sensorial para el bebé.

IMG_2594IMG_2603IMG_2608IMG_2609IMG_2613Para inspirarme con nuestro Smash the Cake tiré un montón de Pinterest. Podéis ver mi carpeta aquí. De hecho la temática es la misma que la de la fiesta… la semana que viene os lo enseño todo. Usamos cajas antiguas que teníamos de nuestra boda, hiedra artificial, el libro de Allí donde viven los monstruos (tema central de la fiesta), pompones, globos blancos, dos guirnaldas (una la compré en Amazon y la otra la dibujé yo), confeti, troncos y palitos y un precioso uno que fabricó mi padre con palos del bosque.

Realmente llevaba un montón de tiempo imaginándome como sería. Había hecho dibujos del decorado y me imaginaba lo que haría nuestro salvaje. Aunque nos sorprendió gratamente. Quizá tenía sueño o no estaba muy inspirado pero le costó arrancar y quedar teñido de verde. Por suerte, no le pusimos casi ropa… como la sesión ya era un poco ambientada en lo salvaje… ¡quedó fenomenal!

La sesión la hicimos en casa de mis padres, que tienen un espacio cerrado y calentito para hacer este tipo de celebraciones. Y las fotografías las hice yo misma. Me hubiera gustado poder traer a algún fotógrafo pero no sé si mi pequeño se hubiera sentido cómodo…

IMG_2619IMG_2625IMG_2626IMG_2629IMG_2631El pastel nos lo hicieron en la preciosa tienda de My sweet dreams cupcakes. Me preocupaba un poco el tema azúcar pero ¡por una vez no pasa nada! Tampoco se zampó toda la tarta… simplemente hundió un poquito los deditos y chupó. Realmente fue una experiencia divertida y extrasensorial, para Marco y para nosotros.

¡Y creo que ya no me dejo nada! Decir que vale mucho la pena y os animo a hacerlo. Espero que os haya gustado tanto como a nosotros.

IMG_2637IMG_2638

 

PRIMERA PEQUEÑA BIBLIOTECA

Hoy os traigo un post que para mí es delicioso. No, no es de comida. Pero se parece. Porque yo de pequeña (ahora he perdido tiempo…) devoraba los libros. Llegaba Sant Jordi y ansiaba abrir cada uno de los libros que me regalaban. Y pasaba toda la noche leyéndolos. Esto lo hice hasta que me independicé… que me compré un ebook y allí guardo todos mis tesoros para cuando pueda volver a leer plácidamente, sin prisas ni sueño acumulado.

Por eso, cuando me convertí en mamá tuve claro mi objetivo. Transmitir a mi hijo el amor por las palabras, por las historias, por la cultura. Así que desde pequeñito, Marco tiene una biblioteca en su habitación, que va creciendo poco a poco y vamos poniendo delante los libros que creemos que más le interesan en cada momento.

Evidentemente, y siguiendo nuestra filosofía, son cuentos escogidos con delicadeza. Los libros que hay en las tiendas de juguetes para niños tan pequeños normalmente son del tipo color, luz, imagen aislada. Así que queríamos cuentos con valores, profundos, que llegan al alma. Libros que transmiten mucho con muy poco. Libros que aparentemente parecen no tener nada de atractivo para la gente a la que se los pides. Porque realmente, somos los padres, los lectores, los que enseñamos a nuestros niños a querer lo que hay dentro de esas páginas. Y aunque Marco todavía no está preparado madurativamente para hojear y “leer” los cuentos que tiene, nosotros se los contamos, le enseñamos a pasar las páginas, le explicamos cómo se deben tratar, hacemos distintas voces, bailamos, cantamos…

Así que os presento nuestra primera pequeña biblioteca. He distribuido los libros por grupos aunque no tienen que ver las temáticas.

Los primeros libros para que los bebés los toquen fácilmente y se diviertan son los de tela. Hay muchos y muy variados. Nosotros tenemos una que es una delicia: son páginas de tela con diferentes animales u objetos cotidianos que se pueden pegar a un guante. Con ello, trabajamos el nombre del objeto en sí i lo relacionamos con una canción dedicada a dicho objeto. Marco se vuelve loco, aunque todavía no sabe elegir qué canción quiere escuchar. El otro libro de tela es de Imginarium. Tiene pocas páginas pero trata sobre la vida en una granja. Y a mí me encanta. Siempre quise ser granjera…

IMG_4352

Otro libro que le en-can-ta es el de La pequeña oruga glotona, de Eric Carle. Una vez leí que la versión en inglés era fascinante y lo compré así. Aunque creo que son todas iguales. Pero Marco alucina con los agujeros de las frutas, las mariposas y las voces que hace su padre (hablando en inglés, claro) cuando se lo lee. Si os fijáis está ya un poco arrugado… pero es que le flipa!

IMG_4358

Otro grupo de libros que nos gustan mucho en casa son los de Anna Llenas. Son divinos, sutiles, bien hechos. Transmiten valores, rompen con etiquetas, son claros y llamativos para los niños. Mi preferido es el de Topito Terremoto (creo que tenemos uno en casa…) aunque a Marco le alucina mucho el de El monstruo de colores.

IMG_4355

Junto al tipo de libros de estos dos, tenemos De qué color es un beso? (Rocío Bonilla), Yo mataré monstruos por tí (Santi Balmes) y A qué sabe la luna (Michael Grejniec). Son libros para soñar bonito, estar tranquilo, encontrar el orden y la paz. Además tienen ilustraciones preciosas y colores perfectos. Se plantean dudas, miedos, problemas y preguntas que a menudo tienen los más pequeños y los solucionan de una manera sutil: ¿se puede morder la luna?,  ¿de quién es?, ¿hay monstruos debajo de la cama?, ¿qué pasa con ellos?, ¿los besos tiene color?, ¿o tienen sabor?… vale la pena tenerlos cerca!

Otro grupo de libros son los que nos permiten trabajar con nuestros hijos ciertos aspectos de la vida, comportamientos o simplemente que aportan conocimiento. Para ello tenemos el libro Espera (Antoinette Portis), una delicia que es más bien para los padres y madres, el famoso y tradicional Allí donde viven los monstruos y libros del Auditori de Barcelona donde aprendemos los instrumentos, su sonido, su lugar…

Y finalmente, en toda casa hay una joya literaria. Nosotros tenemos una edición pop-up de El principito que nos regaló mi abuela el pasado Sant Jordi. Es precioso y tiene el texto íntegro de la obra.

Y hasta aquí nuestra propuesta de primera biblioteca para los más pequeños de la casa. ¿Os ha gustado?

Nos vemos la semana que viene. Y ¡Feliz Navidad!

NUESTRO LUGAR FAVORITO

¡Hola! Hoy os quería hablar de un lugar muy especial para nosotros. Y aunque no es un lugar típicamente kids-friendly, para nosotros es el lugar perfecto. Y me refiero a que no por ello no es posible ir con bebés. A veces (o siempre), cuando te conviertes en papá/mamá te repiten que ya nunca vas a hacer lo que antes hacías. Y yo, a estas personas, les digo que se equivocan. Haces las mismas y más.

Por eso, hoy os hablaré de Collioure. Collioure es y será mi lugar. Desde muy joven sentí atracción por esta perla de la costa Bermeja, en la comarca del Rosellón. Es un pueblito pintoresco lleno de historia y cultura y aun recuerdo cuando mi profesora de literatura nos hablaba de este lugar: le brillaban los ojos. Así que mis padres decidieron llevarme. Y me encandilé. Soñé una y otra vez con ese hotelito forrado de glicinas. Me veía paseando lentamente, sumergiéndome con alguien en sus rincones. Y es que hay tantos lugares para ver, tantas historias escondidas a puertas cerradas.

Pero ese primer viaje en coche con mis padres marcaría, realmente, mi vida para siempre. El destino hizo que conociera al que hoy es mi marido. Y allí, en Collioure, hicimos nuestra primera escapada. Era invierno, hacía un frío que te pelabas. El aire cortaba la respiración pero ese ambiente que tiene el pueblo hacían que se te olvidara todo. Estaba viviendo mi pequeño cuento de hadas.

Y no se acabó aquí. Hemos estado cada año. En las mismas fechas. Hemos recordado qué hacíamos o cómo estábamos el año anterior. Hemos descubierto rincones nuevos. Hemos repetido fotos. Y cada año ha sido diferente, pero quizás, mejor que el anterior.

Y es que en Collioure no sólo hicimos nuestra primera escapada romántica… En esa playa, la que recuerdo y recordaré toda la vida, David me pidió que me casara con él. Sí, era pronto. Muy pronto. Y la playa estaba desértica (además era invierno y el frío cortante seguía allí…). Pero nuestro perrito tenía que salir a pasear. Y mientras él correteaba por la playa a sus anchas (bueno, no tan anchas porque estaba rompiendo mi mochila…) me encontré prometida con el único hombre de mi vida.

IMG_0029

El siguiente año fuimos con la inocencia de ir a “fabricar” a nuestro retoño. Pero ya se sabe, ellos llegan cuando quieren… Aunque fue bonito intentar imaginarlo…

También hemos ido el año que sí estaba embarazada. Y finalmente, hemos estado toda la familia. Lo que siempre había soñado. Mi marido, mi perro, mi hijo y yo. En Collioure. Deseaba tanto enseñarle a mi hijo el faro, la pequeña iglesia en la roca, el castillo real al borde del mar, el puerto con sus barcas típicas, las pequeñas playas de guijarros, las terrazas de los cafés, la ciudad vieja con fachadas de colores y el característico campanario con su cúpula rosas, la tumba de Antonio Machado, el mercadillo del domingo, el molino, los jardines… toda esa estampa tan perfectamente bonita que a mí me había ayudado tanto a desaparecer. Aunque hoy, mientras escribo este post, no acabo de ver claro si Collioure me ha servido para perderme y alejarme de los problemas o a encontrarme conmigo misma, con mi yo más profundo. Y descubrir otros deseos que están demasiado lejos de toda realidad.

De todas formas, aconsejo viajar a este lugar en familia. Nos alojamos en un hotel-apartamento precioso, con vistas directas a la playa central, hay cocina, todo lo necesario para los bebés, piscina… Y se llega en un par de horas desde Barcelona. Es un viaje en familia perfecto para descansar, desconectar y disfrutar de unos con otros.

Espero que os haya gustado la propuesta de viajar en familia de hoy, aunque lleve carga sentimental.

Nos vemos la semana que viene, ¡muchas gracias por estar ahí!

 

Juguetes II: activando el movimiento y el desarrollo cognitivo

Hoy seguimos con la segunda etapa de juego de nuestro pequeño. En este post os hablo de la fase de desarrollo físico-motor, cognitivo y sensorial. O lo que es lo mismo, los primeros movimientos de nuestro bebé. En nuestro caso, la inquietud de empezar a “moverse” surgió entre el cuarto y quinto mes, cuando el gimnasio que le construimos dejó de serle útil y empezó a mirar más “hacia el suelo”. Su percepción del mundo cambió y se volvió más compleja.

Así que Marco dejó de estar tan boca arriba y empezó a hacer la croqueta con soltura y jugar boca abajo. Incluso empezó muy rápido a reptar por el suelo atraído por los veloces movimientos de nuestro perro Charlie.

Y de ahí que empezó a tener curiosidad por los elementos esféricos (pelotas), que iban y venían hacia él. Nos dimos cuenta que era el momento de introducir este elemento en su juego sin dejar de lado nuestra idea sobre los materiales, formas y texturas de los juguetes que le ofrecemos. Así que siguiendo en la línea de la anterior etapa, decidimos presentarle la pelota Pikler, las pelotas sensoriales y la panera de los tesoro, ya que tenía más que desarrollada la prensión voluntaria.

IMG_2021El primer juguete estrella relacionado con el movimiento fue la pelota Pikler. Que tal y como su nombre indica, es un elemento de juego basado en los principios de la pediatra Emi Pikler que fue una revolucionaria en su época por creer y  afirmar que el desarrollo motor de los bebés es espontáneo. Por eso hay que dotarlos de un vínculo emocional seguro por parte del cuidador/a y un acompañamiento que respete su libertad de movimiento. Unas características que se constatan perfectamente con la Bola Pikler. Ya que es un elemento de juego sensorial adecuado al desarrollo psicomotriz del bebé, tanto por su material (médula de junco) como por su forma y estética, sencilla y natural. Nosotros se la ofrecimos a nuestro hijo sin forzar su movimiento ni el de la bola y él sólo la manipulaba, la observaba, la agarraba y la dejaba ir.

IMG_1711Lo bueno de esta pelota es que no sólo nos ha servido en esta primera etapa sino que seguimos dándole uso ya que a la que se ha empezado a mover más por toda la casa la pelota le ha servido para perseguirla, tirarla, buscarla… Y más adelante podremos introducir objetos en ella, pasar telas por su interior de lado a lado, jugar con ella y otros muñecos.

De la mano de este objeto hay la pelota Montessori, podéis adquirirla y ver información aquí. Nosotros la tenemos guardada porque al ser blandita y con un cascabel dentro nuestro perrito va loco por comérsela… pero vale mucho la pena.

Otro de los juguetes que le hemos ofrecido para el desarrollo físico-motor y sensorial han sido las pelotas sensoriales. Son objetos a medio camino entre el juego sensorial y de movimiento.. y nos encantan porque son sencillas pero muy originales. Hemos hecho servir varios tipos de pelotas: rugosas, con agujeros,  de tenis, con relieve… y como se trata de pelotas con diferente textura, forma, color, peso y forma de bote se nos abren muchísimas posibilidades de exploración, ordenación, exploración sensorial o simplemente juego de lanzar. Aunque a Marco todavía le es un poco difícil relacionar todas estas actividades con dichos objetos, poco a poco va cogiendo más habilidad.

IMG_2761Finalmente, en esta etapa hemos visto como su interpretación de todo lo que le rodeaba empezaba a ser más compleja. Y para ello, optamos, por fin (lo estaba deseando desde antes de que naciera), ofrecerle la famosa panera de los tesoros. Para darle el valor que tiene, es importante tener una cesta (de mimbre, de crochet…) donde se puedan mostrar todos los elementos que la componen.  Este elemento ayuda a tener los objetos a su alcance para cogerlos, manipularlos y observarlos todos en su conjunto. Aunque la cesta también es útil para ordenar, agrupar y seleccionar diferentes objetos y elementos de juego según la necesidad, forma, color o textura.

Y para rellenar la cesta y hacer que los más pequeños se inicien en el juego más manipulativo, sensorial y de exploración, también optamos por fijarnos al detalle con cada uno de los objetos. Es importante que haya diferentes materiales cómo la tela, el vidrio, el metal o de elementos de la naturaleza… para que los pequeños puedan experimentar la realidad que les rodean.

¿Y para qué sirve? Cuando dije a la gente que me rodea que este sería el primer entorno de juego de mi bebé la gente me miraba con cara de “¿y no tendrá Furbys, o PinyPon o objetos con luces que se mueven y que LES ENCANTA a los niños?”. Y mi respuesta era: “NO”. Tampoco sabemos si lo que les gusta a los niños son juguetes estridentes y de feria. A lo mejor es más importante crear un ambiente agradable donde las manitas de los pequeños ven y tocan la calidez y naturalidad de los materiales: su suave tacto, la textura de madera, los bordes redondeados, las esferas perfectas,… Creo que ofrecen una gran versatilidad en el juego y además son juguetes producidos siguiendo procesos tradiciones y con materiales de proximidad.

Y hasta aquí las propuestas que le hemos ofrecido a nuestro pequeño para ayudarle a desarrollar de manera tranquila y bonita los primeros movimientos y las primeras fases sensoriales y cognitivas.

A ver si os animáis y me contáis vuestras propuestas.

TALLER PARA BEBES EN EL AUDITORI DE BARCELONA

Cuando el pequeño descansa (muy pocas y raras veces) aprovecho para escribir los posts que tanto me gusta compartir. Hoy traigo una actividad preciosa organizada por el Auditori de Barcelona.

Sin título

El pasado 15 de octubre asistimos a un taller musical para bebes donde ayudan a los más pequeños y a sus papás a compartir la vivencia y a disfrutar exclusivamente de la música. Es una actividad íntima y deliciosa donde un grupo reducido de bebes, junto con sus padres, realizan un conjunto de actividades sensoriales con un hilo musical. Se trata de establecer un vínculo profundo con dicha música, de disfrutarla, de palparla. Una actividad práctica dirigida en todo momento donde la prioridad son los sentidos, estar con tu hijo, escuchar, escucharte, escucharlo.

IMG_2343

IMG_2344

La actividad se hace en la acogedora sala de Alicia de Larrocha, toda de madera y donde la acústica ha sido adaptada para captar nítidamente todos los registros musicales, tanto acústicos como amplificados. La primera norma es andar descalzos. Los más pequeño gatean y raptan por el suelo resbaladizo de madera. Y entonces, suena un piano en directo. Y la actividad empieza. Cojines, pañuelos, pompas de jabón, lucecitas, palos de lluvia, picar de manos… todos en silencio escuchando cada nota, cada timbre, cada sonido. Y todo fluye. Descubres cosas de tu hijo que intuías pero que no habías corroborado. Los pequeños salen en paz, tranquilos. Y se constata una gran frase que descubrí hace poco del pintor Victor Vasarely:

 ” es mucho más importante experimentar la presencia de una obra artística que llegar a entenderla”

Y lo más bonito de esta actividad es que te reúnes con mamás y papás que previamente ya has conocido en la mañana musical para embarazadas, una experiencia inolvidable que incluye una charla sobre la importancia de la música durante el embarazo, un taller vivencial y de experimentación personal a través de actividades prácticas y un concierto muy especial para ti y tu bebé. Un concierto que marca el inicio del conocimiento de un conjunto de piezas musicales que se repiten en ambos talleres y que culminan con un concierto en la sala grande del Auditori con un concierto para niños.

Estas actividades crean unos grupos de trabajo que están conectados en todo momento por la organización, que se encarga de mandar información periódicamente para asistir a todas las propuestas.

Así que si estás embarazada o tienes un bebe de más de 6 meses y deseas vivir intensamente la música con tu hijo/a, vale la pena ir a disfrutar de una experiencia inolvidable en L’Auditori, un regalo cultural y de crecimiento personal para toda la familia.

¡Os aseguro que será realmente precioso!