LA INFINITA RIQUEZA DE LA NATURALEZA

¡Hola! después de dos semanas de reposo del blog, aunque no de reposo físico… volvemos para explicaros una actividad preciosa, fácil y al alcance de toda familia: el contacto con la naturaleza. Ya os conté en este blog de aquí que la naturaleza ayuda a que todo fluya, a coger energía y fuerza. Ayuda a ir despacio. A observar, dentro y fuera de uno mismo. Y que nuestro objetivo, tal y como dice María Montessori, es darle el mundo a nuestro hijo: mirar las nubes, el sol, los sonidos, los animales, el agua, las plantas, los insectos, la hierba, las hojas… en fin, la infinita riqueza de la naturaleza.

DSC03085Este verano estoy hojeando el libro de 100 actividades Montessori a partir de 2 años (aunque con Marco lo hacemos des de los 12 meses…) y con el calor nos hemos centrado más en hacer las actividades de exterior.

Así que nos fuimos en familia a aprender a convivir con la naturaleza. Seguro que todos tenemos, relativamente cerca de casa, un lugar idílico para llevar a nuestros hijos. Un lugar abierto, libre de humos y construcciones donde puedan crear vínculos con lo natural. Tomar consciencia del lugar que ocupan en un contexto más amplio. Es importante que los niños sean sensibles a la naturaleza desde bien temprano, que entiendan sus fragilidad y su fuerza y que aprendan a respetarla.

DSC03050.JPGNosotros fuimos a la riera de Arbúcies. I allí acompañamos, de la mano, a nuestro hijo para que descubriera una parte de mundo. Uno de los pilares de la filosofía Montessori es estar cerca del niño pero sin intervenir, simplemente acompañándolo. La intervención del adulto, como llevarlo en brazos, estirarlo, cogerlo o hacerlo ir donde tú quieres es mantenerlo por debajo de sus capacidades reales, así que el regalo que le podemos hacer es bien sencillo: tiempo para andar, sin presión ni dirección. Ellos se ponen contentos cuando pueden tocar, oler, observar y mirar todo eso que les llama la atención. Y la naturaleza te permite ir más despacio, pensar, hacer eso del “slow family living”, porque la vida no es una carrera sino un viaje, un descubrimiento para hacer juntos.

DSC03057.JPGAsí que una vez allí, nos dedicamos a, simplemente, observar. Aprendimos a estar quietos y en silencio cada vez que pasaba una libélula, escuchamos el sonido del río y observamos cómo fluía el agua, pisamos piedras secas y mojadas (Marco entendió que las mojadas tenían musgo y resbalaban), escuchamos pájaros, recogimos hojas y buscamos caracoles. Evidentemente, y siguiendo el acompañamiento que necesita todo ser en etapa de aprendizaje, nosotros lo animamos a hacer algunas de las actividades aunque es cierto que la curiosidad y el interés es innato en los niños de estas edades.

dsc03060.jpgDSC03067

DSC03069

DSC03085DSC03097

DSC03098También nos llevamos a nuestro perrito Charlie, muy importante en la vida de Marco. Con él juega, le pone comida, lo abraza, lo acaricia, juega (y mucho) y lo observa a todas horas. Aprovecharon para correr juntos, bañarse, comer…

DSC03062.JPG

DSC03100.JPG

Lo bonito de estas actividades es poder hacerlas en cada estación del año y descubrir qué pasa en el lugar cada vez que vamos. También, si los niños son más mayores, se pueden crear mesas de observación con lupas, crear mandalas con el material recogido o un diario de viaje a modo de cuaderno de bitácoras, con mensajes, material recogido y fotografías.

Lo esencial, es que con estos paseos el interés por la vida que envuelve a nuestros hijos se verá agudizado y su curiosidad natural, alimentada. Así que salid a pasear, a pisar hojas y charcos, a mirar el cielo y el suelo, a buscar animales. A vivir con ellos y darles el mejor regalo del mundo: tiempo.

DSC03111.JPG

Anuncios

Y COLORES EN EL VIENTO DESCUBRIR

Así empezaba mi canción favorita de la película Pocahontas: y colores en el viento descubrir… Así que, me viene perfecta para empezar el post de hoy. Y es que Marco pide mucho, mucho rato y muchos días. Por eso, procuramos que sus aprendizajes sean constantes pero duraderos. Y ahora, bueno, hace unas semanas, ha empezado a sentirse atraído por los colores. De momento, los básicos.

IMG_6567.JPG

Los mira, los escucha, los manipula… Y como siempre, intentamos que el conocimiento que adquiere nuestro hijo sea vivencial, a través de juguetes sensoriales.

Así que, siguiendo al máximo la filosofía Montessori, escogimos algunos juguetes que se adaptaban a nuestras, o sus, necesidades. Por su material, por su textura, por su forma, por su aplicación. Y es que María Montessori no defiende la idea de aprender los colores por días, como se hace normalmente: hoy verde, mañana azul, el otro rojo… Sino que se trata de trabajar los colores en su conjunto, y siempre empezando por los primarios: rojo, amarillo y azul.

Lo ideal sería empezar con las cajas de color Montessori, que son tres, cada una para un nivel, pero creo que Marco es todavía demasiado pequeño para seguir su funcionamiento. Así que, seguimos la misma metodología pero usando otros materiales.

Lo primero que hicimos, en cada uno de los casos, fue presentarle el material. Una vez hecho la presentación del material, Marco experimentó con él.  Es verdad que se propone que el vocabulario se adquiera en tres tiempos y con tres colores como mucho, pero nosotros empezamos directamente con cinco. Y el resultado fue, realmente, alucinante.

Una vez trabajado el vocabulario, se pasa a trabajar la identificación de cada color verbalmente: ahora Marco se pone en el azul o ¿dónde está el azul?. Y si avanzamos, podemos preguntar qué color es éste o aquél.

IMG_6574.JPG
En días posteriores podemos repetir la actividad, introduciendo colores nuevos (nosotros no lo hemos hecho todavía…) y también podemos hacer juegos como encontrar el color en el entorno. Como siempre, la mente de nuestro hijo nos sorprenderá mucho más de lo que nosotros nos imaginamos.

Dicho como hemos introducido los colores a nuestro hijo, os presento los materiales que hemos usado.

1. Círculos sensoriales: se trata de cinco parejas de círculos sensoriales, cinco texturas distintas y dos círculos de cada una, uno grande y uno pequeño, uno para los pies y otro para las manos. Están hechos de silicona y el niño identifica color con textura. Nosotros los hemos en el suelo formando un camino sensorial. Pisando y repitiendo el nombre de los colores tal y como os he explicado más arriba es como hemos utilizado este material. La verdad es que cuando lo compré pensé que no serviría para nada y ahora mismo, es el juguete favorito de Marco. Material desestructurado totalmente, además, ya que lo usamos para trabajar los colores, para hacer masajes, como cercas para animales, bebederos, cojines…

IMG_6571

IMG_6572

IMG_6575

IMG_6578

2. Cometa Waldorf: y de aquí el título del post de hoy. La pedagogía Waldorf invita al juego como medio natural de aprendizaje. En esta pedagogía se utilizan siempre juguetes muy naturales, con colores divertidos y alegres. A parte de ver y hacer volar los colores en el viento, favorece el juego creativo y el ejercicio físico. Éste lo hemos fabricado todos juntos, con aro de madera y cintas de raso de colores arco iris.

IMG_0815

IMG_0816

IMG_0819

3. Nins de Grapat: el juguete estrella, la perfección, lo más desestructurado y lo más perfecto. todo tiene su lógica, su conexión. Trabajamos colores, texturas, olores, momentos del año, las horas, los días… cuando los niños se acercan a estas piezas ven más allá de los colores, tocan la textura de la madera, los bordes redondeados, las esferas… Sus manos “ven” la calidad de un material que no brilla por sus colores sino por su calidez y naturalidad. Ofrecen una gran versatilidad en el juego y además son juguetes producidos siguiendo procesos tradicionales y con materiales sostenibles, de proximidad y no tóxicos.

 

IMG_6568

IMG_6569IMG_65814. Libros: como ya os conté en este post, en Sant Jordi incorporamos libros preciosos y dos de ellos fueron Azul y Rojo. Simplemente le encantan. Ahora que ya habla un poquito, repite las palabras de cada uno de ellos y creo que lo relaciona perfectamente con el color del libro, porque cuando los coge de la estantería, tanto uno como el otro, sabe qué elementos hay dentro de cada uno.

img_0859.jpg

IMG_0858

Espero que os haya gustado mucho este post. Para mí, jugar con él y que suponga un reto constante es lo que me hace más feliz del mundo. y ahora que su juego es más complejo y sus respuestas tan rápidas me quedo ojiplática.

También quería decir que este verano intentaremos estar al máximo juntos, viviendo y aprendiendo y publicaré en el blog cada quince días.

¡Un beso a tod@s!

ARCO IRIS SENSORIAL

¡Ya estamos aquí!

Y hoy os traigo un post con una propuesta que hacía muchísimo tiempo que quería hacer: el Arco Iris sensorial. Y aunque lleva un poco de trabajo y dedicación, en el fondo es una actividad extremadamente básica, austera y deliciosa. Y nos sirve como comodín a días un poco aburridos.

IMG_2734

La verdad es que todo empezó cuando leí el artículo del blog de Mamaextraterrestre sobre la Teoría de Piezas Sueltas. Resumiendo mucho, se plantea que si tuviéramos las herramientas adecuadas, la creatividad no sería un privilegio de unos pocos. Si nos dejaran, todos podríamos participar en dar forma al mundo que nos rodea. Habla de la infancia como una época clave del desarrollo de las habilidades creativas y propone un mapa de ruta donde la inclusión de Piezas Sueltas o variables en todos los lugares donde haya niños es esencial. Parte de la pedagogía Reggio Emilia, donde los materiales de juego no estructurados son la base de todo juego y que permiten desarrollar la creatividad a todos los niveles y proveer los medios para hacerla florecer desde la primera infancia. Lo bonito de este tipo de juegos es no obstruir al niño en su desarrollo natural del juego. Es acompañarlo, observarlo y arroparlo. Desde lejos pero cerca.

IMG_2737Partiendo de esta hipótesis, nacen actividades como la que hemos hecho esta semana con nuestro hijo. Una actividad sensorial que es a la vez una invitación absolutamente irresistible. Porque a veces, jugar con material no estructurado no es simplemente palos, piedras y piñas, sino que  se trata de ofrecer claves para vivir de una forma creativa a todos los niveles, desde lo pequeño y cotidiano a lo más grande.

IMG_2735Y como hemos empezado con lo pequeñito, hemos teñido legumbres y pasta. Primero porque los colores brillantes gustan a cualquiera, segundo porque el material obtenido se puede guardar y utilizar para jugar a las cocinitas, mini-mundos, mandalas, esculturas con arcilla… y tercero porque el pequeño trabaja motricidad fina, texturas, formas y trasvase.

Lo que necesitamos para llevar a cabo la actividad son:

– Legumbres, arroz, pasta… lo importante es que haya múltiples texturas, tamaños y movimientos.

– Colorante alimenticio de todos los colores posibles. En Amazon venden packs preciosos y a buen precio.

– Vinagre blanco, que fija el color.

– Un poco de agua para reblandecer un poco los granos.

– Bolsas herméticas para hacer las mezclas.

– Caja o bandeja para presentar la actividad.

– Varios contenedores y herramientas de manipulación (bols, cazos, cucharas, coladores, cacharros de cocina…).

Procedimiento

Ponemos en cada bolsa hermética los granos, el colorante (las cantidades las iremos viendo según el tipo de colorante), un chorrito de vinagre y una cucharada de agua. Agitamos un poco y dejamos macerar un ratito. No demasiado porque si la humedad entra demasiado en los granos puede que se reblandezcan demasiado y se nos acaben pudriendo. Nosotros los dejamos media hora más o menos. Después los extendemos, sin mezclar colores porque se puede liar bien gorda, en un plato o papel de cocina y lo dejamos secar toda la noche. Al día siguiente, ya estarán listos para jugar.

La propuesta queda preciosa si se presenta en la bandeja en orden cromático. Es armonía visual natural y no hay nada que pueda competir contra eso… Y las opciones de juego son infinitas: tocarlos en la misma caja, clasificarlos en tarros, sobre la mesa de luz, buscar tesoros en medio, colocar muñecos en medio, hacer creaciones artísticas, para cocinitas… Marco los tocó, los cogió con la cuchara, preparó platos y se los dio a los Nins. Pero hemos guardado los granos para futuros juegos.

IMG_2733IMG_2740

IMG_2742IMG_2745IMG_2752

IMG_2759

IMG_2769IMG_2770IMG_2772De verdad que es ir a lo más básico y triunfar segurísimo. A veces nos preocupamos en encontrar el juguete estrella y en casa, a la mano de todos, está la respuesta. Os animo a hacerlo.

IMG_2776.JPG¡Hasta la semana que viene!

IMG_2755.JPG

NUESTRA TORRE DE APRENDIZAJE

¿Hola a tod@s!

Hoy os traigo un post cortito pero intenso y es que por fin tenemos en casa nuestra torre de aprendizaje o learning tower basada en la pedagogía Montessori. En nuestro caso, tenemos que dar las gracias a nuestro súper papi que la construyó hace una semana a las 6 de la mañana…

Pues bien, si repasamos un poco sobre la educación viva y activa es muy probable que hayamos visto la famosa torre de aprendizaje, que es, simplemente, una estructura que permite al niño/a desarrollar actividades a la misma altura que el resto de la familia de manera más independiente y segura. Un recurso educativo perfecto que da la posibilidad a nuestros hijos a desarrollar su independencia y estar más integrados en tareas familiares, en este caso, cocinar, lavarse las manos, dientes…

IMG_2688

La torre, que no es más que un taburete seguro, lo ideó María Montessori con el fin de facilitar la máxima independencia a los niños y niñas a la par que fomenta la interacción en cuanto a las tareas diarias. La intervención de los/as pequeños/as en tareas como limpiar o cocinar, entre otras muchas actividades posibles, les proporciona experiencias sensoriales, practican la motricidad, se entretienen y les acerca al sentido de la responsabilidad. Además las actividades en familia siempre son un placer para los más peques de la casa.

Es un objeto que se recomienda a partir de los 18 meses (los pequeños se suben/bajan solos) aunque como bien defiende la pedagogía respetuosa, debemos observar a nuestros hijos e interpretar cuando es el momento que lo necesitan. Y Marco, lo necesitaba ahora, a sus 15 meses. Es verdad que todavía estamos trabajando lo de subir y bajar porque sus pasos todavía son un poco inestables, pero lo intenta con entusiasmo y se frustra cuando no le sale.

thumbnail_IMG_9696

Así que siguiendo los preceptos para (intentar) educar con éxito a nuestro hijo hemos usado la lógica, el sentido común y la calma, y nos hemos dado cuenta de que necesitábamos este mueble en casa. Marco está más tranquilo, más divertido porque interacciona con nosotros más horas al día y nos hemos dado cuenta que le ayudará a desarrollar una personalidad armoniosa y equilibrada. Aunque parezca una tontería, es así. Porqué sí, porque compartir momentos cotidianos con los pequeños es lo más bonito del mundo. Y su curiosidad queda saciada al instante.

thumbnail_IMG_9377

Existen multitud de opciones en cuanto a la torre se refiere. Se puede comprar hecha o se puede fabricar en un precioso DIY. Nosotros, bueno, mi marido, ha optado (y triunfado porque es un 10 con los DIY) probar suerte y fabricarla a partir del famoso banco de Ikea “BEKVÄM”. Y el tutorial que ha seguido lo podéis encontrar aquí. Si pincháis tendréis los materiales y los pasos perfectamente detallados y voilá!, a usar la torre de aprendizaje.

thumbnail_IMG_9606

thumbnail_IMG_9607

thumbnail_IMG_9694

thumbnail_IMG_9695

Yo estoy muy, muy contenta de habernos decidido a usarla. La hora de la cocina es una maravilla porque preparamos el desayuno juntos, me lava los cacharros que ya he hecho servir, me observa, come trocitos de los que estamos cocinando y puede estar a mi lado pero lejos de fuego. Así que aunque la gente os comente que qué es eso y que es mejor usar un #taburetedetodalavida no hagáis caso. Es una preciosa solución, respetuoso con los ritmos del niño y con posibilidades múltiples.

¡Por ciero! La decoración está hecha por mi madre… sabe que a Marco le gustan mucho las mariquitas pero creo que se ha pasado un poco de ñoñez…

MESA DE EXPERIMENTACIÓN: PRIMAVERA HELADA

¡Hola! ¡Qué rápido pasan las semanas!

Ya estamos aquí de nuevo con el post de esta semana. Hoy os traigo una actividad que hemos preparado con Marco relacionada con el agua. Ha sido un poco improvisado porque hay veces que la creatividad está en modo off pero el resultado es espectacular. Al haber tenido puente este lunes, busqué por internet alguna idea fácil para hacer y encontré ésta en el blog de Estoreta. Una delicia, por cierto. Y es que, la verdad, cualquier actividad que ofrezcamos a los pequeños de la casa con agua será un acierto ya que es un material que les fascina y les atrae muchísimo.

IMG_2690

Además, como ya he insistido muchas veces, la mejor manera de aprender es a través del juego, la práctica y la experiencia personal. Así que, una estrategia excelente para motivar a los niños a interesarse por la ciencia (principios muy básicos de física y química) desde una edad temprana consiste en hacer experimentos en casa. Los experimentos son una manera de ayudarles a comprender los fenómenos naturales de forma más sencilla y rápida, a la vez que estimula su capacidad de análisis y su creatividad. Y buen punto de partida pueden ser los experimentos con agua ya que suelen ser muy fáciles, necesitan pocos materiales y, sobre todo, son muy divertidos.

Así que, me decidí a seguir los pasos de Esther y modificar algunas cosas y le presenté el agua en forma de hielo. La intención es irle ofreciendo el agua en sus múltiples formas y  con más materiales con el fin de que pueda llegar a descubrir las posibilidades y las cualidades que posee.

IMG_2692

IMG_2704

IMG_2715

La actividad trata de ir a lo más básico: agua congelada y algo de temática del momento. En este caso, la primavera (que parece que no acaba de llegar así que, los del hielo viene genial) y sus flores. Lo primero que hicimos fue ir a recoger flores al campo. Y es que como bien dice Esther en su publicación, es muy importante que tengamos en cuenta los círculos; es decir, que todo tiene un porque. Recoger las flores para la mesa de experimentación representa entender que tendrán un uso en el futuro. Lo bonito de este tipo de actividades (o de cualquier tipo de juego que hagamos con nuestros hijos) es participar todos juntos y no hacérselo y punto.

DSC02630

dsc02643.jpg

dsc02653.jpg

Una vez recogidas las flores, los materiales que necesitamos para la actividad son:

– agua

– tuppers o cubetas de diferentes formas y tamaños

– bandeja o mesa de experimentación

– material para poner dentro (flores, fruta…)

– pipetas de plástico

Es importante preparar los tuppers con el agua unos días antes. Lo bonito es ir haciendo capas de agua y flores hasta que quede todo el recipiente lleno y con las flores repartidas por todo el espacio.  Por lo tanto, tendremos que poner un poquito de agua y flores y congelar. Al cabo de unas horas cuando ya esté congelado, volvemos a poner agua, flores y al congelador. De este modo iremos consiguiendo capas y flores en medio.

Como bien propone Esther en su blog, hemos intentado hacer este paso con Marco, para que entienda que si pones agua en el congelador sale hielo. Pero no sé si lo ha acabado de entender… la verdad es que me miraba todo el rato y se quedaba colgado del cajón del congelador para ver qué pasaba ahí dentro…

Y ya está. Lo bonito es que se encuentren el escenario preparado y se sorprendan al encontrarlo. Y a partir de ahí, a explorar. Yo le he puesto agua en un bol y una pipeta de plástico (para practicar la pinza, la fuerza y la psicomotricidad fina) para que se vaya deshaciendo el hielo, aunque todavía es pequeño para entender su mecanismo. Y aunque esta primera vez ha alucinado y ha ido soltando ¡anda! cada cinco minutos, lo que ha hecho ha sido tocar, chupar, comer las frutas que le he añadido y acariciar las formas.

IMG_2697

IMG_2698

IMG_2700

IMG_2703

IMG_2710

IMG_2711

IMG_2712

IMG_2715

Aun así, el resultado ha sido súper efectivo, resultón y divertido. ¿Os animáis?

IMG_2729.JPG

PINTANDO CON LOS DEDITOS Y PINCEL

¡Hola! ¡Qué tal va todo por aquí?

Por fin os puedo presentar un post con una actividad súper básica y “fácil”: pintar. Y digo fácil porque con un bebé nunca sabes lo que puede pasar con un pincel y pintura… pero el resultado fue precioso y el proceso maravillosos y sorprendente. Supongo que esto es lo más bonito de la maternidad. Descubrir cómo te puede sorprender la capacidad de respuesta de tu hijo.

DSC02458Y aunque es verdad que desde la más temprana edad (desde los 6 meses) se puede entretener y estimular la creatividad y la coordinación de los niños con la pintura, a mí me ha costado decidirme porque me daba un poco de miedo que Marco se comiese todo el material. Así que lo primero que hice fue ir a una tienda especializada en juguetes didácticos para bebés y preguntar qué producto podíamos utilizar. Y felizmente, nos fuimos a casa con la pintura dactilar. Y es que con la pintura dactilar los bebés pueden dar sus primeros pasitos dentro del mundo del arte y potenciar su sensibilidad táctil, su fantasía, su coordinación y su capacidad creativa.

Así que diseñamos el espacio dónde íbamos a pintar. Esperé a que estuviera descansado y comido. Feliz  y tranquilo. Puse música, forré el suelo con un hule y le deje a su alcance una huevera con los diferentes colores y papel (del gordito con dos hojas pegadas para tener más superficie). Y descubrí que para Marco pintar se había convertido en uno de los más grandes placeres. Al principio hundió los deditos en la pintura y la esparció por la hoja pero creo que le daba un poco de reparo y le acabé dando un pincel, con el que se desenvolvió súper bien!

DSC02440

DSC02437

DSC02439

DSC02454

DSC02455

Parece mentira pero al dibujar se ponen en acción los dos hemisferios cerebrales y por ende, el pintar consolida las conexiones entre los hemisferios, lo que es necesario para un aprendizaje exitoso en el futuro de nuestros hijos. Además, el desarrollo de la motricidad fina de la mano contribuye al desarrollo del cerebro, y sobre todo al centro del habla. Y como consecuencia el lenguaje mismo (tal y como lo explica María Montessori). Y finalmente, el bebé tiene la oportunidad de expresar su mundo interior y de canalizar su estado anímico y sus sentimientos de un modo positivo. Se sorprenden de lo que son capaces de crear y se centran en desarrollarlo.

DSC02448

DSC02445

DSC02449

Un apunte que creo que es muy importante es el tema del tipo de pintura que les ofrecemos. Muchas de ellas, obtenidas en centros no especializados o baratos, contienen plomo, arsénico y cadmio. Compuestos químicos que pueden resultar peligrosos para la salud de los pequeños. Así que es muy importante que la pintura sea natural y no tóxica, y que tenga una textura que posibilite a los niños pintar con facilidad. Y que siempre cuenten con la orientación y la vigilancia de los padres.

thumbnail_img_8791.jpg
Pintura dactilar de Djeco

En resumen, para nosotros ha sido una experiencia preciosa que repetiremos más a menudo, sin duda. Y todos mis temores quedaron infundados.

DSC02452

APRENDIENDO A COMER

¡Hola bonit@s!

¿Qué tal el puente? Nosotros súper cansados, como siempre… hemos desconectado pero no hemos descansado… cosas de bebés…

Hoy os traigo un post que tenía ganas de publicar pero que no sabía demasiado bien cómo hacerlo ni cuándo hacerlo. Los que me seguís por las RRSS sabréis que decidimos hacer BLW con Marco. Y lo decidimos mucho antes de que naciera. Así que hoy os traigo un recopilatorio de comidas que hacemos con nuestro bebé (comidas más básicas y saludables que antes) y los beneficios que hemos visto en este método, pero en ningún caso quiero que esto se considere un manual, unas pautas alimentarias o lo básico para hacer BLW en casa sin ningún asesoramiento. Simplemente mostraros un poco nuestros platos y algún truco, pero sin horarios ni cantidades porque cada casa y cada niño es mundo.

IMG_1315

Así que si tenéis pensado hacer alimentación complementaria basada en BLW  lo mejor es que vayáis a centros dónde expertos os expliquen y formen.  Ellos os resolverán dudas, miedos, todo lo que creéis que podéis hacer bien o mal. Así que aquí va mi consejo: buscar siempre las respuestas en los profesionales que están cualificados para ello.

thumbnail_IMG_8003

Como observación general, para nosotros el baby-led weaning solo tiene beneficios: en la siguiente lista os presento los principales y añado algún truquillo.

 – Menos aversión a la comida: la posibilidad de escoger texturas le da libertad para explorar, escoger y ordenar. Las recetas son infinitas.

– Aprende a autorregular su apetito: Marco siempre come de manera independiente, a su ritmo y gusto. No le forzamos, ni hacemos avionetas, ni historias varias para que coma. A veces come más y a veces come menos. Al fin y al cabo, como cualquier adulto. Tampoco le ponemos nunca la comida en la boca si no que es él mismo quien la coge y se la mete en la boca. De este modo regula y gestiona lo que come.

–  Come alimentos saludables: simplemente come alimentos enteros, como nosotros, y no triturados que pierden valor.

– Desarrolla sus capacidades motoras: este método mejora su coordinación ojo-mano, la masticación y fomenta hábitos alimenticios saludables. Hay veces que por el tipo de comida (cremas, arroz…) le cuesta mucho cogerlo con la mano y entonces hacemos servir cuchara. Como todavía no es muy hábil lo hago yo o la coge él y intenta hacerlo como nosotros.

– Más comidas familiares: Marco ha aprendido los hábitos y horarios de la familia. Come siempre con nosotros y nos imita y observa en todo momento.

– Ahorramos tiempo: nuestro hijo come lo mismo que nosotros siempre. Al principio le dábamos menos cantidad o menos variedad, pero ahora come exactamente igual. Nunca hacemos papillas pero eso no quiere decir que no coma esa textura, cuando hacemos crema de verduras también se le ofrecemos.

– Experimentamos los límites: es un método muy guarrete. Queda todo bien sucio y pringoso (al principio poníamos un hule en el suelo para evitar desastres mayores…) pero siempre prevalece la diversión y los buenos momentos.  Hay un montón de complementos para BLW en tiendas especializadas, pero nosotros no hemos abusado de ellos y hemos preferido tirar de bandeja en la trona, un plato compartimentado, un buen chubasquero con mangas y muchas servilletas.

Así que, pacientemente esperamos a ver que nuestro hijo estuviese preparado para comer sólidos, casi a sus siete meses:

– se sustentaba sentado solito

– tenía interés (mucho interés) por la comida

– era capaz de coger los trozos él solito

A partir de ahí, rediseñamos el menú que ya teníamos hecho des de que nos fuimos a vivir juntos y lo adaptamos un poco al pequeño, comprando alimentos variados, saludables y de calidad. Y aunque al principio parece que no vaya a comer jamás de los jamases, juegue con la comida y la tire al suelo, hoy podemos decir que nuestro hijo es un gran comedor. Lo prueba todo, lo toca, lo huele, usa los cubiertos y saborea cada alimento. Evidentemente, tiene preferencias.

Normalmente cocinamos al momento y pocas veces sobra (entre el perro y el bebé…), pero si es así lo comemos al día siguiente o por la noche lo reutilizamos.

Para nosotros, los desayunos son súper importantes y intentamos hacerlos con calma. normalmente estamos Marco y yo (papi trabaja y él desayuna antes que el peque se despierte). Aquí podéis ver algunos ejemplos.

thumbnail_IMG_7329
Cereales variados sin azúcar ni miel
thumbnail_IMG_7943
Arroz hinchado/tortitas de arroz, fruta, pasas
thumbnail_IMG_8294
Cereales variados, fruta seca, pasas

Y las comidas y las cenas son para nosotros. Sin tele, en corro, mirándonos. Y observando que todos tenemos lo mismo en el plato. La verdad es que parece muy idílico pero son de todo menos tranquilas. Pero nos lo pasamos realmente bien porque nuestro hijo está contento y pletórico y nos muestra sus más divertidas cualidades.

 

thumbnail_IMG_7462

thumbnail_IMG_7495

thumbnail_IMG_8576

thumbnail_IMG_7314.jpg

Así es nuestro día a día con las comidas. Recordad que es un método preciosos y con múltiples beneficios pero es realmente importante acudir a especialistas. Nosotros fuimos a un par de talleres presenciales, consultas con pediatras y consultoras de lactancia y algún taller online. Y durante el embarazo leímos a Carlos González, El niño no me come. 100% recomendable.

 

MARCO Y EL AGUA

Marco siempre ha tenido una conexión especial con el agua. Por eso, hacía tiempo que quería hablar de ello… y justo la semana pasada empezamos a llevarlo a la piscina. Y el éxito fue brutal. Creo que hay niños a los que les gusta el agua (y el baño) y niños a los que no. Y nuestro retoño es de los que alucina.

Y aunque hemos tardado un poco en llevarlo a “nadar”, creo que no hemos hecho tarde. Nos daba un poco de miedo porque llevarlo tan pequeño en pleno invierno… pero ya está. El buen tiempo ya está aquí y aunque el aprendizaje sea diferente de si hubiera empezado con dos meses, los ejercicios que hacemos nos servirán para fortalecer el vínculo que tiene con el agua.

IMG_7811

¿Y por qué es importante el agua para los bebés? Pues el agua es un instrumento de enriquecimiento básico del niño desde los primeros meses de vida extrauterina. La natación para bebés es una experiencia afectiva, recreativa, placentera y estimulante. Evidentemente, poco tiene que ver con el nadar, ya que este planteamiento no se puede lograr hasta los 4 ó 5 años. Antes de esta edad los niños son demasiado pequeños para desarrollar autonomía en el agua y adquirir los movimientos de la natación.

Así que el primer contacto con el agua debe ser mediante el juego, como todo en esta edad. Por ello, es importante ofrecer a los pequeños materiales para jugar: botellas sensoriales, regadoras, palas, churros, pelotas, canciones…

“Todos los aprendizajes más importantes de la vida se hacen jugando”

Francesco Tonucci

Y en el agua jugamos todos. Nos metemos los tres en la piscina e intentamos crear un ambiente suave y tranquilo, relajado y con mucha paciencia por parte nuestra. Porque en nuestro caso, a nuestro bebé le da por mover todas sus extremidades y músculos cuando está dentro del agua. Pero se siente seguro. Y feliz.

IMG_7812

IMG_7814

IMG_7824

Y mientras tanto, el ejercicio acuático le estimula todo el aparato locomotor y los sentidos. Tanto es así, ¡que creemos que cuando salió de la piscina se nos había hecho mayor! Pero también es beneficioso para el aparato respiratorio y para el corazón y para reforzar el vínculo emocional entre nosotros. Sí, estamos todos felices y relajados dentro del agua. Y estamos juntos.

Así que, nuestro objetivo no es crear el mejor nadador del mundo mundial sino enseñarle a disfrutar de otro medio y a ser capaz de sobrevivir en él. Por ello, nuestros ejercicios se basan en movernos a través del agua, sumergirnos, activar las piernas, tirarnos desde distintas superficies, girar, flotar…

IMG_7818

IMG_7821

Para hacer un resumen de los beneficios que aporta la actividad en el agua en los bebés, sabemos que:

– Ayuda al desarrollo psicomotor: los bebés encuentran en el agua la posibilidad de moverse tridimensionalmente, siendo mucho mayor la libertad y continuidad de movimientos. A muy temprana edad comienzan a tener nociones de desplazamiento y distancia de una gran riqueza y sensibilidad, lo que redundará en una mayor coordinación motriz.

– Fortalece el sistema cardiorrespiratorio: la natación fortalece el corazón y los pulmones.

–  Ayuda al sistema inmunológico.

– Aumenta la capacidad de aprendizaje: está demostrado que los bebés que han hecho natación en los 2 primeros años de vida desarrollan una percepción mayor del mundo que los rodea, con lo que ya están aprendiendo a ser más creativos y observadores. El agua estimula la capacidad de juego del niño y este hecho repercutirá muy positivamente en aprendizajes futuros.

–  Mejora y fortalece la relación afectiva y cognitiva entre bebé-mamá-papá: se comparten situaciones ricas y profundas que no sucederán de otra forma pues se van a juntar las reacciones innatas e instintivas del bebé con las propias vivencias que genera la práctica de la natación.

– Inicia la socialización sin traumas en un ambiente lúdico y recreativo: desarrollándose como personas y su entorno de una forma natural.

– Desarrolla las habilidades vitales de supervivencia.

– Ayuda al bebé a relajarse y a sentirse más seguro.

IMG_7827.JPG

JUGUETES PEDAGÓGICOS

Hoy vengo con  un post que hace muchísimo que tenía medio preparado pero que no acababa nunca. Es una recopilación de juguetes pedagógicos que hemos incorporado en los momentos de juego de Marco entre Navidades y su cumple. Para mí, son juguetes de los que ya estaba enamoradísima des de que el peque era muy bebé pero evidentemente no era el momento de comprarlos. Siempre he pensado que hay que esperar a comprar los juguetes de nuestros hijos y mirar qué necesidades tienen y en qué momento madurativo se encuentran. Porque a veces, compras algo con mucha ilusión y después tu hijo no pasa por la fase que ese juguete implica.

Así que, después de observar mucho a nuestro hijo hicimos una lista con juguetes que pensamos que eran ideales para el momento en que se encontraba y que a la vez, lo acompañarían durante mucho tiempo:

TABLA CURVA: Cuando decidí que Marco la necesitaba recuerdo que mucha gente pensó que era una gran tontería de juguete porque realmente es ni más ni menos que una tabla. Y eso es lo que hace que sus posibilidades de juego sean infinitas. Yo decía: donde nosotros vemos una simple tabla, el niño ve un balancín, un refugio, un túnel, un puente, una tienda, una casa, un asiento en el salón, un taburete para lavarte los dientes, un paisaje de animales, un sillón, un circo … mil y una posibilidades y oportunidades de juego.

IMG_7718.JPG

Y es que entraría dentro de los juguetes desestructurados que tanto gustan a muchas madres y padres. Como recordatorio, decir que son juguetes que no son nada y que pueden serlo todo, con lo que desarrollan la imaginación y la creatividad del niño.

Marco juega bastante por lo temprano que se lo hemos ofrecido. Así que de momento juega a operaciones básicas: pasar por debajo, esconder cosas, tirar pelotas, tirarse como en un tobogán, balancearse (esto lo hace con su padre), pasar coches por encima… Y siempre con nuestro apoyo.

IMG_7715

IMG_7716

Para resumir sus aportaciones según varias pedagogías:

  • Montessori: Mejora el equilibrio y la consciencia sobre el cuerpo. Se aprenden conceptos como cóncavo y convexo tocándolos y viéndolos.
  • Waldorf: Es un material que potencia el juego libre, desestructurado, es un material abierto y natural.
  • Pikler: favorece el movimiento libre del niño.

Es un material realmente bonito, y cuando lo ves en manos de los niños comprendes porqué es un juguete con tantas posibilidades.

ARCO IRIS WALDORF: Uno de los juguetes más completos y fotografiados del mercado. Por su belleza, su madera (imperfecta y natural), por su olor, por la información sensorial que ofrece. Un juguete en el que hemos pasado (de momento) más ratos nosotros que nuestro pequeño. Y es que realmente es un producto abierto y versátil que ofrece mil opciones constructivas y simbólicas. Las piezas de forma curvada sugieren todo tipo de composiciones y también de elementos simbólicos.

IMG_7744

IMG_7745

IMG_7746

Así que el éxito del arco iris Waldorf está fundamentado:
• Sus piezas ayudan a diferenciar formas y colores.
• Manipulándolo se gana destreza y coordinación.

CAMPANILLAS: Normalmente el primer instrumento que cae en manos de un niño/a suele ser un tambor, una trompeta o algún otro instrumento que hace mucho ruido porque a algunos adultos les hace gracia que golpeen con fuerza para producir sonidos o ruidos estridentes y se lo regalan con el fin de reir un rato. Pero lo cierto es que está comprobado que esto no es lo idóneo ya que el aparato auditivo de los bebés y los niños pequeños es muy delicado y sensible. La pedagogía Waldorf sugiere que se debe ofrecer a los niños pequeños instrumentos que no sean de percusión. Así que un ejemplo versátil, delicado y perfecto es el conjunto de 8 campanillas, que cada una reproduce una nota diferente y  los colores ayudan a asociar cada campana a la nota que le corresponde.

IMG_7675

IMG_7669

Nuestro hijo alucina con su sonido y, evidentemente, alucina cuando su padre toca canciones que él conoce.

JUEGO HEURÍSTICO: Para mí es el juego por excelencia y con el que Marco pasa horas y horas de su día a día. Y es que el juego heurístico es una actividad pensada para llevar a cabo con niños en su segundo año de vida (con su antecedente en la panera de los tesoros que podéis leer aquí). Con el objetivo de aprovechar la enorme curiosidad de los pequeños, esta actividad permite desarrollar sus capacidades y favorecer sus habilidades sociales y de comunicación. ¿Por qué? Pues porque el niño tiende, de forma natural, a explorar y a combinar los objetos que tiene a su alcance. Todo le interesa. Aprovechando su enorme curiosidad, su actividad espontánea, su creciente destreza manual y su movilidad surge el juego heurístico, que no es más que el aprendizaje activo. Es decir, manipular y combinar libremente gran variedad de objetos explorando las distintas posibilidades. Juegan absortos a llenar y vaciar, apilar, abrir y cerrar, tapar y destapar, comparar, introducir unos objetos dentro de otros… Nosotros recogemos los materiales en la panera de los tesoros y depende del día cambiamos/introducimos materiales distintos. A veces, hacemos temáticas (objetos sonoros, limpieza, madera, objetos cotidianos, animales…).

IMG_7697

IMG_7701

PISICNA DE BOLAS: El juguete más cotizado, más deseado, más Pinterest y más bonito del mundo mundial. Os lo puedo asegurar.  Hacía tanto tiempo que quería ver a mi hijo dentro de esta piscina de bolas que el día que llegó (nos costó 3 meses conseguirla) no os podéis imaginar los gritos de emoción que pegamos todos (yo ya lo sabía porque mi hijo en eso, es igual que yo…) y cómo nos tiramos de cabeza. Hasta el perro alucinó y saltó de emoción.

IMG_5789IMG_5806La verdad es que ya está más que amortizada porque nuestro retoño es un niño muy activo y con mucha necesidad motora, así que la piscina le ha servido para marcarse nuevos retos y no parar quieto en ningún momento. Con ella, hemos aprendido a entrar y salir (de todas las formas posibles), a meter y sacar bolas, a contar hasta tres, a mirar colores y escoger bolas, a caer y a reír mucho. Juntos.

PRIMERA MESA DE EXPERIMENTACIÓN: PASCUA

Hola! ¿Qué tal han ido las mini vacaciones que tanto necesitábamos? Nosotros hemos aprovechado para desconectar a tope y recargar pilas.

Así que hoy os traigo un post súper chulo con una actividad que tenía muchas ganas de hacer con mi hijo. Son las conocidas mesas de experimentación. Sí, parece otra moda de estas que tanto hacen las mamis Pinterestianas pero es realmente una actividad preciosa y maravillosa.

IMG_2663

Y entonces, ¿qué es una mesa de experimentación? Pues no es más que un espacio creado por un adulto y que se visibiliza a través de una mesa o recipiente y diversos materiales y herramientas cercanos. Es un lugar que despierta la curiosidad de los peques que lo perciben como un cajón de sorpresas, ya que cualquier cosa que se pone en su interior puede resultar atractivo. Las también conocidas como cajas sensoriales permiten a los niños potenciar sus sentidos, desarrollar su motricidad, concentración e imaginación, considerándose una actividad terapéutica que aporta tranquilidad y relajación.

IMG_2666

Y es que el desarrollo sensorial es uno de los alimentos base de todo peque de entre 0 y 6 años. Algunas veces es el mismo niño quien se lo proporciona encontrando a su alrededor los elementos necesarios de aprendizaje y otras veces podemos crear el ambiente que le proporcione nuevas sensaciones. Y de una manera fácil y sencilla: a través del juego. Que es a través del cual los niños ensayan nuevas habilidades, exploran su imaginación y creatividad, y entablan relaciones con las demás personas generándose un vínculo emocional de aprendizaje y diversión.

Así que cuando como padre no se te ocurre ningún juego, este es perfecto. Porque como su buen nombre indica están pensadas para que los niños investiguen y manipulen a partir del material que los adultos escogemos y ponemos en ellas. Y pueden ser cosas muy sencillas: agua, recipientes, pipetas, piedras, paja, plumas, maderas… y ellos mismos estarán aprendiendo conceptos, leyes, pesos, temperaturas, texturas, volúmenes, colores… mientras  desarrollan su motricidad fina y gruesa, perfeccionan el vocabulario y manipulan libremente.

En nuestro caso, hemos empezado con la temática de Pascua pero evidentemente no tiene que ser lo primero que se les muestre. Y es que el momento para empezar con las mesas de experimentación va a ir con el desarrollo de cada niño (y de la época en que haya nacido, claro), pues merece la pena trabajarlas cuando el pequeño ya se mantiene en pie.

IMG_2667IMG_2670IMG_2671

Como podéis ver en las imágenes, todos los materiales escogidos, promovían el trabajo del que os he hablado más arriba: poner los pompones dentro de los boles, apretar con los dedos las pinzas, coger las plumas y hacer caricias, relacionar formas, tocar nuevas texturas, notar los pesos… y todo relacionado con el momento estacional que nos pertoca. Para que así el pequeño vaya relacionando tiempo con momentos.

IMG_2674IMG_2675IMG_2676IMG_2677IMG_2681IMG_2683

Realmente todo un éxito y un rato precioso de concentración y diversión para nuestro bebé.